Paulo Londra abrió una semana consagratoria para el trap nacional

Junto al puertorriqueño Lenny Tavarez, con el que hizo "Nena maldición", el primer paso regional de Paulo Londra
Junto al puertorriqueño Lenny Tavarez, con el que hizo "Nena maldición", el primer paso regional de Paulo Londra Crédito: Mono Gómez
Emilio Zavaley
(0)
29 de septiembre de 2018  • 12:20

Es una semana histórica para el trap nacional. Mientras Duki espera su show en el Luna Park -el viernes 5 de octubre- con entradas agotadas, Paulo Londra abrió anoche su serie de cuatro presentaciones en el teatro Gran Rex -tres con el cartel de sold out-. En enero de este año, nadie se imaginaba que el fenómeno iba a escalar tan rápido, y mientras estos artistas jóvenes dibujan su futuro a escala regional, todo indica que aún les falta para hacer cumbre.

Lo que Londra tiene para ofrecer ya es muy distinto a lo que mostró en Niceto Club a fines de mayo, donde se había presentado entre una crew de freestylers y raperos, sin demasiado despliegue de escenografía. Ahora, la estructura del show está pensada al detalle, digna de una estrella en formación, como si junto a su equipo hubiera tomado nota de los grandes artistas del trap y reggaetón latino que pasaron por Argentina en el último año, como Bad Bunny, J Balvin, Nicky Jam, Karol G y más.

Paulo Londra vuelve a actuar en el Gran Rex el domingo 30 y el 12 y 13 de octubre
Paulo Londra vuelve a actuar en el Gran Rex el domingo 30 y el 12 y 13 de octubre Crédito: Mono Gómez

Así, el cordobés empezó a recorrer su no tan extenso catálogo de megahits en tiempos de streaming (está dentro del Top 200 de Spotify de los artistas con más oyentes mensuales) con intervenciones que no dejaron caer la presentación en ningún momento. Abre con "Condenado para el millón", uno de los pocos temas en los que destila bronca en la letra, pasa a "Relax", su primera canción, y de ahí al trap melódico y romántico de "Me tiene mal". Después, hizo subir a dos fans de la primera fila para que jueguen al básquet e intenten un tiro al aro que está puesto en un rincón del escenario -como Drake en su tour con Migos- y comenzó la interacción con su DJ y amigo Alan Tejeda. Hablaron de todo lo que soñó llegar a dónde está, le preguntó si quería salir para darle pie a "Luna llena" y de las historias de amor frustrado que impulsaron sus canciones. "¿Cómo no me iba a inspirar una chica que juegue a la Play. al Spiderman y al PES?", dice antes de "Camara lenta". Otra estrategia para entregar este pack sellado al vacío es hacer versiones "acústicas" antes de ejecutar las finales con los beats completos. Después de "Cámara lenta", lo repitió en "Cuando te besé" -su feat con Becky G, que en un mes ya superó los 150 millones de plays en YouTube- y en "Chica paranormal".

"Esto es como pasar de jugar al basquet con tus amigos en la plaza a jugar en la NBA", decía en el video que proyectaron como intro en el inicio de la noche. Los gritos del público lo hicieron entrar tarde en algunas ocasiones, en otros momentos lo emocionaron ("Me van a hacer llorar", repitió) y cuando presentó al puertorriqueño Lenny Tavarez los alaridos taparon la base de "Nena maldición". En el medio de todo eso, el cordobés miró un par de veces al fondo del escenario y señaló al Paulo Londra tamaño Godzilla que muestra la pantalla, sin poder creer que lo que estaba sucediendo: era un gordito blanco comiéndose la calle Corrientes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.