El valiente oficio del cronista, de Ignacio Ezcurra al tiempo virreinal

Ignacio Ezcurra
Ignacio Ezcurra
Viajes y periodismo se combinan en el Museo Pueyrredón de San Isidro con textos, pinturas y fotos que llegan del siglo XVIII hasta la guerra de Vietnam
Silvina Premat
(0)
30 de septiembre de 2018  

"Llegó a Vietnam con un consentimiento de LA NACION arrancado a fuerza de convicción e insistencia. Envió unos pocos despachos, vibrantes, certeros. Lo último que dejó escrito sobre su máquina de escribir, antes de salir de apuro hacia el explosivo barrio de Cholón, fueron nueve palabras: 'Saigón, 8 de mayo. Correrá mucha sangre en mayo.'. La profecía de su propio destino". Así cuenta los últimos momentos de la vida de Ignacio Ezcurra una muestra que ayer se abrió en el Museo Pueyrredón, en San Isidro, y que rinde homenaje al periodista de esa localidad asesinado hace 50 años durante la guerra de Vietnam.

Viajeros en el tiempo, Ignacio Ezcurra y la tradición de la crónica, organizada por la Subsecretaría General de Cultura de San Isidro con la colaboración de LA NACION y el auspicio del Grupo Asegurador La Segunda, pone a ese género periodístico en el centro de relatos contados con una máquina de escribir o una cámara fotográfica, un pincel o una pluma, durante el siglo XVIII en territorio rioplatense o dos siglos más tarde en aquel lejano país asiático.

"Es bueno que sea interpretada como una historia visual y escrita del encuentro de dos mundos, el Viejo y el Nuevo, y de las contradicciones y las aventuras que esos encuentros generan -explica Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria de Cultura de San Isidro y curadora de la muestra junto con Cecilia Lebrero y Patricio López Méndez-. Es más interesante que pensarla en el formato de género, pintura, fotografía, periodismo, literatura. Los recursos de estos géneros son utilizados aquí con un propósito urgente, el de contar a otros lo que desborda los ojos y el alma. El formato de la crónica viajera es peculiar, ya que trata de comunicar con la mayor precisión posible lo que otros solo verán a través de los ojos del cronista".

Encarnación, la hija, con las fotos de su padre ilustre
Encarnación, la hija, con las fotos de su padre ilustre Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

La visión de Encarnación Ezcurra, hija de Ignacio, es más íntima: "Me emociona ver cosas que hemos tenido en casa tanto tiempo presentadas al público, nada menos que en San Isidro, justo 50 años después de su muerte. No lo planeamos, pero creo que no podría haber sido de otra manera. Me conmueve no ya el material, que me es familiar, como el efecto: el trabajo del equipo que armó la muestra, los comentarios que despierta, los recuerdos de una época y un ideal que Ignacio representa, la admiración por una vocación, y que esta sea el periodismo, y la estela de tristeza y orgullo que dejó en su familia".

Hay además una producción que integra dos obras del consagrado Prilidiano Pueyrredón, prestadas por el Bellas Artes, con la narración de la vida cotidiana de criollos y españoles en tiempos del Virreinato que hace un viajero anónimo. De las 54 que componen la serie, propiedad del coleccionista argentino Mario López Olaciregui, se exhiben 26. "Un verdadero tesoro", afirman los curadores.

Escenas de la guerra del Paraguay descriptas por el álbum del pintor suizo Adolphe Methfessel entran en diálogo con láminas del inglés Emeric Essex Vidal y con imágenes de la Buenos Aires colonial. A esas imágenes se suman textos de distintos tipos. Una carta de quien fuera el dueño de casa, Juan Martín de Pueyrredón, mientras estaba al frente del Ejército del Norte y en la que relata su situación a José Chiclana, integrante del Primer Triunvirato. Un libro de historias de la vida cotidiana en torno a recetas y el famoso Cocina ecléctica, de Juana M. Gorriti, prestado por la Academia Nacional de Letras.

Tres salas reúnen objetos personales de Ezcurra, como su Lettera 22, su cámara fotográfica, su carnet de periodista, algunas de las fotografías que tomó durante sus viajes y algunos de sus artículos más emblemáticos, como "Reportaje al poder negro" (1967), sobre el conflicto racial en los Estados Unidos, texto de estudio en las facultades de periodismo.

Los papeles de un periodista ejemplar
Los papeles de un periodista ejemplar Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez

"Cuando LA NACION llevó a la Municipalidad de San Isidro la idea de rendirle un tributo a Ignacio Ezcurra, que vivió aquí su infancia, aquello era apenas una semilla -dice Carlos M. Reymundo Roberts, prosecretario general de Redacción del diario y autor de los textos de sala de la muestra-. Una semilla que la Subsecretaría de Cultura, con Eleonora Jaureguiberry y todo su equipo, potenció hasta convertirla en algo así como los Jardines de Babilonia. Esta muestra es una maravilla, un merecidísimo homenaje no solo a ese extraordinario periodista que fue Ignacio, sino a la crónica como género fundamental para contar la historia a través de distintos formatos".

Jaureguiberry, que también es directora del Museo Pueyrredón, sintetizó: "La muestra es un viaje por la mirada de aquellos cronistas europeos que desde el siglo XVIII llegaron a este continente para plasmar en sus obras una geografía desconocida. En el siglo XIX comienza a invertirse la corriente. Y en el siglo XX, Ignacio Ezcurra, vecino de San Isidro, cronista de LA NACION, cierra ese círculo con sus crónicas de un Vietnam también lejano, exótico y sangriento".

Una vida breve pero intensa

Ignacio Ezcurra nació en San Isidro en 1939. Era quinto de 12 hermanos. En 1956 se recibió de bachiller en el colegio El Salvador. Estudio Periodismo en la Universidad de Missouri (Columbia). En 1961, volvió al país y fue enviado por la Secretaría de Cultura de la Nación y el Instituto Di Tella a más de 60 ciudades para ofrecer espectáculos audiovisuales y documentales. En 1962, empezó a trabajar en LA NACION. En mayo de 1968, a los 28 años, murió asesinado en Saigón, cuando cubría la Guerra de Vietnam. Estaba casado con Inés Lynch y tenía dos hijos: Encarnación y Juan Ignacio, que nació seis meses después de su muerte.

Para agendar

Viajeros en el tiempo, Ignacio Ezcurra y la tradición de la crónica. Hasta el 9 de diciembre, en el museo Museo Pueyrredón, Rivera Indarte 48, Acasusso. Entrada libre

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.