El discípulo: Berizzo lleva adelante el legado de Bielsa en un club único

Eduardo Berizzo trata de darle su sello al Bilbao
Eduardo Berizzo trata de darle su sello al Bilbao Crédito: Twitter Berizzo
Juan I. Irigoyen
(0)
28 de septiembre de 2018  • 23:59

BARCELONA.- Se ha escrito mucho sobre la Ley Bosman (a partir de 1995, los clubes de la Unión Europea no tienen cupo para alinear a jugadores comunitarios) y sus consecuencias en el fútbol 2.0. Históricos animadores de la Champions se quedaron mudos en Europa. Ya no hay rastro del Olympique de Marsella, de Steaua de Bucarest o del Celtic de Glasgow en las instancias finales de la Orejona. Y el legado del Ajax solo brilla en los poderosos Barcelona y Manchester City. Y, cuando cada vez se habla más alto de la posibilidad de que la Champios League se juegue los domingos, el Athletic Club se rebela contra los tiempos modernos. La nostalgia es presente en Bilbao, siempre memoriosos con el paso de Marcelo Bielsa, líder de San Mamés entre 2011 y 2013.

"El nuestro es un club muy diferente por sus características y por su filosofía. Aquí solo juegan futbolistas vascos. Es un club pasional y Marcelo es un entrenador pasional. Entonces, cuando se mezclan dos pasiones, pasa lo que pasó con Bielsa en Bilbao", explica Julen Guerrero, histórico jugador de los Leones. El actual DT del Leeds no solo llevó su romanticismo crónico al País Vasco, su equipo funcionó en el campo. "Sobre todo en su primera temporada. Fue increíble. Llegamos a la final de la Copa del Rey y de la Europa League, después de eliminar al Manchester United. Logró un fútbol alegre y atrevido, siempre proponía atacar al rival sin importarle quién fuese", añade Guerrero a LA NACION.

Y para retomar la senda de Bielsa, nadie mejor que Eduardo Berizzo. "La gente que arriesga termina consiguiendo cosas. Aunque en el camino se puedan equivocar; los valientes, al final, terminan consiguiendo éxitos", entiende Berizzo. Y manda un aviso al Camp Nou, antes del duelo de hoy ante el Barça. "La dificultad de enfrentar al Barcelona existe, como también la posibilidad de demostrarnos a nosotros mismos de lo que somos capaces". Pocos discípulos de Bielsa interpretan tan bien su filosofía como Berizzo. "Marcelo me generó un descubrir, una manera de entrenar diferente, innovadora, muy personal, que en mi caso me terminó por impregnar mi forma de trabajar. Sin él no sería lo mismo", asegura el extécnico del Celta y el Sevilla.

Después de Bielsa, el Athletic apostó por Ernesto Valverde. Pero cuando el actual técnico del Barça se marchó de Bilbao, en San Mamés no dudaron: había que buscar a Berizzo. Entonces, el Toto ya tenía todo arreglado con el Sevilla. Y esta temporada no lo dejaron escapar. Sin embargo, antes de dar el sí, Berizzo tenía una llamada pendiente. "Hablé con Marcelo antes de venir a Bilbao. Es un espejo donde mirarme. Lo he disfrutarlo siendo su jugador (Newell's) y como su segundo entrenador (Chile). Se tiende a la comparación y siento decepciones porque voy a estar siempre en desventaja", anunció el entrenador cordobés en su presentación. También telefoneó a Valverde. "Berizzo no engaña a nadie, va directo a lo que él busca y quiere dominar el partido y ahí están los resultados de sus equipos", lo definió el DT de Barcelona.

"El Athletic de Berizzo es un equipo que busca los partidos. Todos los saben. La duda está en el esfuerzo físico que realiza. Es blanco o negro. Si te sale bien arrollas al rival, el problema es cuando no puedes traducir era superioridad en goles. En los segundos tiempos puede sufrir. Pero es un equipo reconocible, de autor", apunta Julen Guerrero, uno de los pocos one club men, siempre fiel al Athletic. Es entonces, cuando se habla de un equipo de autor, cuando vuelve a sonar el nombre de Bielsa. "Tienen muchas cosas parecidas y van más allá del juego. Tanto Marcelo como Eduardo son dos técnicos cercanos. Y eso gusta mucho en Bilbao, se necesita el contacto entre el equipo y los aficionados. Berizzo es muy humano, una característica fundamental para ser entrenador del Athletic", concluye Guerrero.

Berizzo busca romper una racha de 16 años sin triunfos ante el Barcelona; pero, sobre todo, el técnico de Cruz Alta quiere saborear (si es que puede) de la casa azulgrana y del fútbol Lionel Messi. "No son muchas las veces en la vida que un entrenador puede ir a dirigir al Camp Nou. Eso es un privilegio. La responsabilidad del cargo no te permite disfrutarlo en esa magnitud, pero no deja de ser un privilegio enfrentarme al mejor futbolista del mundo o de la historia, en un campo excepcional. Tal vez los entrenadores deberíamos dejar un espacio para disfrutar, más allá de toda la responsabilidad que conlleva jugar ante el Barcelona en su campo", remata el Toto. Bielsa nunca pudo domar al Barça de Messi (solo le sacó un empate en San Mamés), Berizzo, su alumno más aventajado, intentará redimir a su maestro.

El análisis de Bielsa tras aquél recordado 2-2 entre el Bilbao y el Barcelona de Pep

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.