Suscriptor digital

Un nuevo pacto que le da certidumbre a la Casa Blanca

(0)
2 de octubre de 2018  

WASHINGTON.- El acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá que sustituirá el Nafta significa una gran victoria para Donald Trump, que con amenazas continuas durante el año largo que han durado las negociaciones hizo temblar a los dos socios de su país.

Sin embargo, México y Canadá también ganan, sobre todo porque consiguieron limitar los daños frente a la dura estrategia negociadora de Estados Unidos y porque evitaron la muerte del mayor acuerdo comercial del mundo, que Trump estuvo a punto de abandonar.

El pacto es seguramente la mayor victoria de Trump ante su base de votantes en los más de 20 meses que lleva en la Casa Blanca.

El sitio Politico lo calificó como su estrategia negociadora de "muchos palos y pocas zanahorias", haciendo referencia a todas las amenazas contra México y Canadá durante el proceso y los ataques contra el primer ministro canadiense, Justin Trudeau. También le da una victoria en medio de la guerra comercial que él mismo decidió abrir con China.

La renegociación del Nafta fue, junto a la construcción del muro en la frontera con México, una de las promesas electorales más importantes de Trump y significó la traslación al ámbito comercial del America first (Estados Unidos primero), un lema de campaña que ahora es línea de acción de gobierno.

Trump llegó a la Casa Blanca agitando la bandera proteccionista. La renegociación fue un instrumento de política interna, además de una medida comercial.

El cambio de nombre del tratado, que pasa a llamarse Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (Usmca), es una condición de Trump, que ayer se presentó así como el hombre que ha acabado con "el peor tratado de la historia" firmado por su país.

Los problemas para Trump, sin embargo, puede que no tarden mucho en aparecer.

Las encuestas dan opciones a los demócratas de recuperar el 6 de noviembre las dos cámaras del Congreso, que es el que debe ratificar en 2019 el nuevo tratado comercial para que pueda entrar en vigor, casi un cuarto de siglo después de que lo hiciera el Nafta. Un aumento de poder de los demócratas en Capitol Hill podría traer consigo dificultades en la indispensable aprobación.

En México, Enrique Peña Nieto quería más que nada -y lo logró el 27 de agosto- cerrar cuanto antes su propio pacto de manera bilateral con Estados Unidos, su mayor socio comercial y destino del 80% de sus exportaciones, para eliminar la incertidumbre, más allá de lo que ocurriera con Canadá.

Tuvo que ceder en algunos puntos, pero nada hubiera sido peor que quedarse sin acuerdo. En particular, Estados Unidos impuso reglas de origen más estrictas para el sector de automóviles y la exigencia de que una mayor proporción de autos se fabriquen en zonas de salarios altos, lo que perjudica a México.

Dudas

No obstante, una prolongación de la revisión del Nafta más allá del actual gobierno, que concluye el 30 de noviembre, y en medio de las elecciones de medio término en Estados Unidos, hubiera generado ruido en los mercados, que en cambio esperaron con calma el desenlace de las conversaciones entre Estados Unidos y Canadá.

También era de interés del próximo presidente mexicano, el centroizquierdista Andrés Manuel López Obrador, que asumirá el 1º de diciembre, que se cerrara el tema en la administración de Peña Nieto para poder dedicarse a sus propios proyectos al entrar en funciones.

"La culminación de este proceso de renegociación propicia certidumbre en los mercados financieros e inversión y creación de empleo en nuestro país", dijo el próximo canciller mexicano, Marcelo Ebrard. "Gracias a este acuerdo, México estará mejor posicionado para dar curso a los programas prioritarios planteados por el presidente electo", añadió.

El equipo de López Obrador se integró como observador en las negociaciones de inmediato después del triunfo en las elecciones de julio e incluso pidió a los negociadores de Peña Nieto hacer algunos ajustes en el tema energético.

"Los tiempos así están previstos para que sea todavía el presidente Enrique Peña Nieto quien firme el acuerdo para su posterior ratificación", dijo el canciller Luis Videgaray.

Aunque anticipó todavía un debate intenso en el Congreso estadounidense, consideró que terminar el gobierno de Peña Nieto con un pacto "implica certidumbre para México".

"Cuando Donald Trump fue elegido presidente de Estados Unidos había muchísimas preguntas", afirmó. "Hoy lo que se está logrando es certidumbre, es tranquilidad para todos".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?