Suscriptor digital

El padre de un rugbier del SIC no puede entrar al club porque debe cuotas alimentarias

Debe miles de pesos; la Cámara de Apelaciones resolvió tomar esta medida "hasta tanto cumpla con sus obligaciones"
Debe miles de pesos; la Cámara de Apelaciones resolvió tomar esta medida "hasta tanto cumpla con sus obligaciones" Crédito: Google Maps
(0)
2 de octubre de 2018  • 12:40

La Justicia le prohibió la entrada al San Isidro Club (SIC) a un hombre que debe miles de pesos de la cuota alimentaria fijada en favor de sus tres hijos "hasta tanto cumpla con sus obligaciones".

La Sala I de la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de San Isidro confirmó la medida que había sido ordenada en primera instancia. Según publicó el diario Clarín, los jueces detallaron en el fallo que el hombre "solo realizó pagos parciales y siempre alegó que su situación económica no le permite afrontar una suma mayor que la que depositaba", pero que ese argumento "resulta inatendible".

"Se trata de una persona que no demostró ningún impedimento que lo inhabilite para arbitrar los medios necesarios para satisfacer sus deberes alimentarios", plantearon los jueces de la Sala I de la Cámara de Apelación al confirmar la medida ordenada en primera instancia.

"Dado que el artículo 553 del Código Civil y Comercial deja abierta la creatividad de los operadores jurídicos en proponer aquellas medidas que puedan resultar idóneas para que el deudor alimentario cumpla, la medida resulta razonable", determinaron los jueces.

Artículo 553.- Otras medidas para asegurar el cumplimiento. El juez puede imponer al responsable del incumplimiento reiterado de la obligación alimentaria medidas razonables para asegurar la eficacia de la sentencia.

El artículo 553 del Código Civil y Comercial de la Nación establece que la jueza o el juez pueden "imponer medidas razonables para asegurar la eficacia de la sentencia" a quien incumpla la "obligación alimentaria" reiteradamente.

La jueza de primera instancia había tenido en cuenta los "reiterados incumplimientos de la cuota provisoria fijada en favor de sus tres hijos" para prohibirle al hombre la entrada al SIC.

La cuota fue fijada en octubre de 2014: eran $4.500. A ese monto había que sumar los aranceles del colegio privado al que iban los chicos, el Marín. La deuda llegó a más de $800.000 en diciembre de 2017.

Durante el proceso judicial, la madre de los chicos fue embargando a su exmarido por la deuda alimentaria y pidió a la Justicia que le impidiera viajar al extranjero. En junio de 2017, la jueza dispuso la prohibición de la salida del país del hombre "hasta que existan constancias que ameritan el levantamiento" de la medida.

Diego Pasman, secretario de la Comisión Directiva del SIC, dijo a LA NACION que el club fue notificado de la medida vía oficio judicial y que "hace muchos años" que el hombre no es socio. Sin embargo, explicó que los partidos de rugby son "de libre acceso y sin necesidad de identificarse" y aseguró: "El club tomará todos los recaudos que estén al alcance para cumplimentar la medida".

Según pudo saber LA NACION, el hombre es padre de un jugador de rugby del SIC y solía ir cada 15 días a ver los partidos que disputaba el equipo de su hijo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?