Rodrigo vive: el personaje, el cantante y el mito ya tienen su película

El film El Potro, lo mejor del amor, que se estrena el jueves, enciende la llama de un ídolo popular que trascendió sus orígenes y que se consumió demasiado rápido
El film El Potro, lo mejor del amor, que se estrena el jueves, enciende la llama de un ídolo popular que trascendió sus orígenes y que se consumió demasiado rápido
Gabriel Plaza
(0)
29 de septiembre de 2018  

"El jueves, por la noche, un mito comenzó a tomar forma pública". Así empezaba la crónica de la periodista Adriana Franco en LA NACION en el primero de los trece conciertos que Rodrigo ofreció en el Luna Park durante abril de 2000. El fenómeno había explotado tras la salida de A 2000, un disco grabado en vivo en la bailanta S'Combro, que reafirmaba su lugar de pertenencia y su identidad cuartetera con el clásico "Soy cordobés". El disco, un tributo al cuarteto característico, vendió un millón y medio de discos y esas canciones saltaron directamente del circuito bailantero al inconsciente colectivo popular.

Pasaron dieciocho años de la trágica muerte del Potro Rodrigo el 24 de junio de 2000 en la autopista La Plata-Buenos Aires, pero esa estela popular que dejaron sus canciones vuelve a renovarse. La historia de su vida tiene facetas no reveladas. La película El Potro, lo mejor del amor, dirigida por Lorena Muñoz (Gilda, no me arrepiento de este amor, Los Próximos Pasados y No sé qué me han hecho tus ojos, en codirección con Sergio Wolf), que se estrena el jueves, es una aproximación al universo íntimo del cantante.

"Lo que tuvimos claro con la guionista Tamara Viñes, con la que hicimos juntas Gilda, es que había un componente mediático fuerte en Rodrigo. Nosotras queríamos mostrar lo que no se veía. Fue un trabajo de investigación largo que refleja la vida detrás del ídolo", cuenta la directora, que tuvo la bendición de su círculo íntimo, como su hijo Ramiro Bueno, que participa en el film.

La directora se concentra sobre todo en los intensos años de Rodrigo como cantante, desde que llegó a Buenos Aires a los 17 años para probar suerte con la música hasta su consagración. El film tiene el pulso adrenalínico de su propia vida cuartetera, donde se enfrenta al vacío tras la muerte de su padre, el productor musical Pichín Bueno, la soledad, los amores prohibidos, la paternidad y los excesos. "Tenía un fuego que de alguna manera lo terminó consumiendo. Fue muy fuerte su vida y la vivió intensamente -relata Lorena Muñoz-. Creo que tenía más de estrella de rock que de cuarteto. Es uno de esos artistas que se proyectan por fuera de su género y podía llegar a conquistar América. La gente todavía no se olvida de sus canciones y la autenticidad que tenía. Eso lo volvía diferente a todo", dice la directora de la película, que ya había realizado un especial sobre Rodrigo hace seis años en el Canal Encuentro, llamado Soy del pueblo.

Rodrigo Romero, protagonista de la película El Potro, lo mejor del amor
Rodrigo Romero, protagonista de la película El Potro, lo mejor del amor Crédito: Fox

Esta es la segunda película que se realiza alrededor de la figura de Rodrigo. La primera fue un largometraje de ficción, protagonizado por Agustina Cherri, que salió un año después de su muerte, donde se usaron imágenes de los shows en el Luna Park. Lorena Muñoz, en cambio, prefirió más el formato de biografía para indagar más en su mundo privado. "Seguramente saldrán otras biopics más. Yo me concentré en el momento de giro cuando decide venirse a Buenos Aires con el apoyo de su familia, Es un recorte de todos esos momentos, que a veces son tristes y oscuros pero creo que lo humanizan y lo convierten más en un héroe por atravesar todo eso para llegar a ser lo que fue", dijo. La biopic de Rodrigo enlaza con la tendencia de llevar a la pantalla la vida de estrellas populares de la música como el caso de Luis Miguel, Sandro y Gilda y otras figuras menos conocidas en la Argentina.

