Suscriptor digital

DS 7 Crossback, un SUV a la altura de los premium

Gran diseño, detalles exquisitos, alto nivel de equipamiento y una mecánica moderna y eficiente convierten al DS 7 Crossback en un jugador a tener en cuenta en el segmento de lujo
Diego Cúneo
(0)
29 de septiembre de 2018  

Líneas sofisticadas y robustas para el DS 7 Crossback
Líneas sofisticadas y robustas para el DS 7 Crossback

Un viejo dicho popular asegura que en los detalles está la diferencia. Claro que cuando esos detalles son especialmente cuidados, esa diferencia es aún mayor. El DS 7 Crossback es un cabal reflejo de esto: es que el SUV mediano de la marca de lujo del Grupo PSA muestra tal celo y cuidado en cada uno de sus partes que el resultado se traduce en un vehículo cautivante y encantador. Y en esto tiene que ver la génesis del DS 7, ya que es el primer modelo desarrollado exclusivamente por y para la marca luego de su separación del Citroën. Fabricado en Francia, expresa claramente lo que puede ser el refinamiento al estilo francés y apunta a hacerse un lugar en el sector más alto del mercado.

Se ofrece con motores naftero o turbodiésel, caja automática, y tres versiones de equipamiento, Be Chic, So Chic y Grand Chic. A esto, suma la posibilidad de elegir dos ambientaciones (Ópera y Rivoli). Probamos el entrada de gama Be Chic.

Vanguardia, elegancia y buen gusto son tres características que se aprecian en cada detalle. Con un diseño cautivante, tiene una amplia parrilla con una trama que da la sensación de ser diamantes (esta forma está presente además en las teclas de los mandos, los tapizados de cuero de asientos y revestimientos, el diseño del tablero y demás), una silueta robusta pero al mismo tiempo deportiva y un conjunto de rasgos estéticos únicos; por caso, los faros delanteros robotizados con luces en LED que giran 360° y que cuando se prenden ofrecen un verdadero festival lumínico, o las luces traseras que tienen un tramado en forma de escamas de dragón.

En el interior se repite todo esto al punto que cada uno de los elementos fue pensado y diseñado para este auto. Dos claros ejemplos: las teclas de mandos tienen incrustaciones en cristal y sobre la tecla de encendido hay un reloj analógico de la reconocida firma DRM creado exclusivamente para este modelo y que aparece desde el torpedo cuando se pone en marcha.

Un toque exquisito: el reloj analógico diseñado exclusivamente para este modelo
Un toque exquisito: el reloj analógico diseñado exclusivamente para este modelo

El lujo, asimismo, está en el equipamiento: las butacas son de regulación electrónica; las plazas traseras también tienen regulación eléctrica de los respaldos; hay dos pantallas táctiles de 12" de alta definición (una en la consola central, la otra en el tablero), y un largo etcétera.

Muy espacioso y de amplio confort, desde DS se preocuparon -y mucho- para que la seguridad sea uno de los puntos fuertes. Por eso, entre otras cosas, en este entrada de gama encontramos 8 airbags, controles de estabilidad (ESP) y tracción (ASR), anclajes Isofix, sensores de estacionamiento trasero sonoro-visual (no tiene delanteros), cámara de retroceso, detector de sub inflado de neumáticos y más, así como varios sistemas de ayuda a la conducción, como el asistente de cambio involuntario de carril (las versiones más altas incluyen frenado de emergencia hasta 140 km/h, cámara infrarroja nocturna, etcétera).

En el interior, las formas diamantadas se encuentran por doquier
En el interior, las formas diamantadas se encuentran por doquier

Esta versión es la única que está equipada con el reconocido y probadísimo impulsor naftero THP 1.6 L de 165 CV a 6000 rpm y 24,5 kgm de torque desde las1400 rpm unido a una caja automática de 6 velocidades; la tracción es delantera. Es un conjunto que, nunca está demás reiterarlo, derrocha prestaciones y eficiencia, y que siempre responde con solvencia: un pase de marchas veloz y preciso, un andar relajado (a 120 km/h araña las 2000 rpm) y una elasticidad que transmite mucha seguridad al momento de realizar sobrepasos (recupera de 80 a 120 km/h en unos 8 s). Además, las prestaciones son muy interesantes para un coche de este porte (pesa poco más de 1500 kg): acelera de 0 a 100 km/h en 9,7 s y alcanza una velocidad máxima de 200 km/h. Y hablamos de eficiencia, y ese es otro de sus grandes atributos, ya que registra promedios de 9 L/100 km en uso mixto.

El confort de marcha y la facilidad de manejo de este DS 7 (firme, aplomado y estable en ruta, y cómodo y ágil en ciudad) están entre los mejores del mercado, ya que cuenta con una dirección asistida electrónicamente de impecable respuesta y un conjunto de suspensiones independiente que fueron calibradas especialmente para nuestro país para garantizar una circulación suave aún en nuestras calles. Y también es muy seguro, ya que frena de 100 km/h a 0 en unos 39 m.

En un segmento dominado por las marcas alemanas, ¿puede pelear entre los SUV de lujo? Con un precio en la versión más completa similar a los de entrada de gama de la competencia, la respuesta es: sí, definitivamente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?