Suscriptor digital

Cae con fuerza el salario y el Gobierno reabre las paritarias sector por sector

Fuente: Archivo
Francisco Jueguen
(0)
26 de septiembre de 2018  • 16:43

Como consecuencia de la significativa caída del salario real en los últimos meses, el Gobierno afirmó que reabrirá las paritarias sector por sector, en un movimiento que -de hecho- ya había comenzado. Hoy se conoció que en julio, el salario promedio interanual de los trabajadores registrados tuvo una retracción de 6,1%. La baja de la mediana [representa el punto intermedio de los salarios] fue incluso mayor: 8,1%.

Sin embargo, según datos oficiales y a pesar de la turbulencia cambiaria, el empleo privado registrado se encuentra relativamente estable (a pesar de que en el mes la cantidad de trabajadores estuvo por debajo del número que se registraba en 2015). Las perspectivas de contratación en los próximos tres meses están en su peor nivel en años.

La semana pasada, el Indec informó que en el segundo trimestre del año el desempleo subió casi un punto y se ubicó en el 9,6%. El alza se dio no por la existencia de más despidos, sino por el aumento de las personas que salieron a buscar empleo en un mercado que cada vez es menos dinámico.

El del salario no es un dato aislado. En junio se había visto registrado una retracción promedio de 4,3% en medio de la corrida cambiaria en momentos en los que el índice de precios al consumidor (IPC) nacional mostraba los picos más importantes en más de dos años. La remuneración mediana fue en julio de $24.404, mientras que el promedio, $30.642.

En tanto, la remuneración mensual promedio en los primeros siete meses del año bajó un 1,5% en el sector formal frente a 2017, según los datos difundidos por el Ministerio de Producción y Trabajo. Los técnicos que dependen de la Secretaría de Trabajo recalcaron que el aumento real acumulado de los últimos doce meses del promedio salarial fue de 0% y del salario mediano, de 0,5% si se toman los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA).

"Ya se reabrieron un tercio de los convenios entre las 25 ó 30 paritarias más importantes. Va a haber más instancias de aperturas para mirar lo que pasa sector por sector, ya que todos los rubros tienen diferentes períodos paritarios con diferentes proyecciones de inflación", indicó José Anchorena, encargado de la Dirección de Estudios Macroeconómicos y Estadísticas Laborales de la secretaría que conduce Jorge Triaca. "Hay una fuerte vocación y voluntad de diálogo", agregó el funcionario, luego del paro general que se vivió ayer en el país.

"Estamos viendo los efectos de la turbulencia económica y las altas tasas de interés impulsados por factores externos y la fragilidad interna", admitió Anchorena. "Sin embargo, el empleo privado registrado total se está manteniendo más allá de la turbulencia", afirmó.

Según los datos del SIPA, en julio, la cantidad de trabajadores registrados privados cayó 0,1% en la medida mensual desestacionalizada (7300 trabajadores menos).

En la perspectiva anual, se registraron 9300 más, o sea, un incremento de 0,1%, lo que muestra una desaceleración con relación a la dinámica que se venía reflejando en los últimos meses. Los sectores más perjudicados fueron la construcción -que supo ser la vedette del crecimiento- y la industria.

Más precisamente, en detalle, el sector privado tuvo un crecimiento mensual de 0%. El asalariado registrado cayó 0,1% y los autónomos, un 0,3%. Los monotributistas, en tanto, mostraron un incremento de 0,5% y los trabajadores de casas particulares, de 0,3%.

Si se toma la evolución de la situación del total de los trabajadores registrados, el cambio anual muestra un alza de 0,3% (se sumaron 41.300 trabajadores). No obstante, en el cambio mensual desestacionalizado cayó 0,5% (56.900 trabajadores menos).

Según una nota aclaratoria de la Secretaría de Trabajo, entre el 2 de julio y 10 de agosto de este año, los ministerios de Agroindustria y Desarrollo Social "procedieron a reempadronar" a los monotributistas sociales agropecuarios, lo que implicó una "interrupción temporaria en julio en el pago". Esta situación produjo una disminución del número de trabajadores registrados de 47.900 personas.

Las expectativas de contratación, en tanto, no entregan buenas noticias, pese a que la incertidumbre de la volatilidad cambiaria refleja -según las fuentes oficiales- un freno en la tasa de entrada más que un incremento en la tasa de salida (despidos). Las expectativas netas de aumentar la dotación de personal bajaron hasta el 0,3%, el peor resultado desde fines de 2013.

En tanto, según la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), los números de agosto tampoco serán mejores: se espera una variación mensual negativa del empleo de 0,3%. En la medida interanual, la caída será mayor, de 0,5%. Las pequeñas empresas son las más complicadas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?