Suscriptor digital

La fractura de la CGT frena el avance de otra huelga

Fuente: Archivo - Crédito: FABIAN MARELLI
El Gobierno trabaja para una CGT más dialoguista y logra que el transporte no se acerque a Moyano
Nicolás Balinotti
(0)
2 de octubre de 2018  

Casi sin mover ninguna pieza, el Gobierno neutralizó por el momento el quinto paro general de la CGT , que ya se había comenzado a gestar para fin de año en rechazo al rumbo económico de la gestión de Mauricio Macri .

La renuncia de Juan Carlos Schmid al triunvirato de mando fortalece el armado que construye Hugo Moyano , que presiona para elegir una nueva conducción. Sin embargo, la partida del jefe sindical debilitó el ala dura en el interior de la CGT y, por lo tanto, les quitó fuerza a los sectores que impulsaban una nueva protesta.

Con Moyano agazapado, y con los movimientos sociales y las vertientes de las CTA más a gusto con su representación que con la CGT, la conflictividad callejera puede enfrentar una escalada. Sin embargo, será difícil que se concrete otro paro general de la contundencia del de la semana pasada, cuando actuaron de forma coordinada sindicatos que hasta entonces siempre habían reaccionado de manera dispersa.

La buena noticia para la Casa Rosada será que no se ubicarán otra vez bajo el ala del jefe camionero los influyentes Roberto Fernández y Omar Maturano, referentes de los colectiveros de la UTA y de los maquinistas de tren de La Fraternidad. Los caciques del transporte son hoy el músculo gremial más vigoroso para garantizar alto acatamiento en una huelga y se mantendrán firmes en una CGT que se anticipa más dialoguista. Aunque ambos seguirán jugando como líberos, sin responder directamente a Héctor Daer, de "los Gordos", ni al barrionuevista Carlos Acuña, los otros dos jefes cegetistas que siguen en pie.

Schmid, a cargo de la confederación de transportistas, supo a veces conciliar los egos y posturas de Fernández y Maturano con los de Moyano. Pero no siempre le fue bien, como cuando llamó a parar en rechazo de la reforma previsional y los primeros en desoír su reivindicación fueron los ferroviarios y los colectiveros. La tensión entre la UTA y La Fraternidad contra Moyano reverdece cada vez que un paro está latente, un tiempo fértil en el que los gremialistas aprovechan para negociar unilateralmente beneficios sectoriales.

Nada es casual: el Gobierno reabrió ayer la paritaria de los ferroviarios con un 10% adicional por tres meses ante la amenaza de un paro sectorial previsto para hoy. Y en dos semanas el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, apuesta a que Fernández revalide su poder en la UTA, en una elección sindical surcada por el peso de los subsidios en la actividad y una pelea subterránea entre las grandes concesionarias de colectivos. Dos datos más: el hijo de Fernández es funcionario del Instituto de la Vivienda porteño (IVC) de Horacio Rodríguez Larreta, aunque el vínculo con el oficialismo lo cultiva Dietrich, quien logró sentar al sindicalista a su lado hasta cuando anunció el cronograma de aumentos de las tarifas de transporte público de pasajeros.

El secretario de Trabajo, Jorge Triaca, también agiliza los contactos para tallar en el ajedrez sindical. Después de fallar en los pronósticos inflacionarios, envió señales a los gremios más afines para garantizarles la revisión de sus acuerdos paritarios. Pasó ayer con los ferroviarios, pero antes había sucedido con Comercio (Armando Cavalieri), Sanidad (Héctor Daer) y la Uocra (Gerardo Martínez). En los mismos contactos, también hubo promesas para agilizar el reparto de los fondos de las obras sociales, la millonaria caja por la que los sindicalistas son capaces de cualquier cosa. Triaca suele hacer un uso discrecional de ese dinero, que se atesora en la Superintendencia de Servicios de la Salud,

Es probable que con la salida en tropa de Schmid y otros duros la CGT adopte un perfil más negociador. Se alejaría de los reclamos que impulsan el moyanismo y las CTA, a quienes algunos dirigentes, como Maturano, acusan de querer tumbar al Gobierno. Es probable, también, que vuelva a la CGT el puñado de gremios que responden al taxista Omar Viviani, otro dirigente de aceitados vínculos con el oficialismo. ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?