Suscriptor digital

¿Cómo saber si tu pareja está preparada para el poliamor?

Fuente: LA NACION
Laura Reina
(0)
29 de septiembre de 2018  

"Con Ramiro tenemos una relación de poliamor". La confesión de Florencia Peña acerca del vínculo que mantiene con su novio y padre de uno de sus hijos revolucionó las redes , los portales y por momentos hizo olvidar hasta la trepada del dólar. Juzgada y cuestionada por muchos, defendida y vitoreada por otros, la actriz expuso frente a todos una elección de vida personal que pronto se transformó en un intenso debate nacional. ¿Poliamor sí o no? ¿En qué casos? ¿Con qué reglas? ¿Con qué riesgos?

Lo cierto es que lejos de ser aislada, es adoptada por muchos en la intimidad. Otros, se plantean empezar a tenerla o por lo menos no descartan de plano ver de qué se trata.

La sexóloga Viviana Wapñarsky, integrante del Centro de Atención Integral en Salud Sexual (Caiss), asegura que desde que este tema estalló en los medios más gente pregunta en qué consiste el poliamor. Pero, sobre todo, como profesional, percibió mucha confusión generalizada que debe ser aclarada. Sobre todo porque antes de probar, hay que saber de qué se trata.

1) ¿Poliamor, pareja abierta y swinger son lo mismo?

"No, no son lo mismo. Pero sí todas están agrupados dentro de lo que sería parejas no monógamas", dice la especialista. "En el caso de las parejas abiertas se acuerda tener otras relaciones íntimas por fuera de la pareja. Hay distintos acuerdos: puede ser que ambos sepan o que no sepan cuándo o con quién ocurren estos encuentros. Swinger tiene que ver con el intercambio sexual con otra pareja, También puede haber sexo grupal o tríos. Y es la pareja junta la que va a ese intercambio que se limita siempre a ese momento. Y el poliamor incluye, además de lo sexual, lo afectivo. Es una práctica donde la pareja inicial se abre a tener otras relaciones amorosas, pero con el consentimiento y conocimiento de todos los involucrados. Es decir, no es un mero intercambio sexual porque se suma lo afectivo, el sentimiento. Por eso es distinto a la pareja abierta", sostiene.

2) ¿Cómo decidir entre una u otra?

Según la sexóloga, esto es muy personal, propio de cada pareja. "Lo importante es saber que no hay mejores y peores, Tendrá que ver con lo que uno busca y quiere experimentar y con la filosofía de vida que uno tiene. Por ejemplo, si a la pareja le gusta experimentar el intercambio sexual y nada más, el poliamor no es para ella".

3) ¿Se puede practicar más de una forma de relación no monógama al mismo tiempo o una excluye a las otras?

"Las tres son modalidades diferentes, pero no es que se autoexcluyen -plantea-. Simplemente van fluyendo hasta que uno se queda en la que mejor se siente".

4) ¿Cómo plantearlo en el ámbito de la pareja? ¿Cuál es el costo para esa relación si la respuesta es negativa?

"En realidad, esto va naciendo de las fantasías de cada uno. No es que uno se levanta a la mañana y le dice al otro 'seamos una pareja abierta' o 'practiquemos el poliamor'. Es algo que se va hablando para ir haciéndose a la idea, hasta que llega un momento cuando se toma la decisión", dice la especialista. Como recomendación general, Wapñarsky destaca que tiene que ser una pareja estable, consolidada y en la que ambos estén bien entre ellos. "Es importante resaltar que esto no se puede practicar como estrategia para salvar la pareja porque no es la solución. Por eso hago hincapié en que deben ser parejas fuertes y seguras. Se ve de los 30 años en adelante, maduras porque esto tiene un riesgo".

5) ¿Cuáles son las reglas que uno debería aplicar en cada caso?

Según la especialista, la pareja tiene que tener acuerdos previos de qué pasa si a uno de los dos no le gusta o se pone mal. "Esto es un contrato de a dos. Si no se cumple, pasa lo que pasa en cualquier pareja cuando hay un engaño. Por eso las reglas básicas en este tipo de relaciones son la honestidad y la lealtad. Después, cada uno elige de qué manera quiere vivir este tipo de experiencia".

6) ¿Es conveniente blanquear las otras relaciones a la/s pareja/s. ¿Qué lugar ocupan los celos?

"Blanquear o no dependerá de los acuerdos previos. Por lo que observo en algunos casos, incluso en parejas abiertas puede haber infidelidad". En cuanto a los celos, Wapñarsky sostiene que existen, pero se manejan de otra manera. "Si bien son parejas en principio más evolucionadas por tener la cabeza abierta y respetar más las elecciones del otro, suceden las mismas cosas que pasan en otras parejas más tradicionales porque somos humanos y los celos existen -asegura-. La diferencia es que suelen ser manejados de otra manera porque son más conversados, tienen un nivel de comunicación mucho más alto que cualquier otra pareja porque pueden hablar de sus fantasías abiertamente".

7) ¿Es necesario blanquear que uno está en una relación no monógama con el entorno cercano?

"No es necesario hablarlo con el entorno cercano porque pertenece al aspecto más íntimo de la pareja", sostiene la sexóloga.

8) ¿Qué pasa si tengo hijos? ¿Debo hablar con ellos sobre el tema?

"Los hijos tampoco deberían ser partícipes de las decisiones de sus padres porque esto es algo de gente adulta, de la misma manera que no les avisamos cuando vamos a tener sexo con nuestra pareja monógama. Los chicos deben quedar al margen", enfatiza Wapñarsky.

9) Las parejas no monógamas, ¿son más felices?

"Obviamente, no hay garantías de felicidad. No por abrir la pareja o tener nuevas experiencias a nivel sexual uno va a ser más feliz -destaca la profesional del Caiss-. A pesar de la posibilidad de experimentar y vivenciar cosas y enriquecer en la esfera sexual, todos los demás problemas los vas a seguir teniendo. La sexualidad hay que vivirla como cada uno quiere. No necesariamente es mejor abrir la pareja o ser swinger. Lo que importa es ser fiel a las elecciones de cada uno".

10) La no exclusividad amorosa y/o sexual, ¿es considerada una evolución en la manera de relacionarnos?

En este aspecto Wapñarsky no es taxativa: "No sé si es una evolución, este tipo de relaciones existieron siempre -sostiene-. Creo que la evolución es poder aceptarlas dentro de la sociedad, poder hablar de esto y entender que no son perversiones, sino formas distintas de vivir la sexualidad. Personalmente para mí la evolución pasa por aceptar y respetar las elecciones de los demás", concluye la especialista en sexualidad.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?