Otra denuncia de abusos complica al candidato de Trump a la Corte Suprema

El juez Kavanaugh fue denunciado por tercera vez en dos semanas; hoy debe comparecer en una audiencia del Senado
El juez Kavanaugh fue denunciado por tercera vez en dos semanas; hoy debe comparecer en una audiencia del Senado Fuente: AP - Crédito: Susan Walsh
(0)
27 de septiembre de 2018  

WASHINGTON.- Cuando faltan unas horas para que comience a decidirse su futuro en la Corte Suprema, el candidato de Donald Trump, Brett Kavanaugh, recibió ayer una tercera denuncia sobre abusos sexuales que complicó todavía más sus aspiraciones a cubrir un cargo que volcaría el tribunal a la derecha.

Julie Swetnick denunció que vio a Kavanaugh "beber de forma excesiva y lanzarse en conductas muy inapropiadas, incluyendo manoseos e intentos de sacarles la ropa sin la voluntad de las chicas", y que fue violada en una fiesta en la que él estaba presente en la década de 1980.

Kavanaugh rechazó esa y las otras dos acusaciones como "calumnias de último minuto", cuando su destino empieza a jugarse hoy en una audiencia en el Senado ante el Comité Judicial, que mañana decidirá si hace avanzar el pliego.

Las acusaciones, desconocidas hace tan solo dos semanas, incrementaron la presión de la minoría demócrata en el Senado, pero también lanzaron a Trump a afirmarse en su defensa del candidato.

El presidente cuenta con él para volcar la balanza ideológica de la Corte, hasta ahora equilibrada entre conservadores y liberales, hacia el lado conservador.

Trump sellaría así el destino del tribunal con un sesgo que, según sus críticos, pondría en riesgo derechos civiles de minorías sexuales y raciales logrados en las últimas décadas.

Trump entró de lleno en el debate y denunció las "acusaciones falsas" contra el juez, descalificando al abogado de Swetnick, Michael Avenatti, con quien tiene una controversia personal, como "un abogado de tercera categoría que es bueno haciendo acusaciones falsas, como lo hizo conmigo".

Avenatti defendió a la actriz porno Stormy Daniels en un litigio con el presidente en el cual Trump, con quien habría tenido relaciones, habría comprado su silencio con un pago en efectivo a través del abogado personal del mandatario.

Trump también cuestionó la credibilidad de Deborah Ramirez, una mujer que acusó a Kavanaugh de haberse sacado los pantalones y de haberle frotado los genitales en la cara en una fiesta en la Universidad de Yale en la década de 1980.

"Los demócratas están armando un timo. Ellos saben que es un timo", dijo el presidente. "Hace 36 años, nadie sabía nada ni nadie tampoco había oído nada al respecto, y ahora aparecen nuevas denuncias. La segunda acusadora no tiene nada. Ella piensa que podría haber sido él, tal vez no. Ella admitió que estaba borracha", agregó.

Testimonio

La acusación que más avanzó hasta el momento es la primera, una denuncia por agresión sexual de la profesora universitaria Christine Blasey Ford, que comparecerá junto con el juez en la audiencia de hoy ante el Comité Judicial.

Ese cuerpo tiene previsto escuchar los dos testimonios para luego votar mañana si da curso al próximo paso, el debate y votación en el pleno del Senado. Allí los republicanos, en caso de que todos sigan la línea partidaria, prevalecerían con una mayoría de 51 a 49.

Los republicanos han dicho que están decididos a impulsar la nominación en el Senado, desestimando las peticiones de los demócratas de congelar el proceso de nombramiento hasta que el FBI investigue todas las acusaciones.

Agencias AFP, ANSA y AP

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios