Berlusconi está de vuelta en el fútbol: compró un modesto club de tercera división

El exhombre fuerte de la política italiana de 81 años, que también presidió el poderoso Milan durante tres décadas, adquirió el pequeño equipo de Monza
El exhombre fuerte de la política italiana de 81 años, que también presidió el poderoso Milan durante tres décadas, adquirió el pequeño equipo de Monza Fuente: AP
(0)
28 de septiembre de 2018  • 14:18

ROMA.- El antiguo jefe de gobierno italiano, Silvio Berlusconi , el hombre fuerte que digitó durante décadas la política del país, anunció la compra del Monza, un club de tercera división con el que el Cavaliere vuelve al fútbol tras haber presidido el poderoso equipo del Milan.

El conglomerado de empresas Fininvest -el grupo financiero en manos de la familia Berlusconi- completó la adquisición del ciento por ciento del Monza, según informó el grupo en un comunicado, y añadió que Adriano Galliani, que fue brazo derecho del Cavaliere en el Milan, será el administrador. La operación tendrá un costo de 2,5 a 3 millones de euros.

"Es una operación romántica, un acto de amor de la parte de Berlusconi y de la mía", dijo Galliani durante una conferencia de prensa. El presidente del club, Nicola Colombo, seguirá en el puesto y estará en el consejo de administración con Galliani y Paolo Berlusconi, hermano del Cavaliere.

Monza, en la región de Lombardía (norte de Italia), está situada a menos de diez kilómetros de Arcore, donde Berlusconi vive en su espectacular Villa San Martino.

Societa Sportiva Monza 1912, el nombre oficial del club, nunca alcanzó la máxima división del fútbol italiano.

"Últimamente, debido a sus obligaciones políticas y demás, el presidente Berlusconi no ha podido ver todos los partidos, aunque no dejó de interesarse por el Milan. Pero la otra noche era el clásico Monza-Renate. Vio todo el partido mientras estaba en Cerdeña y al final me llamó de inmediato, estaba contento, volvía a estar entusiasmado", explicó Galliani.

Berlusconi, de 81 años y tres veces primer ministro de Italia, vendió el Milan a un consorcio chino por 800 millones de dólares en abril de 2017. Elliott Management, un fondo de inversiones estadounidense, tomó el control del club hace dos meses luego de que el propietario chino no cumpliera con el pago de parte de un préstamo.

Figura dominante de las últimas dos décadas y para muchos el gran culpable de la decadencia de Italia, el Cavaliere quedó apartado de la política dese 2013 por un delito de fraude fiscal, pero mantuvo su peso como dirigente.

Más allá de su campaña en las regionales, fue determinante para la formación del actual gobierno populista de coalición en Italia. Y en julio pasado tuvo un respiro en el frente judicial cuando el máximo tribunal del país desestimó un caso de corrupción al considerar que habían expirado los plazos.

Berlusconi había sido juzgado por sobornar a un senador opositor en 2006-2007, como parte de un plan para derrocar al gobierno de centroizquierda encabezado por su entonces rival Romano Prodi.

Agencias AFP y ANSA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.