Jack Ryan, la nueva serie de Amazon, funciona pero es muy previsible

John Krasinski se pone en la piel de Jack Ryan
John Krasinski se pone en la piel de Jack Ryan
Hernán Ferreirós
(0)
1 de octubre de 2018  • 15:52

Tom Clancy's Jack Ryan. Creador: Carlton Cuse. Elenco: John Krasinski, Wendell Pierce, Abby Cornish, Ali Suliman y otros. Disponible en Amazon Video. Nuestra opinión: buena.

En su ensayo sobre Terminator 2, David Foster Wallace es de los primeros en describir las similitudes estructurales entre el cine de acción y el porno tradicional: cómo los momentos de intensidad y frenesí aparecen separados por escenas de relleno en las que se desarrolla el "argumento", por lo general un dispositivo narrativo trillado que no consigue interesar, y cómo esta alternancia se repite hasta alcanzar el metraje necesario para que el resultado sea llamado "película".

Si bien la estructura de esta serie, una nueva iteración del personaje de Jack Ryan (creado por el desaparecido novelista Tom Clancy hace más de tres décadas), es un poco más compleja, llamativamente, los episodios están construidos a partir de la recombinación de unos pocos elementos que se repiten, a saber: una escena en la que Jack Ryan expone una idea en la que nadie había pensado, todos asumen que se equivoca, pero luego se demuestra que (siempre) tiene razón; una escena de la vida personal del villano porque estamos en la era de la "peak tv" y ya deconstruimos el racismo inherente que nos hacía representar a un terrorista islámico solo por su maldad: ahora debe tener espesor, interioridad y sentimientos humanos; una escena de sexo; una escena en la que Ryan dice sin ironía "soy apenas un analista" y luego se mete en un tiroteo o persecución; una escena de acción cercana al final del episodio en la que alguien muere.

Jack Ryan - Trailer - Fuente: YouTube

1:33
Video

Esta previsibilidad no es lo único que conspira contra la atención de los espectadores. Más grave es que la serie se mete en un lugar ocupado por otra mejor, Homeland, que ya nos contó el enfrentamiento de un agente de inteligencia con un epígono de Bin Laden de modo menos estandarizado y con un personaje central mucho más original: el boy scout militarista y santurrón de Jack Ryan no tiene nada que hacer contra la bipolar Carrie Mathison, quien es fascinante porque siempre toma la decisión equivocada; Ryan, en cambio, no lo es porque toma siempre la correcta.

Todo esto no quiere decir que la serie no sea eficaz, en especial, en sus muy logradas secuencias de acción que están realizadas con la misma competencia que las de un film de alto presupuesto. Pero sí quiere decir que, como en el porno, los momentos entre estas secuencias climáticas no tienen muchísimo que ofrecer. John Krasinski (Jim Halpert en The Office), revaluado tras el éxito de Un lugar en silencio (que coescribió y dirigió) y estrenando una nueva musculatura de héroe de acción, es el quinto avatar de Ryan, tras Alec Baldwin, Harrison Ford, Ben Affleck y Chris Pine que lo encarnaron en el cine. Es posible que Krasinski sea el mejor actor de los cinco pero también es el menos carismático, una carencia que Wendell Pierce (The Wire), quien encarna a su mentor James Greer, hace penosamente notoria en cada escena compartida. Los estudios Amazon esperaban que esta serie, capitaneada por el egresado de Lost Carlton Cuse, levantara su perfil y convirtiera a la compañía es competidores directos de Netflix. Probablemente tengan que seguir esperando.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.