Suscriptor digital

Según la lógica televisiva, no hay dudas de que Trump será reelegido

Amy Chozik
Amy Chozik MEDIO: The New York Times
Trump, anteayer, durante un acto político
Trump, anteayer, durante un acto político Fuente: AFP - Crédito: Mandel Ngan
(0)
1 de octubre de 2018  

NUEVA YORK.- A principios de la década de 2000, cuando se convirtió en pionero de los realities de televisión, con éxitos como The Bachelor y Who Wants to Marry a Multimillonaire?, el creador Mike Fleiss se dio cuenta de inmediato de que para que un programa tenga éxito el televidente tiene que sentirse involucrado. "Cuando se elaboran ese tipo de programas, hay que decidir cuál es la apuesta, ya sea encontrar el amor verdadero o ganar un millón de dólares", dice Fleiss.

Hoy en día Fleiss hace lo mismo que millones de televidentes norteamericanos: se queda pegado a la pantalla de los canales de noticias, escuchando a los paneles de expertos que se devanan los sesos para descular las imparables ramificaciones de ese intrincado e impredecible show televisivo en continuado que es la presidencia de Donald Trump . "En este caso, lo que se apuesta es el futuro del mundo, la seguridad de la humanidad y la salud del planeta", dice Fleiss.

Fleiss y otros productores de televisión vienen observando con igual dosis de horror y fascinación cómo Trump ha tomado la mecánica de los realities que entendió cuando hacía El aprendiz para aplicarla a la práctica diaria de gobierno. Las comparaciones entre la Casa Blanca de Trump y sus años en El aprendiz abundan, pero detrás de los chistes sobre "¡estás despedido!" se esconde un serio caso de estudio sobre los hábitos masivos de la audiencia y sobre un presidente que ha compensado su falta de experiencia de gobierno con un asombroso manejo del "gancho" televisivo.

Fleiss suele bromear con que al final de cada episodio de The Bachelor el presentador tendría que decir, exultante y enarbolando una copa de champagne, que ese había sido "el desenlace más impactante de la historia". Y ahí estaba Trump el martes, ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, arrancando las risas ahogadas de un salón repleto de diplomáticos cuando dijo que en menos de dos años su gobierno tuvo "más logros que cualquier otro gobierno" de la historia.

Trump cierra cada episodio con un gancho de suspenso. Ahora que los programas "para todo público" casi han desaparecido y que proliferan los nichos televisivos, Trump es el creador de una drama sin guion que ha logrado unificar los livings de todos los hogares norteamericanos. Tanto a quienes apoyan al antihéroe como a quienes le desean la muerte, lo más probable es que Trump TV los tenga bajo un estado constante -y algunos dirían insalubre- de hipnosis.

Y ahora que más de la mitad del país está lista para revolear el control remoto y que las elecciones de mitad de mandato ofrecen la primera oportunidad real de reescribir el guion, la pregunta persiste: ¿por qué no podemos dejar de mirar?

Incluso en esta edad dorada de la televisión, Trump no solo monopoliza las conversaciones ocasionales de oficina, sino que hace palidecer cualquier otro evento, desde los partidos de fútbol americano hasta la entrega de los Oscar. Nosotros tenemos gente muy creativa, pero esto es directamente la cumbre de la televisión", dice Warren Littlefield, director de NBC Entertainment en la época de Friends y The West Wing.

Temporada 6

Algunos ejecutivos de la televisión dicen que el programa de Trump solo será levantado si cae el rating, lo que obligaría al presidente a hundirse en las sombras o a bailar semidesnudo en "Bailando por un sueño". Pero la historia de la televisión demuestra que hasta las series más exitosas nunca enfrentan un marcado descenso del rating ni rumores de cancelación hasta la temporada 6.

Según esa lógica, en 2020 Trump sería reelegido, a menos que, como esperan muchos televidentes progresistas, su presidencia termine prematuramente por un escándalo o un juicio político, en lo que sería, sin lugar a duda, "¡el final de presidencia más impactante de la historia!"

Pero por el momento los televidentes no muestran señales de cansancio. Desde 2014, el rating del horario prime time de CNN se ha más que duplicado y MSNBC lo ha triplicado.

"La gente se siente atraída, magnetizada, porque no entiende lo que es", dice Neal Baer, productora de la serie Designated Survivor. Nell Scovell, escritora y veterana guionista de comedias, tiene otra teoría. Recuerda un viaje en taxi que hizo en Boston antes de las elecciones de 2016. El taxista la dijo que iba a votar por Trump. Ella le preguntó por qué. "Porque me hace reír", contestó el taxista. "El caos tiene la capacidad de entretener", reflexiona Scovell.

Pero, a diferencia de cualquier otro programa, las líneas argumentales que salen de Washington pueden determinar el destino de las familias de inmigrantes que esperan reunirse o la salud de la economía global. O sea que apagar el televisor es un lujo que solo unos pocos privilegiados pueden permitirse. Sin embargo, cuando uno descubre que ha pasado seis horas corridas mirando paneles de expertos que discuten las implicancias de la morbosa descripción de la anatomía de Trump hecha por la exactriz porno Stormy Daniels, quiere decir que uno no es solamente un ciudadano que quiere estar informado, sino que está pasando algo más.

"Lo que hace que se parezca a un reality es que todas las noches pasa algo nuevo -dice Brent Montgomeru, CEO de Wheelhouse Entertainment-. Nadie quiere perderse un capítulo, porque quedás desactualizado".

Aunque en su hogar de Hawai hay un sol espléndido y la temperatura afuera es óptima, Fleiss no se despega de la pantalla de MSNBC, mientras al mismo tiempo graba lo que pasa en CNN.

"Recuerdo aquella época en la que hacía todos esos programas locos y la gente me decía que era el fin de la civilización occidental -dice Fleiss-. Yo me lo tomaba en broma, pero resultó ser cierto".

Traducción de Jaime Arrambide

Por: Amy Chozik

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?