Belén Tavella, la bioquímica que quiere llegar a los Juegos de Tokio 2020

Belén Tavella, bioquímica
Belén Tavella, bioquímica Crédito: PATRICIO PIDAL/AFV
Alejandro Panfil
(0)
1 de octubre de 2018  

El yachting no es un deporte con pelota, no lo acompañan multitudes y rara vez es televisado. Por lo tanto, no es de los más populares. Pero en esta disciplina el esfuerzo no se negocia y es un imperativo el disfrute de la naturaleza. Y a ese esfuerzo y disfrute lo experimenta desde que tenía ocho años Belén Tavella, que jugó unos años al hockey en el St. Margaret's School, porque encontró en el Náutico San Isidro su verdadera pasión: competir sobre una embarcación. Luego de adquirir los conceptos básicos y hacer sus primeras incursiones acuáticas en la escuelita del club, se fue interesando cada vez más hasta convertir al yachting en la prioridad de su vida. "Hoy te puedo decir que ya es mi pasión navegar y que me gusta todo lo referente al barco", valora hoy Belén Tavella en dialogo con LA NACION durante una pausa de su participación en la vigesimosexta Semana de Buenos Aires, que se desarrolló en las aguas del Río de la Plata partiendo desde el Yacht Club Argentino.

Durante todos estos años, Belén resignó gran parte de su vida social en pos de sostener de la manera más seria posible su carrera como regatista. Por eso se perdió todo cumpleaños o salida con amigas de sábados o domingos para priorizar los entrenamientos y campeonatos. Demasiado joven para tener tantas privaciones, sí, aunque hoy, con 27 años y siendo consciente de la carrera que viene construyendo, no reniega para nada de lo que le tocó: "Siempre hay que hacer algún sacrificio por lo que uno le gusta hacer".

Prueba de ese constante sacrificio en pos de tener buenos rendimientos a bordo de su embarcación, Tavella también vivió la paradoja de haber recorrido el mundo sin, en muchos casos, poder conocer a fondo los lugares que visitaba. "Me pasó de ir tres semanas a Inglaterra y estar solo un día y medio en Londres. Fui también a correr un campeonato a Italia y no conocí prácticamente nada, conocí el agua de Italia", se lamenta, a medias, sabiendo que es una afortunada por poder combinar viajes con competencias: "También está bueno viajar así, aunque no sea en plan turismo, porque vas con un entrenador y todo un equipo de compañeros con los cuales es muy divertido compartir esas experiencias".

La pasión por este deporte no le nació de la misma manera que por ejemplo, se le despierta a los que juegan al fútbol, ya que se llega a la pelota por múltiples vías: televisión o yendo a la cancha. Para Belén la pasión se despertó después de haberlo practicado. Y esa amor adquirido, más una estricta disciplina, la llevó a ganar en 2011 un campeonato mundial en la categoría 29er junto a Franco Oreggi. "Formamos un gran equipo y logramos navegar muy bien. Y en esa clase había muy buen nivel en la Argentina, con lo cual podíamos entrenar acá", recuerda.

Hoy, ocho años después del mundial que obtuvo en aguas marplatenses y con un gran capital de experiencia, compite en la categoría 470 junto con Lourdes Hartkopf con la mira en la mira los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 . Para ello comenzó junto con su compañera de embarcación un intenso trabajo físico para fortalecerse muscularmente. "Somos medio livianas", bromea, mientras a la vez avisa que tiene el plan de viajar al exterior el año que viene para realizar la etapa más fuete de entrenamientos y buscar la clasificación. "Creemos que vamos por buen camino", confía.

Con ese gran objetivo en mente ha tenido que redoblar esfuerzos en los últimos meses, ya que Belén es investigadora del CONICET en Bioquímica y está haciendo un doctorado en biología molecular, lo que le demanda demasiadas horas de trabajo en la semana. Entonces, para entrenarse debe ser muy metódica y aprovechar cada uno de los espacios libres, que pueden llegar a ser a las siete de la mañana. "Por suerte tengo bastantes vacaciones y todas las uso para competir", celebra.

Tavella infiere que le gusta adquirir autonomía y el control de todas las situaciones de su vida. Reflexiona sobre el impacto que tiene en lo humano la práctica de un deporte como el yachting: "Hoy lo vivo como algo normal, pero cuando miro para atrás me veo sola, con ocho años y en un barco de optimist. Desde chico aprendés a ser responsable de tu barco y de todas tus cosas. Y cuando vas creciendo ya pasa a ser una responsabilidad puramente tuya y decidís cuándo salís a navegar y cuándo no".

Y hoy, con su autonomía, sus ganas y su obsesión olímpica, sabe que necesita imperiosamente competir en el exterior en la etapa previa, ya que en la Argentina son muy pocos (5) los barcos de su categoría. Y para instalarse afuera y competir con un número importante de embarcaciones, se le hace imprescindible contar con apoyo económico. "Con presupuesto se puede hacer mucho más. Ir a correr afuera es importante pero es muy caro, ya que tenés que comprar material, llevar barcos, velas. Y si no tenemos apoyo vamos a hacer lo que podamos, pero lo vamos a hacer", avisa Belén Tavella, la bioquímica que conoció el mundo desde el agua y sueña con llegar a Tokio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.