Suscriptor digital

La número uno: el techo de cristal corporativo

Trailer de La número uno - Fuente: YouTube

01:41
Video
Javier Porta Fouz
(0)
27 de septiembre de 2018  

La número uno (Número une, Bélgica/Francia, 2017) / Dirección: Tonie Marshall / Guión: Marion Doussot y Tonie Marshall / Fotografía: Julien Roux / Edición: Marie-Pierre Frappier, Stéphane Garnier / Música: Fabien Kourtzer, Mike Kourtzer / Elenco: Emmanuelle Devos, Suzanne Clément, Richard Berry / Duración: 105 minutos / Calificación: Apta para mayores de 13 años con reservas / Nuestra opinión: buena

El poder y su mundo, o el mundo del poder. Alto nivel empresarial y político, carpetazos y traiciones constantes. Una ejecutiva podría acceder a la cumbre -por primera vez- de una empresa de las más importantes del país. Pero en la disputa por ese cargo hay también hombres, y muchos sedimentos machistas que aparecen de forma pertinaz. También hay una agrupación feminista que trabajará por la candidatura de la protagonista.

Con estos elementos, la directora Tonie Marshall plantea un thriller corporativo que apuesta más al gélido atractivo del ambiente -iluminado a tal fin- que a la claridad expositiva, más a la electricidad que atraviesa las grandes decisiones que a la empatía con quienes las toman, más a la fascinación por la frecuencia de las zancadillas que a su exposición narrativa. Esta frialdad conduce a cierta aridez en el relato, pero también anula toda denuncia facilista.

Este es un thriller trabajoso sobre lo trabajoso que es jugar a ese nivel para una mujer, sobre esos momentos de cabildeos cruciales no tan sencillos de poner en escena. Y es una película con Emmanuelle Devos, una actriz, otra vez, en modo de prestancia extraordinaria: no muchas otras intérpretes pueden aportar sin ostentar ni exagerar esa fotogenia y contundencia combinadas con tanta sutileza para poner en gestos una energía altísima, pero sin desbordes, para prometer tanta intensidad y resiliencia sin necesidad de bravuconería.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?