Suscriptor digital

El final de la Semana de Buenos Aires se vivió como una fiesta del yachting

Se vivió como una fiesta del yachting
Se vivió como una fiesta del yachting Crédito: Claudio Cambria
Andrés Vázquez
(0)
1 de octubre de 2018  • 00:01

Fiel a su tradición, en un verdadero marco festivo y competitivo, la 26ª edición de la Semana Buenos Aires llegó a su fin. Luego de cuatro intensas jornadas fondeadas en forma simultaneas sobre las aguas del Río de La Plata, el máximo evento del yachting nacional volvió a demostrar las condiciones organizativas por las que la World Sailing (entidad que rige la especialidad a nivel mundial) lo incluye entre las citas más importantes del calendario internacional y los mejores exponentes de la vela ligera de América Latina aportan su presencia.

Más allá de la inestabilidad del clima que azotó a la ciudad de Buenos Aires en las primeras horas del domingo, los 657 barcos de las 19 categorías participantes pudieron cumplir con normalidad con la cuarta regata. "Por suerte se pudo coronar el cierre con la embarcaciones en el agua. Tal vez hubiese sido mejor contar con días más agradables, pero nada empañó la magnitud del evento. A excepción del sábado, tuvimos jornadas con viento medio que es una condición indispensable para disfrutar de una buena competencia", expresó Diego Peralta Ramos, comodoro del Yacht Club Argentino , entidad organizadora de esta fantástica competencia.

Con un guiño del tiempo, la jornada de clausura de la Semana Buenos Aires se vivió como una verdadera fiesta de la vela. Desde muy temprano, las instalaciones del Yacht Club Argentino, en la dársena norte de Puerto Madero, fueron copadas por miles de regatistas y aficionados del yachting. Fue impresionante ver el despliegue de las tripulaciones, los entrenadores, los oficiales de regatas y los cientos de niños dispuestos a competir con sus veleros en la Clase Optimist. Sin temor a las dificultades que podían ocasionar las lluvias, el colorido náutico de las distintas categorías se desplegó por más de cuatro horas en las bravas aguas del Río de la Plata.

La edición 2018 de la Semana Buenos Aires ofreció como novedad la introducción de veleros grandes, como los de la clase Soto33, y aportó la espectacularidad de las clases Moth y Waszp (son barcos livianos que alcanzan una velocidad de 32 nudos). "Competir y ganar en este certamen es muy especial. Esto demuestra lo vivo que está el yachting en la Argentina", comentó la representante olímpica Lucia Falasca, que ganó la clase láser.

A pesar de los contratiempos, la semana Buenos Aires llegó a su fin, con la presencia de los mejores timoneles del continente y el espíritu competitivo intacto, volvió a demostrar por qué es el máximo acontecimiento del yachting sudamericano.

Entre los ganadores de las clases más importantes sobresalen Lucia Falasca (laser), Julio Alsogaray (laser estándar), Santiago Wolf (laser radial sub 19), Sofía DAgostino (laser radial sub 19 femenino), Gustavo Warburg (soling), Matías Carrera Pereira (J24), Fausto Peralta - Martín Arroyo Verdi (470), Augusto Amato - Constanza Álvarez (clase Snipe), Segundo Fregonese - Cristobal Auberdiac (420), Hernán Umpierre - Fernando Diz (49er), Felipe Cosentino - Tomas Fitte (29er), Luis Canuto (Waszp), Franco Greggi (MOTH), Manuela Rodríguez (laser 4.7), Victoria María Vanney (optimist principiantes femenino), Máximo Matías Videla (optimist timoneles), Felix Llauro (optimist principiantes) y Delfina Küttel (optimist timoneles 12 años).

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?