La realidad del teatro para niños y sus tendencias

Fuente: LA NACION
Juan Garff
(0)
29 de septiembre de 2018  

Con la primavera se abre el tiempo de eventos y festivales, también en las artes escénicas dirigidas a los chicos. El miércoles próximo se inaugurará el 9º Festival Internacional de Teatro Niños y Jóvenes de Córdoba, y este fin de semana cierra en Posadas el 11º Festival Internacional Tutú Marambá. Ambos han logrado a través de su permanencia, nunca fácil en los tiempos que corren, responder a una creciente demanda del público familiar y de escuelas por espectáculos de calidad que incluyan a niños y jóvenes. A partir de la presencia de elencos nacionales e internacionales se fueron tejiendo también redes de contacto que permitieron a artistas locales incorporar experiencias de otros escenarios del mundo.

"Hoy podemos ver puestas en escena en Córdoba que están atravesadas por el intercambio con teatristas canadienses, como la reconocida dramaturga Suzanne Lebeau, que estuvo con sus obras en otras ediciones del festival", dice Raúl Sansica, director del festival cordobés.

El crecimiento del teatro independiente cordobés, respondiendo a una demanda del público familiar y de las escuelas, llevó en 2003 a la determinación de desprender un evento diferente del Festival del Mercosur, que incluía una sección para niños. Al año siguiente tomó su actual formato bienal, con el objetivo también de ofrecer respuestas a la ausencia de teatro dirigido a los jóvenes espectadores. En la edición de este año participan elencos de Francia, Italia, México, Brasil y Venezuela, a la vez que grupos de Buenos Aires, Misiones y Santa Fe, junto a una nutrida programación de puestas en escena cordobesas.

La itinerancia por unas 25 ciudades y localidades pequeñas de la provincia, la inclusión de público hospitalario y en situaciones de vulnerabilidad social, y el desarrollo de los vínculos intergeneracionales, llevando a interactuar a niños y abuelos entre escenario y platea son características que el Festival de Córdoba ha mantenido y profundizado a lo largo de sus ediciones. A ello se suma la permanencia de la exploración en el teatro para la primera infancia. En ese sentido se presenta en la instalación performática Flotante, una creación de Azul Borenstein y Natalia Chami para bebés y pequeños deambuladores que ya lleva dos temporadas en escena en Buenos Aires. Desde Córdoba se suma Susurros del agua, una propuesta de la cantante Coqui Dutto que incorpora el juego acuático a la música y la dramatización lúdica de un día en la vida del niño pequeño.

El Festival de Córdoba se inaugura en el Teatro Real el miércoles con Shake Game, una puesta en escena de la Comedia Infanto-Juvenil local que parte del universo literario de Shakespeare para dar vida a un misterioso videojuego, en un cruce de los tópicos clásicos con la tecnología y los nuevos lenguajes de los medios sociales. Está previsto también un homenaje al grupo porteño La Galera Encantada y su director Héctor Presa, por sus 40 años de aportes al teatro para chicos, de fuerte incidencia también en Córdoba a través de su participación activa en el festival a lo largo de los años. En esta edición estará presente con su obra La arena y el agua, protagonizada por el mismo Presa.

También el Festival Tutú Marambá, con sede en el Parque del Conocimiento de Posadas, incorporó el teatro para bebés en su búsqueda de nuevos lenguajes escénicos. Surgido como un festival de narradores hace diez años, se amplió en sus últimas ediciones a un amplio abanico de artes escénicas dedicadas a la infancia. "Incorporamos el circo, propuestas de títeres en diferente formato como Sietevidas, la ópera titiritesca de Silvina Reiunaudi, o La que tiene coronita, un estreno de la misma autora que evoca el trabajo con figuras de papel", dice Gricelda Rinaldi, curadora del festival misionero.

Por: Juan Garff

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.