Bereciartua: "Por temas de corrupción, el 50% de los argentinos no tiene cloacas"

Fuente: Archivo
Paula Urien
(0)
2 de octubre de 2018  • 14:12

El secretario de Infraestructura y Política Hídrica, Pablo Bereciartua, inauguró el III Congreso Internacional de Compliance, en el Palacio de las Aguas, con algunas denuncias relacionadas con la corrupción y falta de gestión en obras hídricas. "Hay un desafío que tiene que ver con un cambio cultural: combatir la corrupción y la falta de compliance. Tenemos suficiente experiencia para saber lo grave que implica la corrupción en nuestro país.Por ejemplo, hemos transitado en los últimos años una oportunidad excepcional en términos de crecimiento, de dos dígitos y al mismo tiempo se ha generado pobreza estructural", dijo.

Y dio algunos ejemplos. "Hemos encontrado una variedad de temas irregulares relacionados con la corrupción y falta de compliance muy graves", dice. Uno de ellos es la planta depuradora de Bella Vista. Al comenzar nuestra gestión, esa planta que había sido construida con financiamiento del BID, prácticamente no se había puesto en funciones. Al inicio de nuestra gestión tuvimos un planteo del BID diciendo que era un caso, junto con otros dos, inédito en America Latina. Esa planta, su reacondicionamiento, la hemos licitado y tuvimos 8 ofertas. La ganadora fue de un 41% por debajo del presupuesto oficial y se está terminando en los próximos 4 meses. Cuando nos preguntamos ¿por qué el río Reconquista está contaminado? Una parte de la respuesta está asociada a estos temas".

Otro caso emblemático, según el funcionario, es la obra del sistema Riachuelo, "tal vez la mas importante que se está llevando adelante en la Argentina hoy. Es la obra mas grande de infraestructura que financia el Banco Mundial en América. En el verano de 2016 tuvimos un planteo del banco porque hace 4 años que estaba el crédito otorgado pero la obra no había comenzado. Finalmente la obra comenzó en julio de 2016 y se termina en 2222. Sirve como ejemplo, porque la Argentina tiene un enorme atraso en infraestructura. El 50% de los Argentinos no tiene cloacas tal vez porque este tipo de obras no se ven, y suelen dejarse para otros gobiernos".

Dijo que se están haciendo avances para mejorar las contrataciones en la obra pública. "Se hicieron en Aysa mas de 200 licitaciones desde diciembre de 2015 a la fecha, con entre unos 7 u 8 oferentes, lo que duplica los oferentes hasta diciembre de 2015. Pero también hemos encontrado que las ofertas fueron un 20% por debajo del presupuesto inicial, siendo que los datos similares del anterior periodo eran del 10 o 15% por arriba. Esa diferencia de un 30% implica que con los mismos fondos en lugar de 3 obras podemos hacer 4".

Con respecto al financiamiento, "Aysa, la segunda empresa pública del país en términos de tamaño, en diciembre de 2015 tenía un 80% de subsidios para su operación. Hemos revertido esto y logrado gracias a un plan de inversiones creíble, que esta empresa emita deuda privada en Europa. Sucedió en enero de este año luego de haber desconsolidado la empresa del balance nacional. Hubo 230 oferentes por 2100 millones de dólares, pero tomamos los 500 millones de dólares que necesitábamos para las inversiones".

Por último, hizo referencia la planta de Caleta Olivia, "que no tiene suficiente agua potable y les anticipo que va a haber una crisis de agua potable este verano. Encontramos que la obra que se había licitado a través del Ente Nacional de Obras Hídricas, el acueducto Comodoro Rivadavia, se había adjudicado, pero se hizo una expansión de contracto y se impulsó otra obra por un monto superior al del contrato original. La SIGEN hizo una auditoría en enero de 2016 y encontró que el precio promedio, mas alla de lo ilegal de la contratación, supera el 30% del precio del mercado. Pero además la obra no se terminó, aunque la empresa cobró. El contrato se rescindió. Vamos a volver a ver a Caleta Olivia con un enorme desafío de agua potable. Es lo que sucede cuando se prefiere la corrupción al desarrollo", finalizó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.