Suscriptor digital

Lucky: una despedida a la altura de Harry Dean Stanton, el cowboy desgarbado

Trailer de Lucky - Fuente: YouTube

02:19
Video
Alejandro Lingenti
(0)
27 de septiembre de 2018  

Lucky (Estados Unidos, 2017) / Dirección: John Carroll Lynch / Guión: Logan Sparks, Drago Sumonja / Fotografía: Tim Suhrstedt / Edición: Robert Gajic / Música: Elvis Kuehn / Elenco: Harry Dean Stanton, David Lynch, Ron Livingston, Ed Begley Jr. / Duración: 88 minutos / Calficación: Apta para mayores de 13 años / Nuestra opinión: muy buena

Harry Dean Stanton falleció en septiembre de 2017, dos semanas antes del estreno comercial de Lucky en los Estados Unidos. Tenía 91 años y un carrera actoral notable cuyo cenit fue, sin dudas, su inovidable protagónico en París, Texas (1984), del alemán Wim Wenders.

El dato es relevante porque esta crepuscular y emotiva película, ópera prima de otro actor consolidado en roles secundarios (John Carrol Lynch), funciona como poético y justiciero homenaje a su protagonista.

Stanton llena de verdad a ese anciano gruñón, orgulloso, notablemente perspicaz y ajustado obsesivamente a la rutina: ejercicios matutinos, un vaso de leche fría, tabaco por doquier, lentas caminatas por el pueblo, afición por los crucigramas, café en un diner y un Bloody Mary para cerrar la jornada en un bar con parroquianos tan exóticos como el que interpreta con gracia el cineasta David Lynch, agobiado por un incidente menor con una tortuga huidiza.

Esos días plagados de repeticiones se ven alterados de vez en cuando por los encuentros del protagonista con algunos personajes que lo empujan a reflexionar, a rememorar los pliegues de un pasado que se esfuma, a tomar conciencia de un destino que lo acecha y a enfrentarlo con temor, pero también con templanza.

Difícil imaginar una despedida mejor para ese cowboy desgarbado que esconde detrás de una fachada deliberadamente hostil una tierna fragilidad que desarma.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?