Hay muchas historias sobre el ídolo que cuenta la película. Está el Rodrigo del círculo íntimo: sus mujeres, familiares y amigos. Y el de su conexión con su hijo Ramiro Bueno. "La película lo humaniza y muestra todo lo que luchó y los problemas que enfrentó. Es fuerte porque cuenta su historia verídica y cómo lo dejaron solo y no lo cuidaron. A mí me pasó que pude entenderlo mejor", cuenta el hijo de Rodrigo, que tenía tres años cuando el artista murió en ese accidente.

Trailer de El Potro, lo mejor del amor - Fuente: YouTube

0:39
Video

Casi dos décadas después las canciones que suenan en la película protagonizada por Rodrigo Romero, un exalbañil de notable parecido en lo físico y en la voz, reactualizarán el interés por su figura y el cuarteto. Clásicos como "Ocho cuarenta", "Y voló, voló", "La mano de Dios", "Cómo le digo", "Qué ironía", "Amor clasificado", definieron una década de historia musical y además impactaron en igual medida en las clases populares y sectores de clase alta que lo invitaron a sus fiestas privadas en Punta del Este. "Me gusta pensar que trajo el cuarteto a Buenos Aires y lo impuso con su personalidad. Sus canciones dejaron marcada una época", reconoce Ramiro Bueno, fruto de la relación de Rodrigo con su exmujer Patricia Pacheco.

Hay otro Rodrigo que la gente construyó en su cabeza, desde que emergió de forma explosiva en aquel verano de 2000 cantando en Mar del Plata, fuera de agenda, para unas 150 mil personas: ese día América que lo transmitió en vivo rompió el termómetro de su pantalla con 20 puntos de rating. Jorge Moreno, amigo, productor artístico y factótum de la apertura del artista por fuera del circuito bailantero, no aparece en la nueva película, aunque vivió junto al cantante cordobés todo ese proceso de explosión creativa, torbellino mediático y un ascenso meteórico. Incluso viajaba en la camioneta con Rodrigo el fatídico día del accidente y sobrevivió de milagro.

Rodrigo en plena expansión de popularidad en 2000
Rodrigo en plena expansión de popularidad en 2000 Crédito: Fox

"Entre la grabación del disco A 2000 en vivo y su salida, es un proceso de alta creatividad -recuerda Moreno-. Para mí, el mejor Rodrigo estuvo presente en los Luna Park. Estaba feliz con esa puesta que merecía y disfrutaba. Lo que nos corría del centro era el criterio de su manager Gozalo para seguir vendiendo indiscriminadamente shows a bailantas inhóspitas donde el Potro ya no podía tocar. Eso producía un sobre esfuerzo por cumplir y llegar a todos lados tarde. Gozalo metió veinticuatro shows durante el mes de abril que hacíamos trece Luna Parks. Es un proceso que lo veo en espiral desde una calma creativa, íntima y disfrutable (mucho en su casa de barrio San Martín en Córdoba) hasta una aceleración desenfrenada innecesaria, que produjo toda una tensión hasta el final".

Su papel tras bambalinas fue fundamental en la materialización de las ideas del Potro, que buscaba instalarse en otro lugar, soñaba con tocar en el Chateau Carreras de Córdoba y empezar una gira por teatros y estadios para abandonar esa maratón de siete conciertos en una noche. "No era una estrategia, era algo más intuitivo. Queríamos hacer cosas para mejorar sus condiciones, la puesta, el marco en el que se presentaba con el cuarteto desde una mirada casi antropológica y abierta a otros públicos", recuerda Moreno.

