Fin de una racha histórica: tras 62 años, no habrá ningún Heguy en el Abierto de Palermo de polo

El clásico entre los dos equipos de Los Indios y Chapaleufú, que llegó a tener 7 Heguy en la cancha, fue una de las grandes rivalidades de la historia del Argentino Abierto.
El clásico entre los dos equipos de Los Indios y Chapaleufú, que llegó a tener 7 Heguy en la cancha, fue una de las grandes rivalidades de la historia del Argentino Abierto. Fuente: LA NACION
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
29 de septiembre de 2018  • 01:16

La familia Heguy es la más importante de la historia de un deporte: el polo. Diez integrantes brillaron durante más de medio siglo en la disciplina en la que la Argentina es amplio líder mundial. Pero acaba de decretarse el fin de una impresionante seguidilla del clan, dificilísima de empardar: al perder Chapaleufú contra La Esquina por 12-8 en la clasificación para Hurlingham y Palermo, Alberto Heguy (h.) ya no podrá acceder al Argentino Abierto y entonces, luego de seis décadas y algo más, el apellido vascofrancés no figurará en el programa del certamen de caballos y bochas más grande del planeta.

Queda una posibilidad, por cierto no deseable: que se lesione alguno de los 40 protagonistas del Abierto de Palermo y que su equipo convoque a alguno de los Heguy como suplente. Salvo en caso de que se dé esa excepción, se interrumpirá una serie que comenzó en 1956, con el debut de un joven Horacio Antonio Heguy de 4 goles de handicap. Los Heguy, pues, encadenaron 62 años de historia -y mucha gloria en medio- en La Catedral.

Alberto, o "Pepe", de 51 años, era el único en carrera por participar en el campeonato en noviembre, pero la segunda derrota en el clasificatorio lo dejó sin posibilidades. Su hermano Eduardo (52) compartió Chapaleufú con él hasta 2017, pero se retiró de la Triple Corona hace diez meses.

Alberto "Pepe" Heguy, el único que intentaba acceder a Palermo 2018, perdió en la clasificación; ya sin chances para el delantero de 51 años, se interrumpe una seguidilla de 62 con el apellido presente en el mejor certamen de polo del mundo.
Alberto "Pepe" Heguy, el único que intentaba acceder a Palermo 2018, perdió en la clasificación; ya sin chances para el delantero de 51 años, se interrumpe una seguidilla de 62 con el apellido presente en el mejor certamen de polo del mundo. Crédito: Matias Callejo / AAP

Fueron tres las generaciones de Heguy en esos seis decenios de participación ininterrumpida, con el patriarca Antonio, sus hijos Horacio Antonio y Alberto Pedro, y los descendientes directos de estos dos: los mellizos Gonzalo Antonio y Horacio Segundo, Marcos y Bautista, por un lado, y Eduardo, Alberto e Ignacio (Tomás no se dedicó al polo de alto nivel), por el otro. Entre los diez se apilan 71 títulos individuales de campeón argentino, más uno en condición de suplente. Una enormidad. Y en 31 de esos 62 años de actuación hubo un Heguy levantado la copa. Una vez cada dos temporadas. Parece irrepetible.

Marcos, Horacio (h.), Bautista y Gonzalo Heguy, el primer conjunto de cuatro hermanos campeón en el Abierto de Palermo; una formación que marcó una época.
Marcos, Horacio (h.), Bautista y Gonzalo Heguy, el primer conjunto de cuatro hermanos campeón en el Abierto de Palermo; una formación que marcó una época. Fuente: LA NACION

Horacio Antonio y Alberto Pedro compusieron el cuarteto más exitoso de todos los tiempos, el Coronel Suárez que tenía también a los hermanos Juan Carlos (h.) y Alfredo Harriott. Dominaron hasta el aburrimiento, incluidas diez conquistas seguidas (1961-1970), y fueron grandes criadores de campeones... humanos. Sus vástagos dominaron un par de décadas, de 1986 a 2004, con diez coronas. Seis lauros fueron de Los Indios-Chapaleufú y cuatro de Los Indios-Chapaleufú II, dos equipos de gran rivalidad, con momentos de alta tensión y supremacía de los hijos de Horacio, que conformarían el primer cuarteto de hermanos vencedor en el podio (cuatro éxitos compartidos en total). Pero los de Alberto Pedro se dieron un par de gustos grandes: ganaron las dos finales de Palermo (1996 y 2004) que enfrentaron a ambos.

