La crisis de Boca: cómo fue la reunión entre Angelici y Barros Schelotto

Angelici y Guillermo, en una imagen de archivo.
Angelici y Guillermo, en una imagen de archivo. Fuente: FotoBAIRES
Franco Tossi
(0)
28 de septiembre de 2018  • 19:15

El clima en Boca es tormentoso, como nunca antes en el ciclo de Guillermo Barros Schelotto. La derrota en el superclásico ante River, por la Superliga, y la eliminación de la Copa Argentina, anoche ante Gimnasia y Esgrima La Plata, generaron un ambiente de absoluto pesimismo. No solo afuera, donde se sitúan los hinchas, sino que también en el vestuario el panorama es "desalentador", tal como le aseguraron a este diario algunos allegados al plantel. En ese contexto, no solo Boca retomó los entrenamientos: también Angelici tuvo una reunión con el Mellizo y espera el encuentro con los jugadores.

Las pálidas versiones que mostró el equipo tanto ante el Millonario como frente al Lobo cambiaron la cabeza del xeneize. Porque si la caída en el superclásico parecía haber sido motivo suficiente para alarmarse, el mazazo furioso que recibió el jueves en el Mario Alberto Kempes ocasionó que uno de los objetivos del semestre ya tenga la cruz por encima.

En Boca está instalada la sensación de que en el horizonte solo queda una sola cosa. Paradójicamente, la de mayor importancia: el partido de vuelta ante Cruzeiro, en Belo Horizonte, por los cuartos de final de la Copa Libertadores. Ni el 2-0 a favor en la ida genera seguridad, un resultado con el que, generalmente, cualquier equipo afirma un pie en las semifinales.

No obstante, existe una gran preocupación en el club. Sobre todo en su presidente, Daniel Angelici. El dirigente arrancó la mañana asegurando que de ninguna manera iba a dejar sin el cargo de entrenador al Mellizo, pero aseguró sin vueltas que "hacía tiempo que no veía jugar tan mal a Boca". En efecto, el mandamás se reunió con el técnico del xeneize en su oficina de la Bombonera. Allí, en esa cumbre, le trasladó a Guillermo su malestar con el momento del equipo, y le contó sobre su intranquilidad de cara a la revancha en Brasil, trascendental para la vida boquense.

Angelici quiere saber qué pasa con el rendimiento de algunos futbolistas y trasladarles la importancia que tiene la parada ante Cruzeiro.

Por otro lado, tocaron el tema que a partir del revuelo que se generó desde anoche parece haber tomado un rumbo secundario en muchos: la decisión de traer o no un arquero para evitar el debut de Javier Bustillos, ante un eventual imponderable, en una competición tan importante. La cuestión sigue stand by: la opción más firme es la de contratar a Marcos Díaz, aunque la poca convicción se basa en que el único camino posible es el de la compra, algo que la dirigencia no quiere. El segundo es el peruano Pedro Gallese: el arquero de selección se postuló y en Boca agrada, pero no para este momento, en el que no quieren un arquero de nombre importante que pueda tapar a Agustín Rossi, al que sí quieren ver en el arco. Se verá cuáles son los capítulos siguientes de esta historia.

Una imagen de un entrenamiento de Boca.
Una imagen de un entrenamiento de Boca. Fuente: FotoBAIRES

Queda en deuda la visita al plantel: podría realizarse en el Hotel Boca, cuando desde este sábado el plantel esté concentrado para enfrentar el domingo (a las 20) a Colón. Angelici quiere saber qué pasa con el rendimiento de algunos futbolistas y trasladarles la importancia que tiene la parada ante Cruzeiro. No importa cómo, lo único válido es la clasificación. Pese a que la relación entre el cuerpo técnico y sus dirigidos no transita su mejor momento: en el vestuario cordobés, Guillermo no solo eludió a la prensa sino que también a sus propios dirigidos, a los que no les dirigió la palabra.

En la práctica que hubo esta tarde, los que fueron titulares en la derrota ante Gimnasia -sumado Carlos Tevez, que disputó casi 80 minutos en Córdoba-, realizaron trabajos regenerativos en el gimnasio. Mientras que Barros Schelotto trabajó con el resto en la cancha N°1, en donde paró un principio de equipo para recibir al Sabalero, al que piensa enfrentar con un gran recambio: Rossi; Gino Peruzzi, Paolo Goltz, Leonardo Balerdi, Lucas Olaza; Nahitan Nández, Fernando Gago, Agustín Almendra; Emanuel Reynoso; Sebastián Villa y Mateo Retegui. Este sábado, con todos a su disposición, habrá más pistas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.