Tras la derrota con River, Boca busca estabilidad frente a Gimnasia

Copa Argentina Ronda de 16
  • 0
Boca Juniors

Boca Juniors

  • 1
Gimnasia La Plata

Gimnasia La Plata

  • Jan Carlos Hurtado
Patricio Insua
(0)
26 de septiembre de 2018  • 23:16

Recomponerse o ahondar las dudas. De eso se tratará para Boca el choque de esta noche con Gimnasia , por los octavos de final de la Copa Argentina , en Córdoba. La onda expansiva de la derrota ante River en la Bombonera será mayor con una eliminación, mientras que avanzar a la siguiente instancia resultará, al menos, un bálsamo. Tras un partido con escaso funcionamiento colectivo y bajos rendimientos individuales, el conjunto de la Ribera no puede dar otro paso en falso. El equipo de Pedro Troglio viene de empatar con Rosario Central y en la Superliga marcha a solo dos puntos del conjunto xeneize, sextos y séptimos, respectivamente.

Con crudeza, Darío Benedetto reconoció que el domingo les faltó temperamento. Para el centrodelantero no solo tuvieron fallas colectivas, sino que las falencias de los nombres propios incluyeron una cuestión de actitud. Desde su reaparición, Pipa todavía no pudo convertir en los 463 minutos que estuvo en la cancha y hoy intentará cortar esa sequía.

La del domingo fue la tercera caída en un superclásico para Guillermo y Gustavo Barros Schelotto desde que están al frente de Boca, pero a ninguna de las dos anteriores le siguió otra derrota: después del 1-3 del año pasado les ganaron a Newell's y, tras perder la Supercopa Argentina, igualaron con Atlético Tucumán. Ahora la búsqueda de la recuperación será en el filo de un encuentro de eliminación directa, con la obligación que impone enfrentar a un adversario de menores recursos.

Quien estará delante no es un rival más para los mellizos, por el vínculo sentimental que los une con Gimnasia. Sin embargo, enfrentar al club en el que se formaron como futbolistas les sienta muy bien en su papel de entrenadores: están invictos en seis cruces, con dos victorias y dos empates al frente de Lanús y un triunfo y una igualdad al comando de Boca.

Del otro lado, en la vereda platense se impone la mesura. "La presión es el doble cuando te enfrentas a equipos como River o Boca", reconoció Santiago Silva. El goleador uruguayo vistió la casaca azul y oro en la temporada 2012-2013 y estuvo bajo las órdenes de los Barros Schelotto en Lanús, en una convivencia que terminó de la peor manera y con el delantero fuera del club granate, por una presunta falta de disciplina. Gimnasia sabe que las fuerzas son desiguales, tanto como que su rival viene de sufrir en encuentros ante equipos con recursos modestos.

Desde que arrancó la temporada, Boca se hamaca entre actuaciones que lo exponen con un perfil definido y otras en las que luce desfigurado. Si las variantes de ataque y el poder ofensivo siempre configuraron los rasgos distintivos del equipo de los Mellizos, hoy su seña particular es la irregularidad.

Desgarrado, Leonardo Jara será reemplazado por Julio Buffarini en el lateral derecho, mientras que Pablo Pérez regresará a la mitad de la cancha, en lugar de Nahitan Nández. Además de la segunda ausencia consecutiva de Fernando Gago entre los citados, la otra sorpresa es que Cristian Pavón resignaría su lugar entre los titulares y jugaría el colombiano Sebastián Villa.

Otro impacto le hará perder la estabilidad, por eso Boca procura afirmarse ante Gimnasia, que aparece ahí, agazapado, para ir por una presa mayor, consciente de que está golpeada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.