Eduardo, Ignacio y Alberto (h.), campeones en 2000 frente a La Dolfina, junto a Milo Fernández Araujo (izquierda) y el director técnico Daniel González.
Eduardo, Ignacio y Alberto (h.), campeones en 2000 frente a La Dolfina, junto a Milo Fernández Araujo (izquierda) y el director técnico Daniel González. Fuente: LA NACION

"Sesenta y dos años son un tiempito... Es rarísimo que haya pasado. Estoy más que conforme. Estoy hecho", comentó a LA NACION Alberto Pedro Heguy, que a sus 77 años sigue yendo a ver polo como el primer día. El hombre tenía un récord de 28 intervenciones en el Argentino Abierto, pero fue superado por sus dos hijos mayores, "Ruso" y Pepe, que acumulan 31. Sin embargo, a don Alberto nadie le quita uno de sus varios orgullos: fundó los dos conjuntos de Los Indios, club de San Miguel, y Chapaleufú, el de Intendente Alvear, La Pampa, donde todos pasaron gran parte de sus vidas. En el primer conjunto (1983 y 1984) actuó con su hermano y sus sobrinos mayores; en el segundo (1985 a 1991), con sus dos chicos más grandes.

Al principio de la existencia de Chapa II, el ganador era casi siempre su clásico adversario, conformado por los sobrinos de Alberto. "En las zonas nos ganaban casi siempre, sobre todo cuando jugué. Ya cuando dejé mi lugar nos fue un poco mejor", afirmó el exdelantero, que se retiró a los 50 años, en 1991. Su desquite en el historial llegó ya del otro lado de la tabla, gracias a aquellas definiciones de Palermo con siete ('96) y seis ('04) Heguy en la cancha 1 del Campo Argentino de Polo. "Yo era opositor al gobernador Marín, pero lo llamé para que fuera a ver a dos equipos pampeanos en la final. No se animó a venir. Habría sido lindo que estuviera", lamentó.

Pero la historia Heguy-Argentino Abierto comenzó muchísimo antes. Horacio la abrió en aquel 1956 y a los dos años se dio un placer que Alberto no disfrutó: ser campeón con su padre, en la única ocasión en que Antonio se coronó. Horacio fue el más laureado de la familia, con 19 estrellas como titular y una como suplente; Alberto Pedro logró 17. Horacio (h.) y Marcos tienen 6 trofeos; Gonzalo (fallecido en 2000, a los 33 años) y Bautista obtuvieron 5, y Eduardo, Alberto (h.) e Ignacio, 4 cada uno.

"Pepe", en un ataque de Chapaleufú, este viernes en la cancha 2 de Dorrego y Libertador; la caída por 12-8 a manos de La Esquina dejó sin chances al único Heguy que aspiraba a ser protagonista este año.
"Pepe", en un ataque de Chapaleufú, este viernes en la cancha 2 de Dorrego y Libertador; la caída por 12-8 a manos de La Esquina dejó sin chances al único Heguy que aspiraba a ser protagonista este año. Crédito: Matias Callejo / AAP

A medida que pasaron los calendarios, otros protagonistas ocuparon los podios, con enorme calidad y peso histórico, como Adolfo Cambiaso, Juan Martín Nero y Facundo Pieres, y hoy se abre una pausa en la presencia de los Heguy. Por algún tiempo no estarán en los tableros de ambas canchas, pero no debería demorararse mucho en surgir la cuarta generación.

"Ya no embocamos con ninguno. Por varios años se corta. Volveré a la tribuna de Dorrego", apuntó Alberto Pedro, con la broma de "bajar" de categoría de entradas al ya no tener hijos en la cancha. Paulatinamente alejado del trabajo de los caballos, les derivó los suyos a los nietos, que andan por los 14 y los 15 años en el caso de los más grandes (Cruz, de Eduardo, y los mellizos Antonio y Silvestre, de Pepe), pero no los ve listos tan pronto como para reanudar la tradición Heguy en Libertador y Dorrego. "Siempre me pareció tan difícil cuando lo jugaba, que creí imposible que mis sobrinos e hijos lo hicieran, pero aparecieron. Y ahora vuelve a parecerme imposible. Condiciones y apoyo tienen de sobra estos chicos, pero por 10 años no me hago ilusiones. Esperemos que algún día tengan el handicap suficiente; a lo mejor entran de a uno a un equipo grande. Pero veo tan difícil jugar el Abierto, porque los equipos grandes son muy buenos... El nivel que ha alcanzado el polo argentino me impresiona", opinó el criador y veterinario.

Pues, ciertamente, él y los otros Heguy son enormes responsables de eso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.