Tutores: 4 modelos para hacer en casa

El paisajista Nicolás Heinen nos enseña cómo hacer nuestros propios tutores.
El paisajista Nicolás Heinen nos enseña cómo hacer nuestros propios tutores. Crédito: Inés Clusellas
(0)
1 de octubre de 2018  • 13:40

La primavera es la época ideal para tutorar las especies que empiezan a desarrollarse con vigor. Según el diccionario, el tutorado es un sistema de sostenimiento de la planta construido con palos ubicados a cada lado del cultivo, unidos por cuerdas o alambres de los que suspenden las ramas y tallos, para facilitar su crecimiento y la realización de las labores culturales. La realidad es que no solo pueden ser de madera, sino también de metal, plástico y casi cualquier cosa que el ingenio nos permita adaptar para soportar una planta.

El tutorado en el jardín y la huerta tiene diversas funciones: dar soporte a plantas jóvenes que aún no han desarrollado bien su sistema radicular, favorecer un crecimiento correcto, evitar que los frutos y hojas toquen el suelo y se estropeen y conseguir que la luz y el aire lleguen bien a todas las partes de la planta. Asimismo, les facilitan a los jardineros las labores de cuidado de los cultivos, ya que se lograrán plantas más ordenadas y manipulables. Además, los tutores pueden servir para proteger otros cultivos que necesiten resguardo del sol. Por último, según como se fabriquen, estas estructuras hasta llegan convertirse en elementos decorativos en el jardín.

PARA TENER EN CUENTA

  • Tutor vegetal de sauce o álamo: pelarle la corteza para que no rebrote y termine compitiendo con nuestro árbol principal.
  • Tutores de madera blanda (eucalipto o pino): utilizar madera tratada o pintar la base que será enterrada con brea o pintura asfáltica.
  • Ubicación del tutor: si utilizamos postes, deben colocarse fuera de las vistas principales (ponerlos detrás de la planta).
  • Altura de los postes: no muy altos, porque se mueven más fácilmente con el viento. Como referencia, para un árbol de 2,5 metros de altura, cuya copa comienza a los 2 m, el tutor debería tener 1,5 m fuera de la tierra y una base enterrada de 50 cm.
  • Tutor con protección anti-roedores: puede adosarse una malla de alambre gallinero o plástica en la base de los postes para repeler liebres y otros animales que pudieran comerse la corteza y ramas de nuestros arbolitos.
  • Planta volcada por mal tutorado: a veces un viento tira una planta cuando el tutor está flojo. Conviene esperar a que se seque un poco el suelo antes de tocarla. Hay que descalzarla del lado hacia el que habrá que enderezarla, luego levantarla suavemente y aportar más tierra allí. No hacerlo con el suelo mojado porque corremos riesgo de dañar más las raíces.
  • El hilo utilizado para las fijaciones de plantas anuales (huerta) debería ser de material biodegradable. Solo necesitamos que dure una estación. Algunos ejemplos son el hilo sisal, de cáñamo o lino.

Tutor para enredaderas

El tipi es un sistema muy simple y rápido, estéticamente se mimetiza con el entorno y da un toque artesanal al jardín. Puede hacerse con la ayuda de los niños por su construcción sencilla. Es ideal para plantas anuales, tanto en la huerta (pepino, arvejas y habas) como en el jardín ( Thunbergia alata, arvejillas, clematis, ipomeas).

Al ser un armado para plantas estacionales, se utiliza un material económico, como las cañas que se consiguen en el Puerto de Frutos o en algunos viveros.

PASO A PASO

1. Clavar cañas altas, en círculo, alrededor de la planta. Comenzar a atar con hilo sisal desde el extremo superior, uniendo las cañas. 2. Ir dando vueltas con el hilo y ajustar para cubrir de manera pareja.
1. Clavar cañas altas, en círculo, alrededor de la planta. Comenzar a atar con hilo sisal desde el extremo superior, uniendo las cañas. 2. Ir dando vueltas con el hilo y ajustar para cubrir de manera pareja. Crédito: Inés Clusellas

3. Seguir dando vueltas con el hilo y ajustar. 4. Luego de que logramos una buena trama, atar bien para evitar que se afloje.
3. Seguir dando vueltas con el hilo y ajustar. 4. Luego de que logramos una buena trama, atar bien para evitar que se afloje. Crédito: Inés Clusellas

Es importante usar un hilo de algodón o de origen vegetal, ya que al desarmar el tutor se degrada.

Tutor para herbáceas

La idea es que las plantas crezcan a través del mimbre, que debe colocarse en forma de "nido" o canasta. Por ser un material vegetal, pasa más desapercibido que otros y hasta aporta interés al cantero. Puede utilizarse con dalias, gauras, physostegias, penstemon, monardas y similares.

