Suscriptor digital

El renacimiento de la estación Comodoro Rivadavia

En épocas de intensa actividad, la estación de Comodoro Rivadavia, marcaba el ritmo de la ciudad.
En épocas de intensa actividad, la estación de Comodoro Rivadavia, marcaba el ritmo de la ciudad. Crédito: Kolhmann - Fototeca de la Biblioteca Nacional.
Daniel Balmaceda
(0)
29 de septiembre de 2018  • 01:52

El comodoro Martín Rivadavia, nieto de Bernardino y marino de la Armada, exploró la costa del golfo San Jorge en 1892. Apenas nueve años después, en 1901, iba a morir debido a un accidente casero. El trágico hecho tuvo alta repercusión porque el infortunado, que ocupaba el cargo de ministro de Marina, era considerado uno de los principales impulsores del desarrollo naval. Para rendirle homenaje, se resolvió bautizar con el nombre de Comodoro Rivadavia a la principal ciudad del golfo San Jorge. Fue fundada antes de que se cumplieran dos semanas de la muerte del guardián de nuestra soberanía.

En 1907 se halló petróleo en el lugar. De inmediato surgieron los primeros proyectos para dotar a la ciudad chubutense de una estación de ferrocarril. La tarea fue encomendada a José Carrozzi, quien completó la obra entre 1910 y 1912. Fue mucho más que una estación, ya que el terreno aledaño se convirtió en punto de reunión de los vecinos ante cualquier acontecimiento notable.

El tendido de vías se dirigía unos 150 kilómetfros hacia el oeste, hasta la pintoresca población de Sarmiento, en la meseta patagónica. Los primeros trenes cumplieron, además, una función primordial: el transporte de los obreros que vivían en barrios ubicados a tres, cinco y ocho kilómetros del centro.

El ramal se mantuvo hasta 1978. Durante veinte años, la estación Comodoro Rivadavia fue nada más que un solitario edificio con historia y sin destino. Hasta que en 2001 (cuando se cumplía el centenario de la ciudad) volvió a nacer, reciclado, como Museo Ferroportuario.

Para los comodorenses se trata de un espacio que preserva la memoria y la tradición de su ciudad. Para quienes tenemos el gusto de visitarlo como turistas, el museo nos permite comprender el funcionamiento de una estación de trenes íntimamante ligada al puerto. Pero, además, nos traslada a su historia cotidiana, forjada en un ambiente de trabajo y solidaridad. En la recia costa patagónica, Comodoro se ha ganado un lugar entre las principales ciudades del país.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?