Mitos y verdades: cómo hacer para que tu bebé duerma mejor

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Agus Vissani
(0)
1 de octubre de 2018  • 14:16

"Dormilo en su cuna, sino, no va a dormir nunca solo", "hacé colecho, es lo mejor", "dejalo llorar, tiene que aprender", "acostalo temprano, si no, se acostumbra mal". Los consejos para dormir a los bebés son tan variados como contradictorios. Lo cierto es que no parece haber recetas mágicas para lograr que duerman toda la noche, y en el medio, lo que transcurre es nada menos que la vida misma: con ojeras a toda hora, noches entrecortadas de sueño, agotamiento, y un ritmo que no se detiene.

Si bien todos los que pasan por la experiencia de tener un bebé saben de antemano que el primer año, por lo menos, es difícil lograr un buen descanso, la realidad es que esto no debería tampoco ser una tortura. Como muchas cosas en la vida de los bebés, a dormir, tarde o temprano, aprenden. Pero, a diferencia de sostener el cuello, sentarse, gatear o comer, en este caso, lo más importante, es que saber cómo enseñarlo.

¿Verdadero o falso?

Por poder echar un poco de luz en este asunto, que en la mayoría de los casos solemos manejar de forma intuitiva, charlamos con Liliana Bellomi, sleep consultant (consultora del sueño), quien nos dio su visión respecto a los principales mitos y verdades sobre qué debemos hacer para lograr que los bebes duerman de noche (Alerta spoiler: la mayoría, ¡son verdaderos!).

"Las siestas deben hacerse con la luz del día y con el ruido ambiente, sino, confundimos al bebé sobre el día y la noche". Esto es cierto aunque, según Liliana, en los casos en los que haya muchas dificultades para lograr las siestas, las luces del espacio en donde duerme el bebe pueden permanecer bajas y el ambiente, tranquilo.

"No hay que dormirlo en brazos porque se acostumbra". Esto podria ser verdadero en parte. Si bien puede parecer una antigüedad que solo las abuelas repiten, lo cierto es que lo ideal es que el bebe se quede dormido en el mismo espacio en el que se despertará, para evitar que se asuste. Esto no quiere decir que no haya que alzarlo para dormirlo, todo lo contrario. Pero, en el momento en que están cayendo profundamente dormidos, estaría bueno que lo hagan en el lugar en el que despertarán (sea un catre, su cuna o tu cama porque hacen colecho). Por eso, lo ideal es que no se duerman en brazos, ni en el pecho, ni tomando la mamadera, sino unos instantes después de haber hecho cualquiera de estas cosas.

"Si duerme mucho durante el día, no va a dormir a la noche". Verdadero. Según Liliana, existe para cada momento del desarrollo biológico del bebe una cantidad determinada de horas de sueño necesarias para su bienestar. Dormir menos de lo necesario durante el día, puede hacer que a la noche se sienta irritado, y que eso atente contra su descanso, pero también es cierto que dormir durante el día más de lo conveniente para su edad no es bueno , porque seguro se desvelara en la noche

"El baño antes de ir a dormir es determinante en la rutina". Falso. Lo determinante es implementar rutinas y respetarlas, pero no necesariamente tiene que ser el baño el punto de inflexión entre el día y la noche.

"Se debe eliminar o restringir la cafeína mientras se amamanta". Verdadero. Si bien se suele decir que una dosis acotada de cafeína no debería afectar el sueño del bebe, la realidad es que mucho mejor si no se consume, ya que esta sustancia pasa a la leche materna, y puede producir irritabilidad.

"Hay chicos que duermen y chicos que no duermen". Verdadero. "El 35% de los bebés tiene dificultades para dormir, mientas que el resto logra hacerlo naturalmente. La buena noticia es que podemos enseñarles a dormir, salvo contados casos en que los problemas ya son otros", sostiene Liliana. Y la realidad es que resignarnos a que nuestro hijo no duerma no es una solución a los problemas. El cansancio constante genera irritabilidad también en los adultos. Si tenemos en cuenta que dormir es algo que los chicos deben aprender, lo ideal es focalizar la energía en algo así como "aprender a enseñarles". Y en muchos casos, si esto cuesta mucho, se puede buscar ayuda: con un profesional, con un libro o un método que cuadre con nuestra forma de crianza. Internet siempre es un buen aliado.

"Deben dormirse siempre a la misma hora". Verdadero. Las rutinas deben ser constantes para poder instaurar hábitos. Incluso en vacaciones o fines de semana. Biológicamente, a determinada hora a los bebes les empieza a dar sueño, y es importante respetarla todos los días, según Liliana.

"Hay que eliminar los estímulos antes de dormirlos". Verdadero. Aunque a muchos padres les resulte que se duerman en el medio de una reunión, o con ruidos muy estridentes, lo cierto es que la estimulación es mejor reservarla para el día. La hora previa a dormirlo debe ser tranquila y relajante.

"Muchos bebes no duerme bien porque no distinguen el día de la noche". Verdadero. Hasta que su reloj biológico madura, puede no tener conciencia de la diferencia entre día y noche, por eso la implementación de una rutina adecuada es importante.

¿Y los ruidos blancos y las técnicas virales?

El "Umpa Lumpa", el "Ommmm" y otros trucos salidos de las redes pueden ser grandes aliados. De hecho, Liliana Bellomi no se opone a usar estas técnicas, mientras funcionen. Como por ejemplo, el ruido blanco, que consiste en dejar de fondo un sonido constante, que de alguna manera neutraliza el resto de los estímulos y evita los sobresaltos. Puede provenir de una heladera, de un aire acondicionado, de un secador, e incluso existen apps para emularlos (aunque ella no los recomienda, porque debe permanecer encendido todo el tiempo que el bebe este durmiendo).

¿Qué mito tenías y resultó verdadero? ¿Qué actitudes te sirvieron a vos? También leete: El misterio de los sobris

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.