Suscriptor digital

Un funcionario de EE.UU. admite incertidumbre entre los farmers por la pelea con China

Seth Meyer, presidente de WAOB/USDA, durante el encuentro en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires
Seth Meyer, presidente de WAOB/USDA, durante el encuentro en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot
Mariana Reinke
(0)
27 de septiembre de 2018  • 16:40

En medio de la guerra comercial con China, los farmers en los Estados Unidos están con incertidumbre sobre qué hacer en la próxima campaña agrícola, según admitió Seth Meyer, presidente de la Junta de Perspectivas Agrícolas Mundiales (WAOB) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

"La señal que el mercado envía a los productores (de EE.UU.) es no queremos sus porotos hoy, queremos que los almacenen y los vendan más adelante", dijo en el Tercer Congreso de Perspectivas Agrícolas que organizó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

El especialista luego se refirió a la brecha de precios que se generó entre la mercadería de los Estados Unidos, que se abarató, y la de otros productores, como Brasil. Y graficó cómo están reaccionando los compradores chinos.

"Si a un comprador chino solo le interesa la parte económica, los precios de ambos porotos están muy cerca en términos de costos. Pero el comprador chino no solo tiene cuenta el precio, sino que el funcionario de ese país (por China) no lo va a mirar con buena cara si el vendedor es de los Estados Unidos", señaló.

También indicó que se generaron más stocks, pero que por la guerra comercial no quedaron distribuidos de "manera universal".

"Cuando vemos el balance de oferta y demanda a nivel mundial, existe un aumento en la producción y también un aumento de los stocks acumulados, pero esos stocks no están distribuidos de manera universal", apuntó.

En este sentido, reconoció que un tema crítico para su país es la dinámica del diferencial de precios y que no se amplíe.

Al respecto, consideró que una opción para menguar esta situación es que Estados Unidos venda sus porotos a la Argentina y luego este país comercialice con China. "Esto hace que el spread no se amplíe", afirmó.

Los chinos ya informaron que comprarán menos porotos. En rigor, pasarán de los 94 millones de toneladas el año pasado a un nivel ahora estimado de 83,65 millones de toneladas. Según la WAOB, una de las cosas que haría China para disminuir la importación de soja es cambiar las raciones basadas en la harina de soja por otros productos o usar stocks disponibles.

"China puede compensar con otros productos para dejar de comprar porotos a los Estados Unidos, pero estos cambios están acompañados de costos. Vamos a ver qué pasa con sus importaciones. China apunta a comprar la producción de Brasil (que subirá su producción un 7%) para evitar comprar a los Estados Unidos", dijo el funcionario norteamericano.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?