Después de un mes de toma, los alumnos de la Universidad de Córdoba levantaron la medida

Los alumnos levantaron la toma después de un mes
Los alumnos levantaron la toma después de un mes Fuente: LA NACION - Crédito: Gustavo Sosa
Gabriela Origlia
(0)
28 de septiembre de 2018  • 01:14

CÓRDOBA.- Después de 30 días de ocupación y cuando la Justicia Federal debía tomar una decisión, la Asamblea Interfacultades decidió levantar la toma estudiantil en el Pabellón Argentina, edificio estratégico para el funcionamiento de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Los estudiantes votaron a última hora del jueves y empezaron a retirarse, los que quedan lo acabarán de hacer hoy.

La resolución se tomó después de un último contacto con el vicerector Pedro Yanzi Ferreira y la mesa de trabajo comenzará el 1 de octubre; los primeros puntos a considerar son que se otorguen informes sobre el uso específico del presupuesto universitario y de otros convenios con la Provincia y la Municipalidad.

Uno de los voceros de los estudiantes, Julián Del Caño, admitió que el abandono de la toma y dijo que aceptaron empezar el lunes con una mesa de trabajo para "resolver nuestras reivindicaciones". Pidió que los dejaran terminar de salir hoy y entregar el Pabellón Argentina "completamente limpio".

Los alumnos levantaron la toma después de un mes
Los alumnos levantaron la toma después de un mes Fuente: LA NACION - Crédito: Gustavo Sosa

Ferreira, una vez anunciada la decisión, leyó ante la prensa la convocatoria a la mesa de trabajo, que, según informó, comenzará el lunes 1 de octubre, a las 11.30, en las baterías D.

El juez Hugo Vaca Narvaja, podría acusar a los gremialistsa Mauricio Saillén, del Surrbac, y Gabriel Suárez, de Luz y Fuerza, por apoyo logístico de la toma del edificio universitario.

En este mes se debieron trasladar colaciones de grado que habitualmente se hacen en el Pabellón Argentina; se suspendieron las clases de oficios; el "cerebro" del sistema informático universitario está en riesgo permanente porque no se permite el mantenimiento, y el concesionario del bar que funciona en el lugar quedó al borde de la quiebra por no poder trabajar.

El rector Hugo Juri insistió en todo este tiempo que no pedirían el desalojo para no "hacerle el juego" a los asambleístas e incluso planteó que si dejaran entrar a trabajar al resto, podían mantenerse en el lugar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.