Suscriptor digital

Antes del debut de las bandas de flotación, suben el dólar y el riesgo país

La divisa cerró a un promedio de $41,89 y en el Banco Nación incluso superó los $42; los bonos argentinos bajaron y el riesgo trepó 31 unidades, a 621 puntos
La divisa cerró a un promedio de $41,89 y en el Banco Nación incluso superó los $42; los bonos argentinos bajaron y el riesgo trepó 31 unidades, a 621 puntos Fuente: Archivo
Sofía Terrile
(0)
29 de septiembre de 2018  

Las cartas del Banco Central están sobre la mesa desde el miércoles pasado. Y, mientras el presidente de la entidad, Guido Sandleris , anunciaba el nuevo esquema de política cambiaria con la "zona de no intervención" entre los $34 y $44 por dólar, el mercado ya pensaba en redoblar la apuesta. El resultado: el billete minorista subió desde entonces $2,45 y cerró ayer, último día con operaciones antes de que -el lunes- debute la banda o zona de flotación, en $41,89, según el promedio del relevamiento del BCRA. En el Banco Nación incluso finalizó más arriba: $42,05.

Los $41,89 por unidad a los que cerró el dólar minorista están poco más de $2 por debajo del límite superior de la banda ($44). La tendencia, coinciden los analistas, es que la divisa se deslice hacia el "techo": hay poca oferta y, con poco volumen de operaciones, el dólar pega saltos de más de un peso fácilmente.

El volumen de ayer fue de US$267 millones, mientras que el promedio diario de septiembre se ubicó en US$306 millones y, el del año, en US$466 millones, detalló Diego Falcone, de la firma Cohen. El dólar mayorista, en tanto, avanzó 4,31% y cerró a $41,31.

Gustavo Quintana, de PR Cambios, aseguró que, además, ayer hubo más presión sobre el tipo de cambio porque fue el último día hábil del mes y, por ende, una jornada en la que se vencían muchas posiciones. Afirmó que es probable que el BCRA haya intervenido en el mercado de futuros, como lo hizo anteayer, para enviar señales al mercado, pero más que nada para posponer algunos vencimientos de este tipo que enfrentaba ayer.

"Hay prudencia en los mercados y se está esperando un nuevo punto de equilibrio a partir de las medidas", dijo Quintana sobre el estado de ánimo en la City. Para el operador cambiario, la última rueda de la semana fue un "ensayo" de las zonas de no intervención, porque el Central no tuvo una posición agresiva para que cediera la presión sobre el tipo de cambio. "Hay que ver cómo empieza a moverse el nivel de tasas la semana que viene, qué tan fuerte es el apretón monetario [el BCRA también anunció que la base monetaria, el dinero en circulación, crecerá 0% en términos nominales hasta junio de 2019] y cómo el mercado se acomoda a la realidad", anticipó.

Los saltos en el tipo de cambio dieron vuelta ayer la tendencia positiva que habían mostrado los bonos argentinos el jueves. Luego del anuncio del nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y de que se despejaran casi definitivamente las dudas sobre el programa financiero, los bonos soberanos en dólares habían respondido de manera positiva. Sin embargo, ayer empezaron a revivir, en parte, las dudas sobre la capacidad del pago de la deuda de la Argentina. Esto se debe a las obligaciones en dólares y las dificultades que supone la suba rápida del tipo de cambio.

"El jueves se vio una reacción lógica luego del conocimiento del nuevo programa con el FMI: buenas noticias para los bonos en dólares, malas para las acciones, porque la recesión será más profunda, y también para el peso, por la zona de no intervención", detalló Falcone.

Ayer, el panorama se revirtió por el salto del tipo de cambio y eso tuvo su efecto en el riesgo país: subió 31 unidades y cerró en 621 puntos básicos. Los bonos en dólares cerraron ofrecidos, con bajas promedio de 1,5 dólares para el tramo medio y largo de la curva. De esta manera entonces, la deuda en dólares bajó en la semana un 2% promedio para los mismos tramos. Por su parte, para el tramo en pesos las tasas de Lebac y Lecap operaron en niveles de entre 55% y 65% anual.

Las acciones argentinas en Wall Street mostraron tendencias mixtas, aunque las bajas fueron más pronunciadas que las subas. Los bancos encabezaron las pérdidas. Los mayores descensos fueron para los papeles de Banco Supervielle (7,48%); Grupo Financiero Galicia (5,78%) y Banco Macro (5,59%). En tanto, las mayores ganancias fueron para Loma Negra (1,84%) y Despegar (1,08%). El Merval, además, cayó ayer 0,56% y acumuló una baja del 2,65% en la semana.

El analista financiero Christian Buteler aseguró que los jugadores seguirán anticipándose a las jugadas del Central, que estará casi obligado a correr por detrás de la demanda. "La única herramienta eficaz para contener la corrida es la venta de dólares. Pero no hay un monto mágico que determine que esto se va a calmar. La gente no está comprando porque el dólar está barato, sino porque percibe que va a seguir subiendo", concluyó.

Fuentes del BCRA buscaron transmitir ayer tranquilidad. Señalaron que el mercado aún está en una "fase de aprendizaje" y que, en realidad, la nueva política monetaria comenzará pasado mañana.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?