Suscriptor digital

La crisis afecta la imagen de Macri, pero más gradualmente

Fuente: AFP - Crédito: Eitan Abramovich
Los analistas detectan una baja fuerte de las expectativas; pero a diferencia de lo que ocurrió en los primeros meses de devaluación, la curva es menos marcada
Lucrecia Bullrich
(0)
30 de septiembre de 2018  

La crisis económica golpea fuerte la imagen y los índices de aprobación de Mauricio Macri y su gobierno. Además, como nunca antes en los últimos dos años y diez meses, están en duda los principales atributos simbólicos con los que Cambiemos accedió al poder: la credibilidad y la expectativa, la confianza en que el futuro sería mejor.

El quiebre mayor, sin embargo, no se registró en las últimas semanas. Data de mayo último, cuando Macri anunció el primer y fallido acuerdo con el FMI . Desde entonces, por la inflación, la recesión y la devaluación del peso, la caída es sostenida. Sin embargo, no se aceleró sustancialmente. Los analistas políticos coinciden en que no existe un clima como el de 2001, que hay una asunción de situación de crisis larga. Ese es el escenario que describieron, con matices, siete especialistas en opinión pública consultados por la nacion, a partir de sus últimas encuestas.

"La caída en la imagen y la aprobación del Gobierno empieza a ser persistente, pero el desgaste es acumulativo y viene del mes de abril. Ahí fue el quiebre. Hasta ese momento, la gente sabía que estaba mal, pero creía que podía estar mejor en el corto plazo. Abril fue el quiebre. A partir de ahí se le cayó la venda de los ojos. La gente ya sabe que las cosas están mal y ya asumió que no habrá 'segundo semestre' ni 'lluvia de inversiones'", analizó Mariel Fornoni, de Management&Fit.

Fuente: AFP - Crédito: Eitan Abramovich

Desde abril de 2016, la consultora elabora un índice de optimismo que se actualiza cada semana. El último registro disponible, del 17 de este mes, ubica el optimismo político en 26,9 puntos y el optimismo económico en 27,4 puntos. Un mes antes, a mediados de agosto, el primer indicador se ubicaba en 27,4 y el segundo en 28,6 puntos. Pero a mediados de abril, antes del anuncio de la vuelta al Fondo y de la primera devaluación brusca, cuando el dólar pasó de 20 a 25 pesos, el optimismo político superaba los 39 puntos y el económico, los 36.

La consultora Synopsis midió el desempeño del Gobierno por última vez el 11 de septiembre reciente. El 12 por ciento de los consultados entonces lo consideró "malo" y el 38,4%, muy malo, un total de 50,4% de imagen negativa. Los que evaluaron el desempeño como bueno (19,5%) y muy bueno (7,6%) sumaron el 27,1% de los encuestados.

Respecto del rumbo económico, Synopsis registró que el 50,4 por ciento contestó que "no es el correcto" y solo el 16,7% dijo que sí lo es. En marzo último, los detractores de la orientación económica eran 41,7% del total y en mayo, 44,8% de los consultados.

El Grupo de Opinión Pública (GOP), por su parte, midió los niveles de aprobación del Gobierno por última vez en agosto . Según ese registro, apenas el 10,8% "aprueba gran parte" de lo hecho por la administración Macri, mientras que 24,9% "aprueba algunas cosas" y 63,2% de los encuestados dijo "desaprobar gran parte". En mayo, la aprobación de la gestión era de 16 puntos y la desaprobación, de 54,3 por ciento.

"El gobierno de Macri empezó con un gran nivel de expectativa: dijo que el control de la inflación no era difícil, que no iba a reducir los subsidios ni aumentar Ganancias. A lo largo de estos tres años no solo no se cumplió ninguna de las expectativas, sino que, además, la situación económica se deterioró mucho. Se nota un incremento importante de la desesperanza y de la preocupación, pero no se observa bronca, como sí hubo en 2001. La situación es diferente", evaluó el director del GOP, Raúl Timerman.

En esa evaluación de que la crisis actual no es en ningún punto comparable a la de 2001 coincidió el resto de los analistas.

"El de Macri siempre fue un gobierno de generar expectativas. 'Estamos saliendo', 'lo mejor está por venir', 'lo peor ya pasó', pero todo eso termina en una gran decepción, en una crisis de credibilidad", opinó Hugo Haime. "Hoy el 70 por ciento dice que las cosas van a empeorar, pero distingue esta situación de la de 2001 y el 26 por ciento confía en Macri y dice que seguirá confiando hasta el final de su mandato", completó el analista.

El Índice de Confianza en el Gobierno (ICG) que elabora la Universidad Torcuato Di Tella, en tanto muestra que en septiembre ese indicador, que se mide en una escala de 0 a 5 puntos, se ubicó en 1,75, un 10 por ciento menos que en agosto, cuando había sido de 1,94. Respecto de septiembre del año pasado la caída es del 39%. Es el peor índice desde que Macri es presidente y es menor (por 0,05 puntos) que el de diciembre de 2015, el último mes de Cristina Kirchner en el poder.

Tendencia consolidada

"La evolución parece reflejar la consolidación de la tendencia recesiva e inflacionaria de la economía y la agudización de la crisis cambiaria. Tampoco favorecen a la imagen del Gobierno el anuncio presidencial sobre acuerdos con el FMI que aún no se habían negociado, o la manera en que se manejó la reorganización ministerial", sintetiza el informe del ICG.

También el último estudio de Opinaia, del 17 de septiembre último, muestra que el 70 por ciento de los encuestados evaluó la situación económica como "negativa". Sin embargo, más del 60% cree que la situación sería "igual o peor" si gobernase la oposición y la mitad de los encuestados cree que "el ajuste es necesario" y "podría evitar nuevas crisis".

El relevamiento más reciente de D'Alessio Irol, de este mes analizó las "expectativas personales". Registró, por ejemplo, que mientras que el año pasado el 55% creía que podría tomarse vacaciones, este año ese porcentaje bajó a 31. La encuesta también muestra que 7 de cada 10 consultados cree que la situación económica actual "afecta su salud o la de su familia". "Indudablemente ha habido una frustración respecto de expectativas", evaluó Eduardo D'Alessio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?