Suscriptor digital

Instrucciones para flotar un muerto: choque emocional bien resuelto

Alejandro Lingenti
(0)
27 de septiembre de 2018  

Nuestra opinión: buena

El eje del segundo largometraje del cordobés Nadir Medina es el difícil reencuentro entre Pablo (Santiago San Paulo) y Jesi (Jazmín Stuart) después de un paréntesis agigantado por la distancia geográfica y la muerte de un amigo en común cuyo recuerdo persiste. La película opera sobre el impacto que provoca ese choque emocional con paciencia y delicadeza, sumando los valores de una utilización precisa del fuera de campo y un sutil trabajo sonoro como eficaces herramientas narrativas. También se apoya en las buenas actuaciones, sobre todo en el oficio de Stuart, capaz de volverse intensa o vulnerable sin lucir nunca artificial ni apelar al subrayado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?