Opinión sobre el caso Beckett

(0)
1 de octubre de 2018  

Hace unas semanas hubo un gran revuelo en el ambiente teatral porteño, luego de que la agencia que custodia los derechos de representación de las obras de Samuel Beckett revocara la autorización concedida para la realización en el Teatro San Martín de una versión de Esperando a Godot adaptada por Leonor Manso y dirigida por Pompeyo Audivert, alegando que solo podía llevarse a cabo si todos los actores eran varones. En el espectáculo que iba a estrenarse el 22 de septiembre, los papeles de dos personajes de la obra, Lucky y El Muchacho, iban a ser interpretados por las actrices Analía Couceyro e Ivana Zacharski. Couceyro publicó un descargo público que generó muchas adhesiones y finalmente las autoridades del San Martín decidieron suspender el proyecto. Como hombre del ambiente y director de un teatro nacional, Alejandro Tantanian opina con fundamentos sobre el tema: "En principio me parece que hubo una suerte de situación de teléfono descompuesto -reflexiona-. No sé exactamente cuán al tanto estaban las autoridades del Complejo Teatral de Buenos Aires respecto de esta cláusula del contrato con los herederos de Beckett. Nosotros el año que viene vamos a hacer una versión de Tadeys, de Osvaldo Lamborghini, y estamos al tanto de las cláusulas de los contratos con los herederos del escritor y la editorial que tiene los derechos de su obra. Lo que llama la atención es que la primera reacción de las autoridades del Complejo haya sido parar la obra y llamar a la actrices para decirles que iban a ser reemplazadas por hombres. El primer impulso de la institución fue frenar el proyecto tal como estaba pensado originalmente. Quizá no estuvieron bien asesorados. Si un teatro estatal se pone entre ceja y ceja algo que quiere producir, esa batalla se gana".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.