Suscriptor digital

Del Pampa Biaggio a los dirigentes: todo San Lorenzo está bajo la lupa

El Pampa Biaggio, tecnico de un San Lorenzo en problemas
El Pampa Biaggio, tecnico de un San Lorenzo en problemas Fuente: Reuters - Crédito: Andres Stapff
Fernando Vergara
(0)
26 de septiembre de 2018  • 23:59

"No estuvimos a la altura del partido". La frase, contundente, no salió de una boca, sino de dos. Tampoco fue pronunciada al pasar, porque Nicolás Blandi y Fabricio Coloccini son dos de los jugadores más representativos de este San Lorenzo. Rubén Botta fue un poco más explícito: "Fuimos unos pelotudos". Justo en la noche en la que cumplía un año como director técnico de San Lorenzo, Claudio Biaggio recibió el mazazo más duro desde que está en el cargo. El Ciclón llegó a Montevideo con una ventaja que lo hacía mirar de reojo los cuartos de final de la Copa Sudamericana, pero Nacional lo cacheteó, lo bajó a la realidad y lo dejó con una misión urgente: digerir un golpe de dimensiones que todavía se desconocen.

Para San Lorenzo, la Sudamericana era el objetivo más importante del semestre. A punto tal que Biaggio puso a descansar futbolistas acostumbrados a los juegos ásperas y diagramó un equipo lleno de juveniles en el último partido de la Superliga, contra Patronato (el Ciclón se impuso sobre la hora por 3-2). Pero la tarea de los azulgranas en Uruguay fue liviana, casi ingenua. A pesar de los errores del árbitro Wilmar Roldán -que perjudicó a los visitantes-, el equipo entró dormido en el comienzo de cada tiempo, mostró escasa vocación ofensiva de los volantes y careció de claras situaciones de gol. Faltó buen ritmo, vértigo y decisión en una serie que tenía encaminada. "Cometimos errores claves y nos vamos de la Sudamericana de esta forma, que no me gusta nada", enfatizó Coloccini. Y agregó, crítico: "Para jugar en este equipo hay que estar a la altura".

Cabizbajo, Biaggio utilizó en Uruguay casi las mismas palabras que tras la derrota en Mendoza con Godoy Cruz. "Amargado, enojado, fastidioso", puntualizó luego del 2-0. Difícilmente en su cabeza imaginaba semejante golpe, a un año de su estreno como DT, en aquella noche del 3 a 1 frente a Estudiantes de La Plata por la cuarta fecha de la edición anterior de la Superliga.

¿Cuáles son algunos de los puntos a resaltar de su ciclo? Lo que en un principio parecía ser un interinato dejó de serlo con el transcurrir de los días. Circularon los nombres de Jorge Almirón, Gabriel Heinze y Matías Almeyda, pero finalmente ninguno arribó a Boedo. Mientras, Biaggio siempre se mostró predispuesto a quedarse con el puesto. En principio, canceló varios pagarés, entre ellos clasificar a San Lorenzo de manera directa para la Libertadores 2019.

Así lo vio Lammens

También, vale remarcarlo, los cambios se sucedieron de manera constante. El Ciclón tuvo que ajustar su presupuesto en 2018 para equilibrar sus finanzas y eso se reflejó en lo deportivo. Hace un año, en el conjunto titular figuraban intérpretes pesados como Paulo Díaz, Matías Caruzzo, Robert Piris da Motta, Ezequiel Cerutti y Fernando Belluschi. Así, el equipo se fue desarmando. El chileno, de hecho, se marchó a Arabia Saudita el mismo día del debut de San Lorenzo en la actual Superliga. Nadie sabe en Boedo qué pasará con el talentoso volante santafesino, que no juega desde marzo. Pasaron 200 días sin actividad oficial y desde el entorno de Belluschi evalúan qué sucederá cuando termine el contrato a fin de año. Si bien se entrena a la par de sus compañeros, una tendinitis rotuliana aguda en su rodilla izquierda no lo deja en paz. Próximamente, podría jugar en la reserva.

Desde el club hacen una valoración de las divisiones inferiores. Varios chicos adquirieron rodaje: Elías Pereyra, Franco Moyano, Adolfo Gaich, Marcelo Herrera, Matías Palacios. Conocedor de ese mundo, Biaggio tiene capacidad para guiarlos. Ahora, pedirles a ellos que tomen protagonismo y sean determinantes es otra historia. "Tenemos un buen equipo, pero no un gran plantel", se escuchó estos días en las entrañas del club.

En este período, el DT comandó a San Lorenzo en 38 compromisos, con 17 triunfos, 12 empates y 9 derrotas. El principal reproche de parte de los hinchas al entrenador pone el foco en las tareas generales deslucidas, sin vuelo. No obstante, el equipo había tenido un repunte esperanzador, con buenas producciones contra River y Nacional, en el Nuevo Gasómetro. La ilusión duró apenas un par de semanas.

La preocupación, ahora, tiene sentido. El cimbronazo en la copa es duro para un plantel que en la Superliga no comenzó de la mejor manera (suma siete puntos de 18 posibles) y que ahora deberá apuntar a la Copa Argentina (se medirá a Estudiantes de La Plata en los octavos de final). Biaggio es el jinete de un caballo difícil de domar. ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?