PASO A PASO

1. Se necesita un atado de mimbre -que puede conseguirse en el Puerto de Frutos del Tigre- o bien ramas finas flexibles de la poda de nuestro propio jardín. El mimbre debe humectarse en agua durante 24 horas. 2. Ir clavando las ramitas de mimbre por sus extremos más gruesos.
1. Se necesita un atado de mimbre -que puede conseguirse en el Puerto de Frutos del Tigre- o bien ramas finas flexibles de la poda de nuestro propio jardín. El mimbre debe humectarse en agua durante 24 horas. 2. Ir clavando las ramitas de mimbre por sus extremos más gruesos. Crédito: Inés Clusellas

3. Formar un entramado que abarque todas las plantas, teniendo cuidado de no dañar sus raíces. 4. Este tipo de tutor durará una temporada. Es ideal para especies anuales o las perennes con comportamiento muy estacional, como las dalias que desaparecen en invierno.
3. Formar un entramado que abarque todas las plantas, teniendo cuidado de no dañar sus raíces. 4. Este tipo de tutor durará una temporada. Es ideal para especies anuales o las perennes con comportamiento muy estacional, como las dalias que desaparecen en invierno. Crédito: Inés Clusellas

Tutor para arbustos o árboles medianos

Este método es ideal para jardines chicos o medianos. Se utiliza generalmente en plantaciones nuevas y duran unos dos años, que es el tiempo en que el árbol necesita sostén. Se recomienda que los postes sean de madera saligna, de 3 metros, que se consigue en madereras (y puede pedirse que les hagan un corte en bisel para que sea más fácil enterrarlos).

PASO A PASO

1. Cortar en bisel el extremo que irá enterrado, para facilitar su soterramiento. 2. Pintar sus bases con brea para evitar que se pudran con la humedad de la tierra.
1. Cortar en bisel el extremo que irá enterrado, para facilitar su soterramiento. 2. Pintar sus bases con brea para evitar que se pudran con la humedad de la tierra. Crédito: Inés Clusellas

3. Colocar dos postes a una distancia de aproximadamente 50 cm en la base de la planta, hasta el límite de pintura. 4. Con una maza, terminar de fijar el poste.
3. Colocar dos postes a una distancia de aproximadamente 50 cm en la base de la planta, hasta el límite de pintura. 4. Con una maza, terminar de fijar el poste. Crédito: Inés Clusellas

5. Rellenar con tierra y apisonar bien. 6. Con elastutor o algún hilo preferentemente elástico, sujetar los tutores al tronco del árbol.
5. Rellenar con tierra y apisonar bien. 6. Con elastutor o algún hilo preferentemente elástico, sujetar los tutores al tronco del árbol. Crédito: Inés Clusellas

Tutor para árboles grandes

Este método es para árboles de 2 metros o más de altura. Para lugares amplios y cantidades limitadas de árboles, por el costo de los materiales y la superficie que ocupa. Se recomiendan 3 riendas y 4 en lugares ventosos.

PASO A PASO

1. Se necesitan: estacas de madera, alambre galvanizado, torniqueta, manguera . Colocar el alambre en un agujero previamente hecho en la estaca y unirlo a la torniqueta. Pintar el extremo de las estacas con brea. 2. Enterrar las estacas dejando la torniqueta a la vista.
1. Se necesitan: estacas de madera, alambre galvanizado, torniqueta, manguera . Colocar el alambre en un agujero previamente hecho en la estaca y unirlo a la torniqueta. Pintar el extremo de las estacas con brea. 2. Enterrar las estacas dejando la torniqueta a la vista. Crédito: Inés Clusellas

3. Pasar el otro extremo del alambre por un trozo de manguera y ajustar a un brazo del árbol (lo ideal es que sea donde nace la copa, cerca del centro del fuste). 4. Repite el paso 3 con los alambres de las demás estacas.
3. Pasar el otro extremo del alambre por un trozo de manguera y ajustar a un brazo del árbol (lo ideal es que sea donde nace la copa, cerca del centro del fuste). 4. Repite el paso 3 con los alambres de las demás estacas. Crédito: Inés Clusellas

5. La estaca deberá clavarse en un radio de 1,2 m aproximadamente, aunque dependerá de la altura del árbol. 6. El chequeo de la tensión de los alambres debe realizarse cada 15 días.
5. La estaca deberá clavarse en un radio de 1,2 m aproximadamente, aunque dependerá de la altura del árbol. 6. El chequeo de la tensión de los alambres debe realizarse cada 15 días. Crédito: Inés Clusellas

Hay una alternativa más firme e ideal para zonas ventosas que son los trípodes con postes, los cuales deberían tener una altura inferior a la mitad de la altura del tronco.

Por Nicolás Heinen

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.