Su mirada cercana completa otro relato posible sobre la vigencia del Potro y el fenómeno que despertó con el cuarteto. "Hay algo inexplicable de su encanto y el poder personal. Ese poder se ve incluso en su muerte: todos saben que estaban haciendo ese día". Rodrigo se convirtió en leyenda esa luctuosa madrugada del 24 de junio de 2000 en la autopista La Plata-Buenos Aires. Se incorporaba, además, otro elemento mítico, Rodrigo murió el mismo día que Carlos Gardel, cuando su avión se estrelló en el aeropuerto de Medellín en 1935. Todavía los fans siguen haciendo peregrinación al monolito donde ocurrió el accidente.

La dinastía Bueno continúa. Su hermano Ulises de 31 años tuvo un despegue hace dos años cuando hizo su primer Luna Park y empieza a transformarse en una celebridad del cuarteto. La aparición mediática en pequeñas dosis en programas como el de Mirtha Legrand y PH Podemos hablar de Andy Kusnetzoff, en el que habló de sus adicciones y la vida de su hermano, completaron un primer desembarco mediático. En las plataformas musicales eso ya tuvo eco. Su canción "Intento", llegó a las diez millones de reproducciones en Spotify.

"Cuando empecé me planteaban 'tenés la voz, el apellido, defendé la música de tu hermano'. Después me acusaban de colgarme de él; incorporé temas de la Mona Jiménez y me echaban en cara que me había olvidado de Rodrigo. Opté por no hacer más de otros, por buscar lo mío", le contó Ulises a la periodista Gabriela Origlia de LA NACION antes de su primer show en el Luna Park.

Ulises Bueno habló de Rodrigo con Susana Giménez

38:42
Video

Ulises Bueno tenía 14 años cuando murió Rodrigo y soñaban con varios planes juntos. El Potro quería armar una orquesta de cuartetos para adolescentes, integrada por Ulises y los hermanos de sus músicos. "Estaba en el tope de su popularidad y se fue postergando. Después ya no se hizo", se lamenta Ulises,

Su amigo Moreno confirma: "Rodrigo tenía muchos proyectos en mente como el disco Planeta Rodrigo en el que estábamos trabajando. Ya tenía la canción de apertura que se llamaba 'Corazón loco'. Incluso la noche del accidente le llevé los primeros bocetos del arte de tapa".

Dieciocho años después, Moreno pone de nuevo esa canción inédita en el equipo de audio de su casa. Lo que suena es el crudo de un ensayo grabado a la medianoche en Benávidez, donde Rodrigo vivía con Alejandra su última novia, una relación que había desgastado su vínculo con su madre Bety Olave. La base de un pesado ritmo de tunga tunga en el teclado y el bajo lo impregna todo. La voz ronca de Rodrigo aparece de golpe y entona los primeros versos del tema: "Mi loco corazón/está muriendo de pena. Mi loco corazón/ no le importa la vida y me lleva a la tumba por tu amor". La canción implosiona cuando entra el acordeón.

"Es una de las últimas grabaciones que hizo. Esto me lo quedé y lo conservé 18 años", dice. Ese demo fue lo único que le quedó del músico, además del apodo de Kobra Varillense, flashbacks de situaciones compartidas, un expediente judicial, cajas llenas de recortes sobre Rodrigo, las cicatrices del accidente y la sensación que ese día murió un poco. "Ya ves, esto es un hit -exclama Moreno-. Han pasado 18 años y nadie ocupa ese lugar".

Ascenso meteórico

1,5 millones de discos

  • A 2000, grabado en vivo, se transformó en el disco más vendido de 2000 y de su carrera. El disco incluía un arte que relataba la historia del cuarteto y clásicos como "Soy cordobés" y "Cómo le digo".

13 conciertos históricos en el Luna Park

  • Durante abril de 2000 el artista rompía un récord para un género como el cuarteto.

2 películas sobre su figura

  • En 2001, se lanzó Rodrigo, la película; el jueves se estrena el El Potro, lo mejor del amor, con Florencia Peña, Fernán Mirás, Jimena Barón, Daniel Aráoz y Rodrigo Romero.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.