Suscriptor digital

Murió Hermenegildo Sábat, uno de los dibujantes más reconocidos en la historia argentina

El caricaturista y artista plástico uruguayo falleció a los 85 años
El caricaturista y artista plástico uruguayo falleció a los 85 años Fuente: LA NACION - Crédito: Soledad Aznarez
(0)
2 de octubre de 2018  • 10:02

El caricaturista y artista plástico uruguayo Hermenegildo Sábat murió anoche a los 85 años de edad. Reconocido por sus dibujos en el diario Clarín, donde trabajó desde 1973, falleció mientras dormía, según consignó el matutino.

Sábat nació en Montevideo en 1933 y residió en Buenos Aires desde mediados de los años 60. Se desempeñó en el diario La Opinión y en la revista Primera Plana. Es personalidad emérita de la cultura y ciudadano ilustre de Buenos Aires.

Hermenegildo Sábat: del misterio de la tinta a esa ilustre lección de libertad, por Alfredo Sábat

En 1988 recibió el premio María Moors Cabot, que concede la Universidad de Columbia. En 2005 Gabriel García Márquez le entregó el Premio Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. En 2008 lo nombraron miembro de la Academia Nacional de Periodismo, de la cual fue presidente.

El año pasado la Fundación Konex distinguió a Sábat con el galardón de Brillante, a la personalidad destacada de la década 2007-2016, en los premios de Platino de Comunicación y Periodismo.

En el diario Clarín Sábat comentó los hechos más relevantes de la vida diaria. "Era muy observador de los diarios y los medios en general. Su oficina era casi un museo y sus dibujos no acompañaban las notas, sino que eran una nota en sí mismos. Es una gran pérdida. El periodismo argentino y latinoamericano está de duelo. Menchi merece un sitio importante y definitivo en el olimpo del periodismo", dijo hoy el secretario general del diario Clarín, Ricardo Kirschbaum, en diálogo con Radio Mitre.

Sábat, durante una entrevista en la redacción de LA NACION
Sábat, durante una entrevista en la redacción de LA NACION Fuente: Archivo - Crédito: Soledad Aznarez

En una entrevista que concedió a LA NACION en julio pasado, Sábat contó cómo era su trabajo diario.

"Estoy en contacto con el grupo que se encarga de Política o Economía, y cuando no intervengo en las sesiones me entero luego de qué tema voy a tratar. Eso me da tiempo para trabajar después. En rigor, lo que yo trato de hacer es un comentario sobre lo que está pasando. Es decir, aunque parezca mentira, me es más difícil trabajar en democracia que en dictadura. Primero, por una razón de delicadeza personal, porque a la persona no hay que rozarla, ni siquiera rozarla. Y segundo, porque, aunque no parezca, la consecución de noticias es bastante monótona o previsible. En la época de la dictadura era un festival, y en la época de Isabel Martínez de Perón, también", relató.

El enojo de Cristina Kirchner

La expresidenta Cristina Kirchner se enojó en dos ocasiones por las caricaturas de Sábat. En 2008, durante un acto en la Plaza de Mayo transmitido por cadena nacional, calificó a una ilustración que la mostraba con la boca tapada por vendas como "un mensaje cuasimafioso". En 2017 volvió a cuestionar un dibujo del artista.

"¿Vieron esto de hoy? Clarín y Sábat en días de violencia contra las mujeres publicitando concepto de mujer callada y sumisa", reprochó. "¿Nos quieren calladitas y obedientes?", insistió, al pretender mostrarse como víctima de la violencia contra la mujer.

Sábat le respondió con un texto publicado en la página web de Clarín. "Durante muchos largos años me he ocupado de representar a varones y mujeres, todo dentro de mis obvias limitaciones y con suertes varias. Las reacciones de los lectores siempre han sido desiguales, pero en ningún caso, hasta ahora, se me acusó de abusar, opinar o atacar de manera canallesca al sexo femenino", señaló Sábat.

"Yo tengo una sola opción de ahora en más: no dibujarla más", completó.

Hermenegildo Sábat: "La idea viene antes del dibujo"

01:27
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?