Suscriptor digital

Rugby Championship: cómo vivieron los hinchas extranjeros el duelo entre Los Pumas y All Blacks

Los fanáticos de los All Blacks; por supuesto: todos con riguroso negro
Los fanáticos de los All Blacks; por supuesto: todos con riguroso negro Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
?Gonzalo Capozzolo
(0)
29 de septiembre de 2018  • 22:51

Rob y Nick Mumford viven en la Argentina desde 1995, pero su cerrado español los delata rápidamente. "Vine de vacaciones en el 89 y al año siguiente lo traje a mi hermano. Unos años después nos vinimos a vivir", relata Nick, que al igual que su hermano, formaron su familia en la Argentina. Fanáticos del rugby, para Rob fue la duodécima vez que vio a su país jugar contra los Pumas y para su hermano, la novena. ¿La primera? En el Mundial de 1987, en Wellington, de donde son oriundos. "La calidad era increíble, antes de que los jugadores fueran tan grandes y fueran tanto al choque", rememora Rob.

Como los Mumford, alrededor de 1000 neozelandeses se acercaron a la cancha de Vélez, según le dijeron a La Nación desde la UAR. Esta vez el calor y el color no lo aportó solo el público local.

Así se vivió el "haka" desde la tribuna en el estadio de Vélez

01:15
Video

Nicolás, de 22 años, y William, de 16, son hijos de Nick, nacieron en la Argentina y alentaron a los Pumas. En cambio, su prima Natalia, que también es Argentina, optó por los de negro: "la sangre es kiwi", dice. Por su castellano, si no fuera por la bandera que lleva su padre atada al cuello nadie creería que fuera descendiente de neozelandeses.

Para la mayoría de los kiwis que vinieron al país el viaje fue mucho más que deportivo. Con una geografía parecida a la Argentina, muchos aprovecharon también para trabajar. Es el caso de Chris y Heather, de Timaru, en la isla sur de Nueva Zelanda, que forman parte del contingente de 30 personas del "New Holland - New Zealand Tour". En Timaru venden tractores y durante el viaje visitaron el puerto de Rosario y distintos campos de soja. Vestidos los dos de enteramente de negro, a Heather se le destaca el clásico helecho plateado dibujado en su cuello. "¿Lo mejor de la visita? La hospitalidad y amabilidad de los argentinos", destaca Heather, quien lamenta tener que volverse después del partido.

El festejo de los All Blacks luego de la victoria - Fuente: All Blacks

00:08
Video

Susan y Mark, en cambio, vienen casi todos los años desde Auckland y de Buenos Aires irán a Tucumán para llevar a los chicos de Aurivier College a jugar al rugby allá. Él usa una remera negra que está firmada por casi todos los campeones del mundo.

Pero también hubo simpatizantes neutrales. Como el caso de Ferdie y Peter, de Gales, quienes viajaron más de 20 horas para ver el partido. "Somos de Fishguard, en el oeste de Gales; no podés ir más hacia el oeste porque te caes al mar", bromea Ferdie, quien viajó a Newport en tren para encontrarse con su amigo. Fanáticos de los Pumas, ya los alentaron en 2015 contra Irlanda. "Amo la garra con la que juegan". Los irlandeses nos insultaron un poco", cuenta entre risas. Acá los recibió el árbitro de la URBA Gabriel Murut, que tiene una agencia de viajes deportivos, y también trajo a simpatizantes de Texas y Wisconsin.

Argentinos, neozelandeses e hinchas neutrales, todos disfrutaron con la tercera consagración de los All Blacks. El momento más emotivo, quizás, fue cuando los de negro interpretaron la versión "Kapa O Pango" del Haka, menos conocida que el clásico "Ka Mate", pero igual de magnético. Lo que vendría después es historia conocida.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?