Suscriptor digital

Así es la Alienware 15 R3, de Dell

Es más pesada que una notebook convencional, pero puede correr los juegos de última generación en resolución Full HD; viene con un rígido de 1 TB y un SSD de 8GB
Es más pesada que una notebook convencional, pero puede correr los juegos de última generación en resolución Full HD; viene con un rígido de 1 TB y un SSD de 8GB Crédito: GENTILEZA
Franco Rivero
(0)
29 de septiembre de 2018  

Las notebooks para jugar están transitando por un excelente presente gracias, en parte, a las competencias de deportes electrónicos (e-sports, en la jerga). En este creciente segmento se destacan diferentes marcas entre las que se encuentra la muy bien posicionada Alienware, que le pertenece a Dell.

Entre los modelos que pueden adquirirse en el país se destaca la R3, una portátil con gran poder de cómputo y un diseño agresivo.

Lo esencial es invisible

El primer recorrido visual por el equipo arroja muchos puntos a favor, pero también algunos en contra.

Durante el contacto previo al encendido y aun con la tapa cerrada, la R3 exhibe un diseño muy bueno. Tapa metálica y resistente que le da un aspecto duradero; líneas bien definidas y una terminación en V que diluye las líneas rectas.

La portátil tiene un peso lógico para esta clase de equipos: 3,5 kg. Este valor, inaceptable en una notebook para trabajos de oficina, se explica (y está bastante bien) por todo lo que aloja en el interior de la máquina.

Al levantar la pantalla, la Alienware R3 se desluce con un diseño quizá demasiado tradicional. Posee un touchpad muy pequeño, que se pierde en la enorme carcasa, junto con un teclado que, si bien es de buena calidad, no parece tener planes de revolucionar lo que está presente en el sector.

El problema de estos equipos, desde el punto de vista del diseño, es que tanto el teclado como el touchpad (ambos retroiluminados, en este modelo) y la pantalla se pierden entre tanto plástico. Y es que, como veremos párrafos abajo, y por motivos que se rigen por las leyes de la física, el potente hardware necesita espacio y ventilación. En este caso, eso se paga desde el diseño.

En el interior

Desde el punto de vista técnico, la Alienware 15 R3 aprueba todas las materias. La máquina está lista para correr los últimos juegos lanzados al mercado, aunque en resolución Full HD, no en 4K.

Para ello emplea un cerebro electrónico Intel Core i7 8750H de 6 núcleos, 8 GB de memoria RAM DDR4, disco rígido de 1 terabyte (TB) y uno de estado sólido de 8 GB. Los discos de estado sólido, también conocidos como SSD, por sus siglas en inglés, no tienen partes móviles ni, para el caso, discos u otras partes mecánicas. Funcionan como un pendrive muy veloz, lo que resulta en una ventaja significativa respecto de los rígidos convencionales, al menos en la mayoría de las operaciones.

Por otro lado, los gráficos están a cargo de una Nvidia GeForce GTX 1060 con 6 GB de memoria. Como lo insinúa su nombre, posee una pantalla de 15,6" Full HD (1920x1080 pixeles).

Por el lado de los conectores, la R3 sorprende con una configuración que se había dejado de utilizar. Tiene muchos de ellos en la parte trasera y aprovecha poco los laterales. Se destacan allí dos puertos USB 3.0, un puerto USB-C, salida HDMI, entrada y salida de audio, puerto Thunderbolt y uno Mini DisplayPort.

Rendimiento y configuración

La Alienware 15 R3 está preparada para exigir su hardware al máximo. Es por eso que abunda en la cantidad de coolers para refrigerar el interior del equipo. Tiene grandes tomas de aire tanto en su parte trasera como en sus laterales. Esto, en la jerga, se conoce como solución térmica y tiene que ver con que el microprocesador, las memorias, los discos, la placa de video (y en las portátiles, las baterías) disipan temperatura en relación directa con su consumo de energía eléctrica.

Si tales componentes no tuvieran un flujo de aire que se lleva el exceso de calor, simplemente se fundirían. En una PC de escritorio o en una consola de videojuegos hacer esto resulta relativamente sencillo, porque disponen de más volumen de aire en su interior. Por eso, en las notebooks para gamers el resultado es un aumento del tamaño total del chasis.

En cuanto a software, la portátil incluye Windows 10, que arranca en 5 segundos, cortesía del disco de estado sólido.

La experiencia de la Alienware se configura desde el centro de comando incluido. En la opción FX se pueden cambiar los colores de retroiluminación del teclado, touchpad y logos. Es asimismo posible lograr diseños personalizados, jugando a intercalar colores.

Desde el apartado TactX se configuran las acciones para las diferentes teclas especiales. El teclado incluye cinco de ellas, que son totalmente personalizables.

La Alienware R3 es una portátil totalmente escalable. Es decir, se puede aumentar la potencia del procesamiento de gráficos mediante una unidad externa que, luego de conectarla al puerto indicado en la máquina y a un monitor externo, podrá configurarse a gusto desde el centro de comando.

Precio y disponibilidad

La Alienware 15 R3 ya se consigue en el mercado local. Se vende en Frávega y en la tienda oficial de Dell en Mercado Libre a $119.998. Pronto también estará disponible en los locales de Compumundo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?