Suscriptor digital

Por la suba de las retenciones, creció cinco puntos la participación del Estado en la renta agrícola

Los costos dolarizados le meten presión al negocio agrícola, más allá del efecto favorable de la devaluación
Los costos dolarizados le meten presión al negocio agrícola, más allá del efecto favorable de la devaluación Fuente: Archivo
Gabriela Origlia
(0)
28 de septiembre de 2018  • 02:35

CÓRDOBA.- La participación del Estado en la renta agrícola subió casi cinco puntos porcentuales en los últimos tres meses: pasó de 55,8% a 60,9% según un trabajo de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (Fada). La explicación es la instrumentación de las retenciones que se combina con la baja de precios. En tanto, la mejora del tipo de cambio amortiguó algo el impacto, según el informe.

La medición de este mes de Fada marca una participación del 60,9% para el promedio estimado de los cultivos de soja, maíz, trigo y girasol. De cada $100 de renta (ingresos menos costos) que genera una hectárea agrícola, $60,90 se lo llevan los distintos niveles de gobierno.

David Miazzo, economista jefe de Fada, planteó que la mejora del tipo de cambio impactó directamente porque mejoró la competitividad de los granos, pero ese efecto positivo es reducido porque una parte importante de la estructura de costos es en dólares.

Para trigo, maíz y girasol que tenían 0% de derechos de exportación el pasar a pagar $4 por dólar exportado equivale a una alícuota de alrededor de 10% con un dólar de $40. El artículo 83 del proyecto de presupuesto habilita -de ser aprobado- al Ejecutivo nacional a modificar este esquema, es decir, para subir la carga tributaria.

En el caso de la soja, las retenciones se redujeron al 18% y se le agregaron los nuevos derechos de exportación, lo que equivale a una alícuota de entre 28% y 28,5% de acuerdo al tipo de cambio.

Respecto de la mejora del tipo de cambio, el reporte indica que el incremento en el último año fue del 120%, con un 54% entre julio y este mes. Los costos totales subieron 38,8% con respecto a junio y 95% con respecto a septiembre de 2017. El 64% de los costos de una hectárea de soja están estrictamente dolarizados. Si se considera la renta de la tierra en ese esquema, el nivel salta a 72%.

El componente en pesos también es alto en relación con el dólar: "Es así por la rápida transmisión de la devaluación a los precios que hay en una economía inflacionaria como la argentina y porque entre los costos en pesos está, por ejemplo, el flete que depende del precio del combustible, ligado directamente al precio del petróleo y del dólar", indicó.

En el caso del maíz, como los fertilizantes y semillas tienen más peso que en el caso de la soja, los costos dolarizados alcanzan el 67%.Si se considera la renta de la tierra, el peso de los costos dolarizados asciende al 72 por ciento, precisó.

En el caso de los precios, con respecto a junio hay caídas generalizadas: la soja cayó 13%; el maíz 17%, y el girasol 11%. El trigo fue el que menos perdió, un 3%.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?