Suscriptor digital

Preguntas y respuestas sobre la resolución de la Aduana para ingresar notebooks y celulares

Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez
Ricardo Sametband
(0)
1 de octubre de 2018  • 09:49

La Resolución General 4315 de la AFIP cambia qué se considera importación de electrónica para uso personal en la Argentina y habilita al ingreso de un teléfono celular, una notebook o una tableta por persona sin declarar los equipos. Contribuye a blanquear -en parte- el contrabando hormiga turístico: el teléfono que se traía en el bolsillo del pantalón para no abonar la tasa histórica, equivalente al 50 por ciento del monto que excediera los 300 dólares de franquicia para adultos. La franquicia se mantiene: lo que cambia es qué queda fuera de su alcance.

La AFIP acepta una realidad: muchos de quienes viajan al exterior rutinariamente traen electrónica y hacen malabares para no declararla, aunque sea una obligación ( basta con leer los comentarios a esta nota); la Aduana, en tanto, se focalizaba en su inspección sobre todo en los iPhone y las portátiles de Apple, porque tienen un modelo y precio internacionales, y dejaba pasar otros productos sin demasiado reclamo. No está claro, no obstante, si la medida hará mella en 2 a 2,5 millones de celulares que entran cada año como contrabando organizado al país.

El anuncio se hace en un contexto en el que viajar al exterior se encareció notablemente después de la devaluación (es decir, que impacta, al menos hoy, a un número más reducido de argentinos); a la vez, el precio de la electrónica se define en dólares (aún si se compra en la Argentina) por lo que la ecuación, para quienes puedan viajar o conozcan a alguien que lo hace, cambiará también.

-¿Qué objetos electrónicos se podrán ingresar al país sin declarar?

-Un celular, y una notebook o tableta. Nada más. La medida no contempla televisores, cámaras fotográficas, componentes de una PC, consolas, etcétera. Sólo un celular (de cualquier tipo), una computadora portátil (es decir, con batería propia) o una tableta. Tal como está escrita la resolución, son dos objetos, aunque no sería raro que se permitan los tres.

-¿Qué cambia del formato previo?

-La franquicia de 300 dólares por adulto y 150 dólares por menor para importar bienes se mantiene, pero la AFIP asume que si el viajero entra al país con un teléfono, una tableta o una computadora portátil, éstas pueden ser para uso personal o para obsequiar a un tercero, y no es necesario pagar una tasa por ellas si su valor (individual o sumado) excede los 300 dólares.

-¿Qué pasa si quiero traer más de una cosa?

-La resolución 4315 de la AFIP es bastante escueta, pero insiste en un punto específico: es un único producto de cada tipo, para uso personal o como obsequio (que será el vericueto que usarán muchos para importar equipos para su posterior venta informal). No más. Un celular, una tableta o una computadora. Y atención: iguala estas dos últimas. Así, tal como está escrito el texto, son dos cosas: un celular, y una notebook o tableta.

-¿Hay que declarar lo anterior?

-Sí: al salir del país hay que declarar los equipos con los que se viaja. Si alguien se va al exterior con un celular y una notebook, y quiere traer otros (como reemplazo u obsequio) debe declarar los primeros en la Aduana, porque de otra forma el personal aduanero no sabe cuáles eran los viejos y tiene que tomarlos todos como importación (ya que exceden la cantidad autorizada para ingresar para uso personal).

-¿La electrónica puede venir de cualquier lado?

-La resolución afecta a los viajeros argentinos al ingresar al país, sin importar de donde vengan. Pero no es una vía libre para las compras puerta a puerta: son objetos que el turista debe llevar en su valija; no vale el acarreo postal.

-¿Cambian los precios?

-Cuando hicimos la nota con los precios del nuevo iPhone XS y XR, notamos que comprarlo en EE.UU. y traerlo al país-con el pago de la tasa correspondiente, que hasta ahora era una obligación- llevaba el precio del equipo de sus casi 1100 dólares originales (el precio en EE.UU. más los impuestos en ese país) a unos 1430 dólares finales al pagar el excedente de franquicia; esa diferencia ahora desaparece. Así, el precio que un dispositivo tenga en Miami, o en Santiago de Chile, o donde sea, es el único dinero por desembolsar (más allá, como es obvio, del costo del viaje).

Pero un Samsung Galaxy S9, por ejemplo, que en la Argentina se vende a unos 34.000 pesos (850 dólares), sin línea, tiene un precio en EE.UU. de 720 dólares. La versión de Tierra del Fuego es más cara, pero se puede pagar en cuotas, tiene servicio técnico local y más.

-¿Conviene comprar afuera?

-La eliminación del arancel del 35 por ciento a la importación de computadoras redujo su precio en dólares, pero no tanto; en muchos casos la electrónica (sobre todo, en Estados Unidos; ya no tanto en Chile) sigue siendo más barata afuera; cuánto, depende del país y el modelo. Ahora, por supuesto, el precio final -para aquellos que puedan viajar o tengan algún conocido que lo hace- bajará, porque no será necesario declarar la computadora en la Aduana.

Algunas cosas, no obstante, no cambian: al comprarla afuera muchas veces habrá que pagar todo el dinero en un solo pago, y no habrá cuotas ni financiación alguna; salvo que se compre en América latina, el teclado de una notebook no estará en español latinoamericano; dependiendo de la marca, el soporte y la garantía pueden seguir ausentes, o quedar limitados a su país de origen, lo que complica cualquier reclamo.

Como ventaja, en el exterior suele haber más variedad de marcas y modelos; quienes quieran comprar un teléfono que por alguna razón no se vende en la Argentina (porque es un producto de nicho, porque la marca no está en el país, etcétera), no deberán pagar una penalización arancelaria por esto.

-¿Cómo afecta esto a la producción en Tierra del Fuego?

-Los celulares con producción local gozan todavía de algunos beneficios impositivos que permiten reducir su precio, pero esa ventaja respecto de la electrónica importada se irá reduciendo conforme se acerca 2023, el año en que se termina el régimen de promoción industrial de Tierra del Fuego.

La reducción de aranceles de importación y beneficios internos harán que para 2023 la ventaja impositiva entre importar electrónica y producirla en forma local sólo será del 2 por ciento ( más allá de otras estrategias que implemente la isla para manterse competitiva).

Desde que en 2017 comenzaron a reducirse los aranceles de importación, se mantuvo la producción de celulares, pero bajó drásticamente el ensamblado de computadoras y tabletas, que ahora llegan en forma mayoritaria de China.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?