Suscriptor digital

No todo está perdido: a qué sectores les irá mejor

Juan Pablo Ronderos
Juan Pablo Ronderos PARA LA NACION
Aun con un escenario general recesivo,hay casos alentadores
(0)
30 de septiembre de 2018  

Con un escenario recesivo para los próximos meses, la evolución de la actividad económica debe analizarse tanto de forma integral como también teniendo en cuenta las particularidades de los diferentes entre sectores. La territorialidad argentina da cuenta de que algunas regiones e industrias tendrán mejores perspectivas para 2019 que otras.

En líneas generales, en un contexto de caída de la actividad producto de una fuerte depreciación de la moneda, los sectores que saldrán mejor parados son aquellos que sean exportadores o cuenten con ingresos fijos en dólares. Los mejores ejemplos se encuentran en el sector agropecuario y aquellos asociados a su cadena de valor, que se recuperarán hacia 2019 no solo por este efecto sino también como producto de la reversión del efecto de la sequía de 2018. Trasladado al mapa, esto generará también un impacto positivo en la zona del país con una mejor evolución e impulso del consumo. Así, si bien el consumo interno se resentiría en general en todo el país, esta será una de las regiones de mejor performance.

También podrán impulsar la actividad las economías regionales orientadas a la exportación, como es el caso de los cítricos en el litoral, la producción de limones en Tucumán, y otras economías regionales como las peras, manzanas, yerba, tabaco o miel, que encontrarían un incentivo generado por la competitividad. De la misma manera, los lugares asociados al turismo receptivo, como puede ser la zona fronteriza de Misiones, podrían tener un saldo positivo.

Mientras tanto, en sur del país la actividad petrolera avanza con expectativas en línea con la recuperación del precio internacional del petróleo, incluso cuando las últimas novedades regulatorias (en materia de derechos de exportación y precios internos) han perjudicado al sector. Hoy el foco está puesto en el desarrollo de Vaca Muerta y las inversiones no convencionales, por los incentivos al precio del gas y la reducción de costos en la construcción de pozos. En menor medida, se espera que continúen los desembolsos para 2019 y, en consecuencia, otra zona con fuerte actividad.

El análisis sectorial permite que el GPS marque en cada punto del mapa aquellas regiones con mejores perspectivas económicas. Estar atento implica conocer que la estructura general está dada por un marco de empeoramiento de la actividad económica, pero también es necesario entender que el impacto es diferencial y que las implicancias son distintas tanto a nivel sectorial como a nivel regional.

El autor es economista, director en Abeceb

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?