Suscriptor digital

La alimentación de los Pumas: las calorías que deben consumir por día y el "permitido"

Nico Sánchez y un asado en Los Pumas
Nico Sánchez y un asado en Los Pumas Crédito: Instagram
Alejo Miranda
(0)
26 de septiembre de 2018  • 23:59

Anteanoche, como casi todos los martes (o a veces en el día libre los miércoles cuando están de gira), los Pumas compartieron un asado. Un ritual que se repite todas las semanas y que es fundamental para fortalecer los lazos humanos dentro del grupo. Allí no falta la buena carne, casi siempre achuras, ocasionalmente picada. Un ritual, por otra parte, que no altera la variopinta pero estricta dieta que deben seguir los jugadores.

La buena alimentación es una pata esencial en la vida del jugador profesional. Es parte del "entrenamiento invisible" con el que tanto insisten los jugadores. Se refiere a todo lo que hacen los jugadores cuando no están entrenando: recuperación, descanso y alimentación.

"La comida es el sostén del desgaste", dice Romina Garavaglia, la nutricionista de los Pumas. "Por suerte este equipo es muy profesional y está muy comprometido. Sabe que no quiere ni puede dar ventajas. No lo ven como una dieta".

Así entrenan los All Blacks en la previa del partido contra Los Pumas

00:47
Video

Pero llegar a este estado de situación no fue sencillo. Romina, se sumó a la UAR en 2014. Hasta entonces, cuenta, no había nadie que se ocupara de la alimentación de los Pumas. Nutricionista deportiva, había trabajado desde 2005 en la URBA y antes había asesorado a más de 10 clubes. Hoy está a cargo de la alimentación de Pumas y Jaguares y coordina a un grupo de siete nutricionistas que se encargan de los Pladares y el resto de los seleccionados.

Su trabajo incluye desde charlas educativas hasta ir a la casa de los jugadores, revisar su heladera, acompañarlos al supermercado, asistir a los jugadores y sus novias o mujeres a la hora de cocinar. "Hacemos reuniones grupales, pero el ajuste es mano a mano", explica. "El mayor desafío es para los que recién llegan. Lo más difícil fue cuando empezó Jaguares, que vinieron muchos del interior a vivir solos. Algunos comían de más, otros de menos, otros no tan saludable. Les planteamos desafíos para que probaran cómo cambiaba su nivel de energía entrenando o mejoraban tiempos de recuperación".

Romina Garavaglia, la nutricionista de los Pumas
Romina Garavaglia, la nutricionista de los Pumas

Dependiendo del puesto, la contextura física, si necesita bajar o subir de peso y de la época del año (no es lo mismo en pretemporada que en pleno Rugby Championship) un jugador de los Pumas necesita consumir entre 3000 y 5000 calorías diarias. Una cantidad que para cualquier persona normal, digamos una persona que trabaja 40 horas por semana y haga alguna actividad física dos veces por semana, sería excesivo. El mayor desafío es llegar comiendo sano.

Para esta semana trascendental previa al partido con los All Blacks (sábado a las 19.40 en Vélez), el menú se planifica día a día, comida a comida. En el hotel donde se concentran tiene un servicio de buffett. Romina debe supervisar de tanto en tanto que esté todo lo solicitado y, en algunos casos, chequear el timing de la ingesta, que no se sirvan de más o de menos.

¿Cómo se compone una comida diaria? Cada jugador administra lo que come en función de las calorías que debe consumir según su plan. A partir de eso, puede elegir libremente de lo que hay a disposición. Los desayunos y meriendas combinan hidratos de carbono, "el combustible" (avena, granola, pan, frutas), con proteínas, "los ladrillos": huevos revueltos, leche y yogur, licuados, carnes frías (fiambre, pollo, atún). Para almuerzos y cenas: salad bar, muchos colores de verduras, alguna opción de verdura cocida (sopa, soufflé, wok), dos opciones de carnes (vaca, cerdo, pollo, pescado), dos opciones de hidratos de carbono (puré, papa, batata, arroz, quínoa, fideos). De postre: gelatina light, fruta, ensalada, queso y dulce, panqueque con dulce de leche. Café, té y mate, que los jugadores toman mucho, tienen libre disponibilidad.

Hasta 2014, nadie estaba encargado de la alimentación de los Pumas. Romina Garavaglia, la nutricionista del plantel, cuenta los secretos para tener en forma a los jugadores

"Queremos cubrir lo más que se pueda con comida y no con suplementos", afirma Garavaglia. "Además, no damos dietas de moda. Nos basamos en la evidencia científica de la nutrición deportiva".

¿Dónde entra, entonces, el asado semanal? "Tenemos una regla de 80/20, de 90/10 siendo muy estrictos. Los jugadores saben que si cumplen el 80% de la dieta, tiene un margen de 20% para comer lo que quieran".

El entrenamiento invisible también alimenta el hambre de gloria de los Pumas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?