Suscriptor digital

Otro clima: Boca se revitaliza con el apoyo de los hinchas y la vuelta al gol

La hinchada volvió a darle su apoyo a un equipo necesitado de confianza
La hinchada volvió a darle su apoyo a un equipo necesitado de confianza Crédito: Daniel Jayo
Claudio Mauri
(0)
30 de septiembre de 2018  • 22:35

Lluvia, remolinos de viento, temperatura en descenso, noche destemplada y desapacible, pero Boca viene de días peores como para reparar en que la inclemencia climática sea lo peor que le está pasando. Si bien la Bombonera no lució llena como de costumbre, lejos estuvo el hincha de darle la espalda a un equipo que, entre tantas cosas que debe recuperar, una de las más valiosas es la confianza.

Un partido de entreguerras, incrustado entre las batallas perdidas del superclásico, la Copa Argentina y la crucial revancha del jueves ante Cruzeiro, a Boca le terminó siendo útil para salir del estado de aturdimiento que arrastra. Aunque haya sido con una formación alternativa y la Superliga no sea prioridad en este momento, una victoria 3-1 contra este inocente Colón no es para despreciar. Cualquier dulce se saborea cuando se reincide en lo amargo.

Al margen de los tres puntos, en uno de esos partidos típicos de Boca, en los que encuentra más rápido los goles que el funcionamiento y un juego fluido, los 90 minutos fueron útiles para que Agustín Rossi diera algunas muestras de seguridad. El arquero fue uno de los pocos -si no el único- titulares que estará desde el comienzo en Belo Horizonte. Quizás arriesgó el Mellizo al incluirlo, teniendo en cuenta que cualquier lesión del arquero lo hubiera obligado a ir jugarse la clasificación a las semifinales de la Copa Libertadores con Bustillos, que aún no debutó en primera. La apuesta salió bien, pues desde que hace tres encuentros reemplazó a Andrada, Rossi hizo anoche sus mejores intervenciones. No saliendo a cortar centros, circunstancia en la que se lo vio dubitativo o quedado, pero sí con una serie de atajadas bajo los palos. Una a Clemente Rodríguez y, la mejor, a Mariano González. Respondió con tan buenos reflejos que la hinchada le dio una inyección de ánimo: "Olé, olé, olé, Rossi, Rossi.".

Quien también se llevó una ovación al ser reemplazado fue el colombiano Villa, que en cotejos anteriores había dejado interesantes insinuaciones, amplificadas anoche con su velocidad, gambeta a la carrera, freno y giro. Ejecutó el córner en el gol de cabeza de Magallán (Nández había peinado en el primer palo), el arquero Burián le hizo el penal que convirtió Zárate y dio el pase en el tanto de media distancia de Tevez, otro al que el gol le tiene que haber servido de vitamina. Si Pavón no sale de la confusión e intrascendencia que lo atenaza en los últimos tiempos, Villa se muestra como opción ante Cruzeiro.

No hay reproches ni es momento de señalar culpables en la Bombonera. En todo caso, el juicio sumario popular se hará al final, cuando llegue el momento del balance. La hinchada de Boca entiende que hay que poner el hombro en la que seguramente fue la semana más difícil y negativa en los dos más de dos años de gestión de Guillermo Barros Schelotto.

Ni bien empieza partido, el mensaje que baja de las tribunas es inequívoco: "Dale Bo, Dale Bo, Dale Bo. Dale Boca que no ha pasado nada.". Y al ratito se cantan las estrofas que pretenden que sea la hoja de ruta, que estuvo algo extraviada en los últimos siete días y debe ser necesaria para ir a Brasil: "Hay que poner Boca, hay que poner un poco más de huevo.".

Los goles le permitieron a Boca desahogarse, pegar los gritos que tenía atragantado. En Belo Horizonte deberá demostrar que está para retomar la voz cantante.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?