Suscriptor digital

La guerra civil que dejó casi 400.000 muertos y de la que nadie habla

Según un estudio realizado en Londres, 382.9000 personas murieron en Sudán del Sur por la violencia y las enfermedades, tras cinco años de violencia; muchos huyeron a Chad (foto)
Según un estudio realizado en Londres, 382.9000 personas murieron en Sudán del Sur por la violencia y las enfermedades, tras cinco años de violencia; muchos huyeron a Chad (foto) Fuente: Reuters
(0)
27 de septiembre de 2018  • 11:51

LONDRES.- Hay una guerra civil que pasa casi desapercibida en Occidente, pero que dejó casi la misma cantidad de muertos que la crisis en Siria: el conflicto en Sudán. Por lo menos 382.900 personas murieron, según un estudio publicado en Londres, una cifra que supera con mucho las estimaciones anteriores.

Otro conflicto del que nadie habla es la guerra en Yemen, el país árabe más pobre de Medio Oriente, donde se enfrentan grupos chiitas, apoyados por Irán, con movimientos sunnitas, que adscriben a Arabia Saudita y las monarquías árabes del Golfo. Un conflicto que hasta el momento dejó 50.000 muertos.

En Sudán del Sur, el balance de la guerra civil se estimaba hasta ahora en varias decenas de miles de muertos. Pero el estudio, realizado por la London School of Hygiene and Tropical Medicine por petición del Instituto Americano por la Paz, en asociación con el departamento de Estado de Estados Unidos, presentó datos muy superiores.

Los investigadores contabilizaron tanto las muertes provocadas directamente por la violencia como las que se originaron por el mayor riesgo de enfermedades y el acceso reducido a los servicios de salud.

Y determinaron la cifra de 382.900 personas, una cifra comparable al número de víctimas mortales de la guerra de Siria, estimadas en 360.000 desde el principio del conflicto en 2011. "La respuesta humanitaria en Sudán del Sur debe reforzarse y todas las partes deben buscar una resolución urgente al conflicto", afirmaron los investigadores.

El conflicto en Sudán

Sudán del Sur, el país más joven del mundo, nació el 9 de julio de 2011 tras un referéndum en el que el 98,3% de la población votó a favor de la independencia de Sudán. La idea era que los sursudaneses encontraran por fin una estabilidad que durante décadas se les negó. Las etnias que conforman Sudán del Sur (subsaharianas y, en su mayoría, cristianas) han estado, históricamente, oprimidas por la población árabe y musulmana que habita el norte.

La paz en el país duró poco. La guerra civil, que comenzó en 2013, dos años después de la conquista de la independencia de Sudán, fue entre las fuerzas fieles al presidente Salva Kiir y las de su exvice Riek Machar.

Kiir y Machar se enfrentaron cuando el presidente pretendió mantenerse al frente del gobierno a pesar de las muchas protestas que se organizaban en su contra, lo que molestó a Machar y terminó por volverlo su enemigo. La lucha de poder entre los dos dirigentes, además, era representativa de un viejo conflicto entre dos grupos étnicos del país: Machar es nuer, mientras Kiir es dinka.

La mayor parte de las muertes se produjeron en las regiones del nordeste y del sur, con un pico entre 2016 y 2017. Entre las víctimas principales se encuentran hombres adultos.

Kiir y Machar firmaron el 12 de septiembre un acuerdo de paz durante una cumbre regional en Adís Abeba, en un nuevo intento por poner fin a la guerra civil que dejó además alrededor de cuatro millones de desplazados (de una población de 12 millones) y provocó una grave crisis humanitaria.

Según UNICEF, 1,1 millones de chicos sufren desnutrición aguda en Sudán del Sur
Según UNICEF, 1,1 millones de chicos sufren desnutrición aguda en Sudán del Sur

Según Unicef, la guerra en Sudán del Sur convirtió la vida de 4 millones de niños en una auténtica tragedia. Miles han muerto o han resultado heridos desde que estalló el conflicto en diciembre de 2013. La situación es especialmente grave para 1,1 millones de niños que sufre desnutrición aguda.

El conflicto en Yemen

Con una dimensión a la vez civil e internacional, la guerra en Yemen comenzó en marzo de 2015. Un bando está integrado por las milicias huthi, una minoría religiosa chiita, y las unidades del ejército leales al ambicioso ex presidente Abdallah Saleh, desalojado del poder por la "primavera árabe".

En el otro, se encuentran el presidente Mansur Hadi, grupos locales opuestos a la hegemonía huthi y una coalición internacional liderada por Arabia Saudita que cuenta con el apoyo de Estados Unidos.

Combatientes anti huthis en Adén, Yemen
Combatientes anti huthis en Adén, Yemen Fuente: AFP

Las hostilidades comenzaron poco después de que los huthi ocuparon por la fuerza la capital de Yemen, Sanaa, y dieron un golpe de Estado contra Hadi, cuyo mandato ya había expirado meses antes. Riad concedió asilo al presidente. A finales de marzo de 2015, Arabia Saudita comenzó una campaña de ataques aéreos para impedir que los insurgentes avanzaran sobre la ciudad portuaria de Adén, sede provisional del gobierno.

Ayer en la Asamblea General de la ONU, Hadi, exigió al Consejo de Seguridad que influya sobre los rebeldes huthi, para que cumplan la resolución del organismo internacional.

Agencia AFP y ANSA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?