Suscriptor digital

Un diálogo de dos mundos a través de la crónica

(0)
30 de septiembre de 2018  

Por qué esta casa me inoportuna y no me suelta?" Witold Gombrowicz, el gran escritor polaco que vivió 24 años en la Argentina, se hacía esta pregunta en relación con la casa de los Pueyrredón, blanca y secular, que se había vuelto para él algo íntimo, un dolor que le calaba el alma. ¿Qué tiene este pequeño museo de solo trece salas y menos de diez personas en su staff que genera tanta emoción en quienes lo visitan? El Pueyrredón es, a pesar de su tamaño, un museo inmenso. Su patrimonio arquitectónico es tan extraordinario como los hechos que allí ocurrieron y la gente que lo habitó. Gombrowicz comprendió la poesía que habita la casa y las historias que contiene.

En Viajeros en el tiempo, la muestra temporaria y la colección permanente conviven en las salas y tejen el relato del encuentro de dos mundos. Pintores viajeros que dan cuenta de un mundo exótico, maravilloso y feroz; retratistas de campaña, espías, naturalistas devenidos cronistas de guerra, generales que escriben cartas desde el frente de batalla; la aparición del campo autónomo del periodismo y el surgimiento de la fotografía. Este conjunto de imágenes y relatos son relevantes hoy porque nos permiten imaginar un mundo que ya no existe, pero subsiste en la raíz misma de lo que somos. Viajando en el tiempo llegamos al siglo XX y al inolvidable Ignacio Ezcurra, vecino de San Isidro, personaje global, cronista viajero que nos contaba de primera mano lo que ocurría del otro lado del mundo, un mundo para nosotros distante y a veces cruel.

Viajeros en el tiempo pretende ser un ejercicio de la imaginación. Recorrer la muestra con ojos de viaje significa desafiar las categorías de sentido común que nos inclinan a separar el arte de aquello que no lo es, y la literatura de la crónica y del pasquín. Las imágenes y los textos exhibidos mezclan sin pudor y casi sin conciencia el documento, la arenga, la pretensión de afirmación política y social, y la pericia técnica, la innovación estilística y la poesía. La urgencia y el ímpetu son el común denominador.

Este tono atraviesa de comienzo a fin una de las mejores obras que se han escrito en estas tierras: el Facundo, de Domingo Faustino Sarmiento. El Museo Pueyrredón propone, por el tiempo que dura la muestra, una lectura virtual y colectiva a través de Twitter de este libro inclasificable, suma de ensayo sociológico, instrumento propositivo, libro de viaje y preciosa literatura. El museo se convierte así en un viajero del siglo XXI.

Subsecretaria general de Cultura de la municipalidad de San Isidro

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?