Rubinstein: "El país necesita de forma urgente detener la epidemia de sobrepeso y obesidad"

Adolfo Rubinstein, en la Cumbre de Alto Nivel sobre Enfermedades No Transmisibles, en Nueva York
Adolfo Rubinstein, en la Cumbre de Alto Nivel sobre Enfermedades No Transmisibles, en Nueva York Crédito: Gentileza Secretaría de Salud
Fabiola Czubaj
(0)
27 de septiembre de 2018  • 23:46

Más del 70% de la discapacidad y la mortalidad en la población mundial lo provocan las llamadas enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), como las cardiovasculares o la diabetes, y los factores de riesgo, como la hipertensión, el tabaquismo y, también, el exceso de peso.

"La Argentina, en sintonía con la comunidad global, necesita de forma urgente detener la epidemia de sobrepeso y obesidad que afecta a un tercio de los chicos del país", afirmó Adolfo Rubinstein , secretario de Salud de la Nación. Lo hizo esta tarde en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York.

Durante la 3ª Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre Enfermedades No Transmisibles, el funcionario repasó la legislación en nuestro país que regula el consumo de sodio, la eliminación de las grasas trans de los alimentos procesados y el control del tabaco. Además, destacó la inclusión de la obesidad infantil en la agenda de Salud que los jefes de Estado revisarán en la próxima cumbre del G-20 en Buenos Aires.

Antes de esta reunión en Nueva York de ministros y mandatarios de más de un centenar de países, la Comisión Independiente de Alto Nivel de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre ECNT elaboró un informe en el que insta a las autoridades de los países a reducir esas condiciones.

El documento "Hora de dar a luz" promueve el trabajo conjunto entre los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado para cumplir con uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que en 2015 fijó Naciones Unidas para 2030: promover el bienestar y la calidad de vida, con la prevención y el control de las ECNT con cobertura universal de salud. El informe insta, además, a alcanzar esas metas con presupuestos adecuados y un buen manejo de los conflictos de interés que pudieran existir, además de "priorizar los objetivos sanitarios por sobre cualquier otro", según detalló Rubinstein, comisionado del grupo de trabajo de la OMS.

"En la Argentina, estamos trabajando juntos los ministerios de Educación, Desarrollo Social y Agroindustria, con la coordinación desde la Secretaría de Salud, en una agenda común que incluye desde la educación nutricional, el mejoramiento de la calidad alimentaria, la participación comunitaria y el entorno regulatorio, para diseñar un Plan Nacional de Prevención del Sobrepeso y la Obesidad, que es una de las 10 prioridades presidenciales y que nos permitirá detener el crecimiento de esta epidemia de sobrepeso y obesidad en el país", dijo Rubinstein a LA NACION.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios