Suscriptor digital

Cuatro propuestas globales para trabajar por la igualdad de género

Crédito: Gentileza
Sofía Terrile
(0)
2 de octubre de 2018  • 11:53

Inclusión laboral, inclusión digital e inclusión financiera de las mujeres fueron los tres ejes de trabajo del Women20 ( W20 ) planteados en Alemania, en la reunión del año pasado. Este año, la Argentina incluyó un cuarto eje: el desarrollo de las mujeres rurales.

Fue ese cuarteto de propuestas globales las que se repasaron en el panel moderado por Victoria Costoya, consultora del BID, en el que participaron Andrea Rey, socia y responsable de Diversidad e Inclusión para el Sur de América Latina de la consultora EY; Paula Ferrari, directora regional de Marketing de GSMA; Luiza Carvalho, directora regional para las Américas y el Caribe de ONU Mujeres; y Priya Basu, líder de la Iniciativa de Finanzas de Mujeres Emprendedoras del Banco Mundial.

¿De qué maneras los temas del W20 son clave para el G20 en general? "No hay forma de llegar a un desarrollo económico sostenible sin incluir a mujeres y hombres por igual", comenzó Rey. Luego, la oradora se refirió a la importancia del eje de inclusión laboral: habló del rol de los gobiernos, de la sociedad civil y del sector privado para ayudar a cerrar la brecha de participación femenina en el mercado del trabajo.

Sobre las empresas y las pymes, aclaró que pueden ir "más allá" de las políticas públicas y tomar la delantera con iniciativas relacionadas, por ejemplo, con la extensión de licencias por paternidad. Además, hizo hincapié en la necesidad de impulsar los servicios del cuidado que sean de calidad y baratos, porque el rol de la mujer como cuidadora es el que muchas veces hace que se les dificulte poder acceder al mercado laboral.

Ferrari se refirió al eje de la inclusión digital. Detalló que, si 600 millones de mujeres y niñas alrededor del mundo se sumaran al mundo digital, y también tuvieran acceso al mercado laboral, entonces se podrían añadir unos US$18.000 millones al PBI global.

También destacó de qué manera la tecnología puede mejorar la vida de las mujeres, siempre y cuando se garantice el acceso. Los teléfonos celulares, dijo, pueden ser una pieza clave para que ellas se sientan más conectadas y, por ende, más seguras. Asimismo, son la puerta de entrada a muchos servicios financieros, de salud y de empleo.

Sobre la inclusión financiera, Priya Basu tomó la palabra para dar algunas estadísticas: la brecha de acceso al crédito para mujeres emprendedoras es de US$1,5 billones anuales. En términos de acceso a los mercados, añadió, el 30% de los negocios registrados alrededor del mundo es propiedad de las mujeres, pero solamente el 1% de los proveedores de las empresas globales es de género femenino. "Hay poco acceso a las cadenas de suministro alrededor del mundo", expresó.

También explicó que el Banco Mundial realizó estudios sobre 189 economías alrededor del planeta. En 104 de ellas hay trabas que prohíben a las mujeres a trabajar en ciertos sectores, como el manufacturero o el del agro. En 75 hay restricciones para que ellas accedan a la propiedad, y en 68 hay trabas para su libertad de movimiento.

El último eje añadido en la cumbre argentina, el de la mujer rural, fue el tema del que habló Carvalho. "Es tiempo de que los países del G20 piensen en quiénes están dejando detrás para acelerar su inclusión, y los desafíos de las mujeres rurales son universales", expresó.

También habló de las dificultades de acceso a la tierra para las mujeres rurales: dijo que ellas tienen entre el 8% y el 30% de la tierra, dependiendo del lugar. Dio un ejemplo de una situación en las plantaciones de café en Colombia, en las que las mujeres tienen las parcelas que están en la altura, arriba en la montaña, mientras que los hombres tienen las de la base.

Finalmente, resaltó que, a pesar de que el género femenino está presente en el trabajo rural, generalmente tiene menor acceso que los hombres a un salario que reconozca su esfuerzo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?