Presionado, Bolsonaro demostró su fuerza y apuntó a las "mentiras de la izquierda"

Miles marcharon en apoyo de Bolsonaro en San Pablo
Miles marcharon en apoyo de Bolsonaro en San Pablo Crédito: DPA
Su campaña organizó manifestaciones callejeras y el candidato restó importancia a las masivas marchas de las mujeres en su contra
Alberto Armendáriz
(0)
1 de octubre de 2018  

RÍO DE JANEIRO.- Bajo intensa presión de sus rivales y de diversos sectores sociales, el aspirante presidencial favorito para las elecciones del próximo domingo , el ultraderechista Jair Bolsonaro pasó a contener los recientes daños a su polémica candidatura. Mientras su campaña buscó dar una demostración de fuerza con marchas callejeras para repeler las "mentiras de la izquierda", el convaleciente diputado -ya en recuperación en su casa- minimizó las multitudinarias protestas contra él protagonizadas por mujeres anteayer y bajó el tono a su advertencia anterior de que no aceptará un resultado electoral que no sea su victoria.

Vestidos con camisetas verdeamarelas de la selección nacional de fútbol o con ropas negras, decenas de miles de simpatizantes de Bolsonaro participaron de manifestaciones en varias ciudades del país, con el acto central en la avenida Paulista de San Pablo. Aunque las encuestas otorgan un 28% de las preferencias al candidato del Partido Social Liberal (PSL), sus seguidores aseguraban en cánticos que vencerá en primera vuelta y que no tendrá necesidad de disputar un ballottage el 28 de octubre con el segundo en los sondeos, el exalcalde de San Pablo Fernando Haddad, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), quien tiene un 22% de apoyo.

Antes de recibir el alta del hospital en el que estaba internado desde que fue apuñalado en un evento proselitista a principios de septiembre, Bolsonaro había dado una entrevista a la televisión Bandeirantes, en la que agitó la posibilidad de que haya un fraude para evitar que gane los comicios; entonces, el exmilitar había resaltado que no aceptaría un desenlace que no sea su triunfo. Sus declaraciones cayeron tan mal que ayer, en una breve entrevista telefónica con el diario carioca O Globo, pretendió atenuar su posición.

"Sé que no tengo nada que hacer [en caso de derrota]. Lo que quise decir es que no iré, por ejemplo, a llamar a Haddad después para felicitarlo por una victoria. Si hubiera una segunda vuelta, va a ser Haddad con quien nos vamos a enfrentar", dijo desde su casa en el barrio de Barra de Tijuca, en Río de Janeiro, al reforzar la nítida polarización derecha-izquierda que tomó forma en este último tramo de la contienda.

También restó importancia a las masivas protestas de anteayer en todo Brasil, convocadas por grupos feministas en las redes sociales y a las que se sumaron agrupaciones de homosexuales, negros e indios, sectores sociales que se han sentido ofendidos y desafiados por sus controvertidas posturas.

"Son apenas minorías contra mí, no existe eso de rechazo del electorado femenino a mi nombre", apuntó, si bien todas las encuestas coinciden en señalar que más del 50% de las mujeres -que representan un 52% del electorado total- no votarían nunca por él, debido a sus ideas misóginas.

Conscientes de que el voto femenino puede representar un gran obstáculo de cara al ballottage, en las marchas de ayer su campaña buscó resaltar la presencia femenina. Pero las intenciones no fueron del todo bien logradas y resaltaron el machismo imperante en su entorno; al participar del evento en San Pablo, uno de los propios hijos del candidato, el diputado Eduardo Bolsonaro, dijo que "las mujeres de derecha son más bonitas e higiénicas que las de izquierda".

En un acto en Nova Iguaçu, municipio de Río de Janeiro, mujeres simpatizantes de Bolsonaro descartaron a LA NACION que se trate de una persona misógina. "Son todas frases sacadas de contexto; una estrategia de los medios proizquierda para mancharlo. Pero él no está en contra de las mujeres", dijo Patricia dos Santos Martins, de 39 años. "La situación está terrible, ya no se puede salir a las calles por los asaltos y los tiroteos entre bandas de narcotraficantes.Tengo dos hijos adolescentes y cada día estoy con el corazón en la boca hasta que vuelven a casa", agregó la mujer, quien se definió como una "apolítica" que comparte los "valores familiares tradicionales" sostenidos por el candidato del PSL.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.