Noche de lobos: thriller no apto para impresionables

Fuente: LA NACION
Diego Batlle
(0)
29 de septiembre de 2018  

Muy buena (Hold the Dark, Estados Unidos/2018) / Dirección: Jeremy Saulnier / Guion: Macon Blair, basado en la novela de William Giraldi / Fotografía: Magnus Nordenhof Jønck / Edición: Julia Bloch / Música: Brooke Blair y Will Blair / Elenco: Jeffrey Wright, Alexander Skarsgard, Riley Keough, Julian Black Antelope y James Badge Dale / Duración: 125 minutos / Disponible en: Netflix

Jeremy Saulnier es uno de los directores de moda dentro del cine de género de los Estados Unidos. Tras los éxitos de Cenizas del pasado (Blue Ruin) y Green Room, rodó Hold the Dark, transposición de la novela de William Giraldi que, tras presentarse en un par de festivales (Toronto y Fantastic), se acaba de lanzar en todo el mundo como película original de Netflix con el título en castellano de Noche de lobos.

Quienes hayan visto los trabajos previos de Saulnier (y los que no, podrán comprobarlo ahora) sabrán que el universo del director es siempre recargado, violento, oscuro, ominoso, brutal. En este caso, con el crudísimo invierno de Alaska como fondo, y más precisamente en el ámbito de Keelut, veremos a una pequeña y aislada comunidad marcada por una sucesión de tragedias.

En el inicio del film un niño desaparece. Unos lobos merodean el lugar. La madre, Medora Stone (Riley Keough), está convencida de que ellos lo mataron y se lo llevaron. La zona está repleta de animales salvajes y, además de los cazadores, están los representantes de los pueblos originarios con sus leyendas ancestrales y milenarias.

Medora le escribe una carta a Russell Core (Jeffrey Wright), un escritor que alguna vez convivió con una manada de lobos, mató a uno y registró esa experiencia en un libro, para que la ayude. Y él se convertirá en uno de los protagonistas del film, el típico recién llegado que con ojos inocentes irá descubriendo los secretos y mentiras, las miserias y perversiones del lugar. El otro personaje central es Vernon (Alexander Skarsgard), marido de Medora, al que también en el comienzo vemos combatir, matar sin culpa y finalmente ser herido en Irak. De regreso a Alaska, iniciará otra de sus bacanales sangrientas a-lo-Sam Peckinpah.

El film -brillantemente rodado en exteriores- combina acción, drama, thriller psicológico y una mirada aterradora sobre la vida en ese lugar que se parece mucho al fin del mundo (geográficamente lo es). No apto para espíritus impresionables, Noche de lobos resulta un film fascinante, demoledor y, a su manera, también seductor.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.