Suscriptor digital

Luis Miguel, la serie: todo lo que debería contar la segunda temporada

Silvina Ajmat
(0)
1 de octubre de 2018  • 13:34

Si algo saben los guionistas de Luis Miguel, la serie , es atrapar el interés de la audiencia. Lo lograron con cada uno de los 13 capítulos de la primera temporada en la que se relató la infancia, adolescencia y primera juventud del Sol de México, dosificando en cuotas justas sus principales condimentos para construir el culebrón del año: la ilusión de una estrella en ascenso, las oscuridades de la industria musical, la explotación infantil -prostitución y drogas inclusive-, los excesos, el maltrato y la manipulación del padre, y la desaparición de la madre.

Fueron muchas las preguntas que quedaron abiertas tras el último capítulo y aunque los productores se tomaron su tiempo antes de confirmar la segunda temporada, todo indicaba que el final de la primera estaba diseñado para dejar enganchado al público de cara a la nueva entrega de capítulos. Esta semana se supo que finalmente se hará. Hay quienes afirman que la demora en el anuncio tuvo que ver con que en un principio Luis Miguel no estaba de acuerdo en continuar revelando detalles de su vida privada en una ficción. Cabe recordar que el artista es uno de los productores ejecutivos y que tras el boom de la serie logró que sus canciones volvieran a batir récords, ya no en ventas de discos sino en Spotify: las reproducciones de sus hits crecieron un 200% en la plataforma de streaming desde abril hasta ahora.

Por otro lado, el artista recibiría el triple del monto que obtuvo por los derechos de su historia, que para la primera temporada se calcularon en 5 millones de dólares. Es que además de haberse convertido en un suceso, para los nuevos guiones deberá ofrecer más detalles de su vida personal. Recapitulando la primera temporada, podemos determinar qué queda por contar en la segunda (¿o en las siguientes?):

¿Qué vimos ya? En el último episodio Micky tenía 22 años, es decir, hasta ahora hemos visto la evolución de aproximadamente la mitad de la vida del artista. El gran suceso de sus años como estrella infantil, su primer Grammy, la locura de sus fans adolescentes y cómo se reinventa cuando todo parecía dicho al presentar su disco de boleros, Romance.

¿Dónde está Marcela? El misterio por la desaparición de su madre es algo que en la vida real no se ha develado hasta nuestros días, y por lo que se vio en el final de la temporada las intenciones de Luismi son de dar pistas a los espectadores para que aten cabos y saquen sus propias conclusiones. "Hay muchas claves en la serie. Si los fans la vuelven a ver, estoy seguro de que van a encontrar nuevas pistas; se dijo lo suficiente sin decir de más", dijo Diego Boneta en una entrevista con LA NACION Revista, para zanjar el tema.

Después de Romance... ¿qué sigue? Los años 90 son los más glamorosos en la carrera de Luis Miguel. Instalado como figura trascendental para la música popular latinoamericana, alcanza el éxito en los Estados Unidos convirtiéndose en el primer artista latino en llenar el Madison Square Garden, obtiene nuevamente un Grammy por su disco Aries, uno de los más adorados por sus fans, entre otros reconocimientos. De esta época datan éxitos inolvidables como "Suave" y "Hasta que me olvides". Más tarde llegará Segundo romance, su vuelta a los boleros y su desembarco en Hollywood.

Pasión y alfombras rojas. Después de terminar su relación con Issabela Camil (en la ficción se llamó Erika y fue interpretada por Camila Sodi), Luis Miguel tuvo su primer romance con una celebridad: la estrella de MTV Daisy Fuentes. Con ella se animó a mostrarse en galas y eventos. La presentadora estaba mucho más acostumbrada a ser noticia por sus noviazgos ya que antes había salido con Cristian Castro. La relación duró tres años y terminó en buenos términos. Incluso apareció en el videoclip de "Cómo es posible que a mi lado". Seguramente veremos un revival de esa historia en la serie. Pero la que más expectativa genera es la aparición en la ficción de Mariah Carey . Con la diva de la canción, Luismi mantuvo un intenso romance y no temió mostrarse ante las cámaras -que los perseguían a sol y sombra- completamente enamorado. Se especula con que la actriz y cantante mexicana Belinda será la encargada de ponerse en la piel de Mariah, ya que además de tener cierto parecido físico, hace poco dejó una pista en sus redes sociales. Subió un video interpretando un tema de Carey.

Luis Miguel padre. Mientras en la primera temporada el desarrollo de la historia detrás del nacimiento de la primera hija del Sol, Michelle Salas, queda a mitad de camino, es posible esperar que haya más detalles de su relación con la niña en la nueva temporada. De hecho, la verdadera historia salió a la luz hace poco gracias a la madre de la joven, Stephanie. Si algo provocó esta serie es que la realidad y la ficción recorrieran caminos paralelos en las redes sociales y en los medios, como una suerte de fan fiction en constante evolución. Es que la vida de Luis Miguel está llena de episodios para sumar condimentos a la serie. En una charla con la revista ¡Hola!, Stephanie reveló cómo fue el primer encuentro del cantante con su primera hija tiempo después de que naciera: "Imagino que alguien le habrá informado del nacimiento. Él se reportó y tuvimos un encuentro en casa, muy agradable y emotivo", recordó Salas y contó que dijo: "¡Cómo se parece a mí! ¡Está divina mi hija!". "Dejé que estuviera a solas con ella, y estuvo ahí, riendo y disfrutándola en sus brazos. Fue muy lindo", agregó, y aunque al principio frecuentó regularmente a la niña, al menos los primeros tres años, luego desapareció: "Así, sin más. Sin que hubiera entre nosotros algo que lo detonara, nada. No tengo nada que reprocharle, ni le guardo algún rencor; al contrario. Yo le agradezco infinitamente el que me haya dado una hija tan maravillosa, tan carismática y tan hermosa como es Michelle. Todo el mundo la quiere". Luis Miguel tuvo otros dos hijos con la actriz Aracely Arámbula, Miguel y Daniel, de 11 y 9 años respectivamente. No sabemos si la segunda temporada abordará esta historia... ¿quedará para la tercera?

El villano. Con la muerte de Luisito Rey, ocurrida en 1992, queda fuera de la historia un personaje que generó enorme atracción en el público. El padre del cantante, convertido en un ser ruin y despreciable hasta el paroxismo, e interpretado por un brillante Oscar Jaenada, podría aparecer en forma de flashbacks, recurso al que ha echado mano constantemente el guion. Sin embargo, la historia exige un nuevo malo: este rol quedaría al menos al principio en manos del tío Tito, que ya en los últimos episodios que vimos mostró toda su oscuridad. ¿Alcanzará para generar la tensión que provocó Luisito Rey? Probablemente no, por lo que es posible que se sumen nuevos enemigos para obstruir el camino de Micky.

El desafío al que se enfrentan los productores de la serie es enorme. Tras una primera temporada que se convirtió en uno de los highlights de Netflix de este año, la segunda no puede defraudar. La preocupación ya está instalada en el protagonista, Diego Boneta, que dijo a este medio: "Después de todo lo que pasó, hay una enorme responsabilidad de hacer una segunda temporada que sea todavía mejor que la primera".

Carla González, showrunner de la serie de Telemundo y Netflix, encargada de confirmar al programa Produ que la ficción regresará, sólo anticipó que se verá a un Luis Miguel maduro y empoderado: "Ya es una persona adulta donde tiene que enfrentar sus propios demonios internos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?