Las razones de la partida de Luis Caputo

Francisco Olivera
Francisco Olivera LA NACION
(0)
27 de septiembre de 2018  

Quienes convivieron hasta anteayer en el gabinete con Luis Caputo dicen que ya desde sus tiempos de ministro de Finanzas quería irse. Que había aceptado asumir en el Banco Central solo por su amistad con Macri en un momento de corrida cambiaria. Pero que el desenlace era una decisión tomada. "No tenía vocación de ejercer ese cargo; fue un gesto patriótico", explicó el Presidente en Nueva York.

En la definición hay un trasfondo más o menos conocido en el universo macrista. Hacia afuera, lo más evidente es que esa renuncia empieza a ponerle fin a un ensayo que lleva menos de tres años: el de la generación de profesionales exitosos del sector privado que decidieron meterse en política para contrarrestar una consigna propia según la cual el principal problema de la Argentina consiste en que dejó el manejo de la cosa pública en manos de una casta inepta y corrupta que vive del Estado y que no podría sobresalir en otra actividad fuera de él. Guillermo Moreno suele reírse de esta aventura: la llama "experimento oligárquico".

Las reflexiones de Luis Caputo sobre el FMI y la ayuda financiera al Gobierno

1:40
Video

El intento de renovación, todavía con final incierto, tuvo a Caputo como exponente más claro. Un millonario dedicado a las finanzas que, a diferencia de lo que les ocurre a otros economistas, no necesitaba agregarle a su CV un paso por la función pública para retomar después el camino con más experiencia. Es lo que distingue al trader del consultor o el profesor. Solo Mario Quintana, que vendió días antes de irse su participación en Farmacity y a quien la Casa Rosada pretende ahora recuperar al menos en condición de asesor, podría entender esta categoría en la que ni siquiera entra el Presidente: Macri parece más bien un hijo de empresario decidido a enrostrarle a su padre que puede sobresalir sin su ayuda. "Yo quería un lugar que me pusiera a prueba y dejar de ser 'el hijo de'", dijo en una entrevista que le hizo Pablo Sirvén para LN+.

"Caputo no tenía vocación de ejercer ese cargo; fue un gesto patriótico", explicó el Presidente en Nueva York.
"Caputo no tenía vocación de ejercer ese cargo; fue un gesto patriótico", explicó el Presidente en Nueva York. Fuente: Archivo

Caputo no estaba en las condiciones de Gustavo Lopetegui, que ya pasó por la política como ministro en la provincia de Buenos Aires, ni en las de Juan José Aranguren, que está a punto de inaugurar su consultora. A las dificultades del cargo le había sumado últimamente diferencias con Dujovne y el FMI por el modo de intervenir en la plaza: desde el Palacio de Hacienda lo acusaban de manejarse más como operador, impetuoso por demostrarle al mercado que podía perder de una rueda a otra, que como funcionario con estrategia de estabilidad a largo plazo.

Qué pasó durante los 103 días de Caputo en el BCRA

5:43
Video

Esas discusiones terminaron de precipitar una cuestión ya resuelta en alguien también reacio a pagar costos personales. Entre ellos, el de una familia que advertía que la cómoda situación del sector privado se había trastocado hasta lo intolerable: escraches en un restaurant, acusaciones por incompatibilidades por sus ahorros y sociedades y 14 causas penales. Algunos intentos recientes de resolver el dilema, como el viaje del fin de semana largo del 17 de agosto a las playas de Río de Janeiro, produjeron el efecto contrario: su foto tomando sol en Ipanema se hizo viral en las redes y fue difundida en algunos medios con un error de tiempo, como si el descanso hubiera estado ocurriendo en días laborales y en plena corrida. Ya se había disculpado en abril con la diputada Gabriela Cerruti por el episodio del papelito. "Reaccioné como padre y no como funcionario público", se excusó ante quien venía de acusarlo de registrar una sociedad a nombre de sus hijas. "Tengo dos hijas de 11 y 13 años, no seas mala conmigo", le envió por escrito ese día en el Congreso. "Fue quien más lo sufrió: yo me banco los bifes, pero tengo vocación por lo público; él nunca la tuvo", justificó uno de sus excompañeros.

Es cierto que la Argentina, atravesada por la corrupción y prejuicios y complejos hacia el ejercicio de la función pública, tampoco ayuda con salarios que distan bastante de otros países. Hasta que no forje su propia burocracia, es probable que siga condenada a ambos extremos: al abnegado que deja todo en virtud de una gesta incierta o al que vive de un Estado para cuyo abandono no está preparado. El patriota o el parásito.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.