Suscriptor digital

Los argumentos de Boca para que la Conmebol le mantenga la tarjeta roja al brasileño Dedé

Aquino le muestra la tarjeta roja a Dedé por el choque con Andrada; el brasileño fue perdonado por la Conmebol
Aquino le muestra la tarjeta roja a Dedé por el choque con Andrada; el brasileño fue perdonado por la Conmebol Fuente: Reuters
Alejandro Casar González
(0)
27 de septiembre de 2018  • 19:48

Los asesores legales de Boca apelaron la decisión de Conmebol de habilitar al brasileño Dedé ( Cruzeiro ) de cara al partido de vuelta por los cuartos de final de la Copa Libertadores que se jugará el próximo jueves en Belo Horizonte. El documento enviado lleva la firma del presidente de la entidad, Daniel Angelici . El punto fundamental es que, para Boca, la Unidad Disciplinaria de Conmebol no tiene facultades para revisar una sanción del árbitro. En este caso, el paraguayo Eber Aquino decidió expulsar al zaguero brasileño luego de una jugada en la que impactó su cabeza contra el arquero Esteban Andrada. El futbolista de Boca quedó tendido en el césped, sufrió una doble fractura de maxilar y tiene para, al menos, dos meses de inactividad.

La apelación de Boca se basa en el artículo 23 del reglamento disciplinario de la Conmebol, que establece que las decisiones adoptadas por el árbitro en el terreno de juego son finales "y no susceptibles de revisión por los órganos judiciales de la Conmebol". Además, Boca recuerda que hay un solo caso en el que los tribunales pueden modificar una determinación arbitral: la confusión de identidad. Es decir, cuando el árbitro enseña una tarjeta amarilla o roja al jugador equivocado. Eso es, justamente, lo que establece el inciso 2 del artículo 23: "Las consecuencias jurídicas de las decisiones adoptadas por el árbitro podrán ser revisadas por los órganos judiciales exclusivamente en la incorrecta identificación de la persona sancionada, en cuyo caso se expedientará al verdadero infractor". Boca recalca que este no es un caso de confusión de identidad: está claro que quien cometió la falta es el defensor brasileño Dedé. En consecuencia, los abogados del club xeneize entienden que los órganos jurídicos de Conmebol no están habilitados para intervenir.

En el escrito, Boca advierte el precedente jurídico que sentará la determinación de Conmebol de quitarle la tarjeta roja a Dedé. En efecto, el caso podría alentar a que cada vez que algún club se sienta perjudicado por la (supuesta) incorrecta expulsión de algún futbolista en un partido trascendental, sus dirigentes se tomen un avión a Asunción para pedir una audiencia urgente con el presidente de la confederación sudamericana. Así lo hizo Cruzeiro el día siguiente al partido con Boca. E incluso el club mineiro publicó en sus plataformas digitales la foto de sus dos principales dirigentes en Luque, donde está emplazada la sede de la Conmebol.

En su apelación, enviada dentro de los tres días que le otorga el reglamento a todas las partes interesadas luego de una decisión de la unidad disciplinaria, Boca también explica por qué no puede usarse en este caso el reglamento disciplinario de la FIFA, que en su artículo 77 sí habilita a los órganos disciplinarios a actuar en caso de "errores manifiestos". El artículo 4 del reglamento disciplinario de Conmebol establece que el código de la FIFA sólo puede usarse "en ausencia de disposiciones específicas", y siempre que las normas disciplinarias de la FIFA "no se opongan a lo que dice la Conmebol". Según Boca, el reglamento de Conmebol es claro y circunscribe la competencia de la Unidad Disciplinaria a casos de "confusión de identidad".

Para apoyar su argumento, Boca recuerda un fallo de la FIFA durante el Mundial de Brasil 2014, en el que la Confederación Brasileña de Fútbol reclamó una sanción disciplinaria para el colombiano Juan Camilo Zúñiga, quien había lesionado de gravedad al brasileño Neymar. "El artículo 77b del reglamento de la FIFA establece que el Comité de Disciplina podrá rectificar errores obvios en las decisiones disciplinarias del árbitro, cuestión que sólo es posible en el caso de una confusión de identidad a la hora de mostrar una tarjeta amarilla o roja al jugador equivocado", dice el comunicado de la FIFA que habla de la sanción a Zúñiga. Por lo tanto, Boca entiende que, aunque se aplique el reglamento de FIFA, el artículo 77 también se circunscribe para casos de confusión de identidad. Y entonces, como el caso de Dedé no se encuadra en aquellos, no corresponde la intervención de los órganos jurídicos.

Por último, Boca se reserva el derecho de acudir al Tribunal Arbitral del Deporte (TAS, en inglés) en caso de que Dedé juegue el partido de vuelta mediante la habilitación provisional que le otorgó la Conmebol. Y también advierte que reclamará por alineación indebida dentro del plazo reglamentario, solicitando que le den el partido por ganado por 3-0. Quien deberá decidir ahora en tiempo récord es el presidente del Comité de Apelaciones de Conmebol, el ecuatoriano Guillermo Saltos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?